Guerra de Semillas

Mike Parsons
con 
Jeremy Westcott

Cuando Satanás cayó, estaba tratando de anular el plan eterno de Dios, que el Hombre herede los cielos. Él quería ese lugar de gobierno para sí mismo.

A continuación hay un diagrama que he utilizado en Freedom Church para enseñar acerca de la guerra espiritual.

Si tiene dificultad en leer lo enunciado en cada área debido al tamaño de la letra, usted puede hacer click en la imagen para verla ampliada o bajar el archivo PDF.

El tiempo y la eternidad

A la izquierda, usted puede observar la eternidad, el escenario de Génesis 1:1, antes de lo que conocemos como tiempo. Dios creó la tierra para ser habitada, pero luego Lucifer se reveló, tal como lo vimos anteriormente, y fue arrojado a la tierra, esto trajo como consecuencia el juicio de Dios y el primer diluvio.

Si usted se mueve a la derecha, encontrará Génesis 1:2, dentro del contexto del tiempo, ahora. La tierra no tiene forma y está vacía. Dios comienza de nuevo. Él recrea la tierra. ¿Cuánto tiempo duró entre el versículo 1 y el versículo 2? No tenemos idea. Tampoco sabemos cuánto tiempo transcurrió entre los versículos 2 y 3. Pudo haber sido microsegundos, pudo haber sido 14 mil millones de años. No lo sabemos.

La caída del Hombre

Luego viene la semana de la (re)-creación seguida de la historia de la caída de Adán, ya que ahora Satanás se relaciona con Adán y Eva. Y les ofrece lo único que tiene para comerciar e intercambiar – información. Él les ofrece la oportunidad de ser como Dios, pero sin Dios. La oportunidad de saber, sin Dios. La oportunidad de gobernar, sin Dios (mas tarde probaría lo mismo con Jesús en el desierto). Esta es la raíz del humanismo.

Intercambio – semillas por información

Satanás ofrece darles información a cambio de algo. No comercializaron cuando comieron de un árbol, ese es un lenguaje muy simbólico, si lo lee en el lenguaje original. Satanás los cubrió con su sombra y tomó su ADN. Él sabía que el ADN era lo único que puede heredar los cielos.

Ahora que tiene el ADN, produce una semilla. Esa puede ser una idea desconocida para muchos lectores, pero está justo allí en las escrituras. En Génesis 3:14-15 encontramos la primera profecía de la venida de un Mesías, un Redentor, y en el versículo 15 leemos acerca de la simiente de Satanás: “Y pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la simiente de ella. Él te herirá en la cabeza y tu le herirá el talón. Dios está hablando con Satanás y dice: “Tu simiente y su simiente”. Está muy claro que Satanás tiene semilla.

Guerra de semillas

Así fue como Satanás llego a obtener esa semilla. Caín y Abel, que eran gemelos, tenían padres diferentes. (Gemelos bicigóticos – cada uno se implanta de forma independiente dentro de su saco, con su propia placenta, y su propia bolas amniótica.) El padre de Abel fue Adán, y su ADN fue para producir lo que se llama ‘la semilla de la mujer.’ Excepto que Caín lo mató, y Dios tuvo que restituir esa línea a través de Set. El padre de Caín era Satanás. Usted puede notar como en todo este periodo hay una guerra de semillas, donde la semilla de Caín busca gobernar.

Contaminando la semilla

Durante el tiempo de Noé, leemos que habían caído los ángeles observadores – Los Ben Elohim (hijos de Dios), cayendo a la tierra y abandonando su propia morada. (Judas 1:6). Ellos hacen algo similar con las mujer humanas, las cubrieron con su sombra (esto no es sexo como lo conocemos, sino cubrirlas con su ADN) para producir una raza de gigantes llamada Nephilim. La guerra espiritual se vuelve más intensa, luchando por la pureza de la semilla. El juicio viene nuevamente con el diluvio, pero Dios preserva la semilla de la mujer.

Jesús la Semilla

Sabemos que Jesús fue la semilla profetizada, la que iba  a aplastar la cabeza de Satanás (aunque él le heriría el talón). Satanás no lo sabía, para su plan e intensión era evitar el cumplimiento de esa profecía, al eliminar y corromper la línea de semillas antes que pudiese suceder.

Abraham y su simiente

¿Recuerda el pacto que Dios hizo con Abraham? Este fue un pacto que Dios hizo con Abraham y ‘su simiente’ (Gálatas 3:16) Y a lo largo del periodo del Antiguo Testamento, Satanás intento todo lo que pudo para frustrar el plan de Dios. Desde el genocidio bajo el faraón hasta la masacre de los inocentes bajo Herodes, él intento todo para evitar el cumplimiento de las palabras de Dios en Génesis 3:15. Inclusive, cuando Jesús estaba listo para comenzar su ministerio, como lo mencioné anteriormente, Satanás intentó descarrilar su destino en el desierto.

La profecía cumplida

La cruz, pensó era su momento de supremo triunfo. Solo para descubrir que, a pesar de sus mejores esfuerzos, todo lo que había hecho era caer en el propósito eterno de Dios, y él coopero en hacer cumplir lo prometido y traer ese golpe aplastante sobre su cabeza.

Otros artículos de Freedom ARC

Facebook: Hablemos Verdad

Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
Anuncios

La caída de Lucifer, el portador de la luz.

Mike Parsons
con Jeremy Westcott – 

Hemos visto que algo catastrófico sucedió entre los primeros dos versículos de Génesis. Satanás calló.

Cuando Dios hizo la tierra, tal como es ahora, la quitó de la esfera en la que estaba y la colocó en el tiempo y en el espacio. Dios dijo “Hágase la luz” antes de que Él hiciera el sol, la luna, y las estrellas. Porque Él es luz y esa es luz creativa. Y hay dos velocidades de luz: La primera es la velocidad de la luz que opera en los reinos celestiales y la segunda es la velocidad de la luz que opera en la tierra, la cual está bajando de velocidad (tal como algunos científicos lo has sugerido), aunque al principio ambas velocidades de luz eran iguales. Después de la caída de Adam, la velocidad de la luz en la tierra comenzó a disminuir. Es por eso que la tierra tiene 10.000 años de antigüedad de acuerdo a los relatos bíblicos, y sin embargo tiene 14 mil millones de años según lo que ha medido la ciencia. El tiempo era diferente, el tiempo se extendía, los cielos se extendían.

Hay un pasaje en 2 Pedro que habla de éste período:

Éstos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua. (2 Pedro3:5-6 RV)

Esta no es la inundación de Noé. Esto habla de la destrucción original de la tierra y la caída de Satanás. La tierra se inundó con agua en ese momento, la primera inundación. Es por eso que encontramos que el Espíritu de Dios estaba “empollando” sobre las aguas. Génesis 1:2

El querubín ungido que cubre

Necesitamos entender que sucedió cuando Satanás calló. El era originalmente uno de esos ángeles que cubren el trono, Uno de los que clamaban “Santo, Santo, Santo”. Cuando él clamaba ‘Santo’, exclamaba maravillado mientras recibía la revelación de los propósitos de Dios.

En algún momento, Dios reveló su plan para usar al hombre, una persona con ADN, para llevar el ADN de Dios en la tierra. Y Dios le reveló que esos hijos que tenían Su ADN iban a heredar la tierra y los cielos (en lugar de los hijos de gloria, los ángeles)

En vez de gritar ‘Santo’, esta vez, de repente, algo más comenzó a formarse en el corazón de Satanás. Él se rebeló, y en su corazón decía “quiero ascender al lugar donde yo seré así”

Ahora bien, Satanás tenía una forma reptil y estaba cubierto de piedras. Él fue llamado Lucifer, el portador de luz, y también fue el líder de la adoración del cielo. De manera que esas piedras supuestamente debían reflejar la gloria de Dios. Se suponía que él debía entrenar al hombre para llegar a la plenitud de Dios.

En Ezequiel 28 podemos leer sobre la caída de Satanás.

“Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación.” (Ezequiel 28:12-13 RV).

El jardín de Dios (Edén) estaba conectado a la tierra. En Génesis dice que Dios tenía un jardín, y luego plantó un jardín al este del Edén. Entonces había dos jardines, y en ese punto el cielo y la tierra se superpusieron. El jardín de Dios fue donde Dios caminó, y Adán tenía acceso a eso; allí era donde se encontraba el árbol de la vida.

Y luego leemos acerca de todas las piedras que cubrieron el cuerpo de Satanás. Notarán que Satanás tenía nueve piedras, pero el Hombre tiene 12 piedras: La coraza del Sumo Sacerdote tenía 12 piedras, hubo 12 tribus de Israel, hay 12 fundaciones para la Nueva Jerusalén, 12 frutas en el Árbol de la vida. El número 12 habla de gobierno, y se suponía que el hombre debía ejercer un gobierno piadoso.

[La numerología bíblica es realmente interesante: los 3, 7, 10, 12, 40 se encuentran en todas partes una vez que reconoces su existencia, pero no podemos profundizar en eso ahora.]

Luego el capitulo continua: “Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.” (Ezequiel 28:14-16 RV)

El cielo está en una montaña, “la montaña santa de Dios” (v.14). Toda la estructura del cielo es una montaña y hay una meseta en la cima. En la montaña hay un trono y desde el trono corre un río de fuego; para ilustrarlo, imagine el fluir de la lava de un volcán. Hay piedras que operan en ese fuego, estas son piedras de revelación. Yo he estado en esa montaña y he caminado sobre esas piedras, en aluna otra ocasión quizás explique cuáles son. Estas piedras representan lo que Satanás hubiese hecho para traer al Hombre a la plenitud de Dios.

Pero luego se encontró injusticia en él; y fue descubierto debido a su papel como querubín que cubre el trono y por la revelación que Dios le dio. Las escrituras continúan hablando sobre las contrataciones (intercambios) y sobre cómo fue lleno de violencia.

Nuevamente, voy a tener que enseñar acerca de lo que es el intercambio y los pisos de negociación en otra ocasión porque tiene que ver con pactos y con intercambios. Por ahora entendamos que funcionó de la siguiente manera: Satanás tenía información, revelación de lo que Dios iba hacer, y la intercambió con otros ángeles. El hombre iba a heredar los cielos, en lugar de hacerlo los ángeles, porque los ángeles eran espíritus ministradores para aquellos que heredarían la salvación (Hebreos 1:14). Todos los ángeles fueron creados para nosotros y eso ahora quedó claro. Cuando Satanás descubrió esta revelación, se dirigió donde los otros ángeles y un tercio de ellos decidieron recibirla y actuar consecuentemente, porque ellos iban a tratar de gobernar los cielos en lugar del Hombre.

Como un rayo del cielo

Así que Satanás cayó, como un rayo del cielo, dijo Jesús. Como resultado de su caída, Satanás ya no tiene acceso al cielo (pero no ha perdido el acceso a los reinos celestiales). Satanás no tiene acceso al Río de la Vida, ni a las piedras de fuego, ni a ninguna otra cosa que se encuentre en ese reino celestial.

Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. (Apocalipsis 12:7-9 RV)

Aquí se hace referencia a Satanás como Dragón. (Hace unas semanas escribí sobre dragones y gigantes en la publicación anterior). De aquí es de donde viene la palabra “Dragón”: es una descripción de Satanás. Un tercio de los ángeles – y ese es un gran número- recibieron el intercambio que Satanás les ofreció y cayeron con él.

Como mencioné anteriormente, eso sucedió en la creación original. La actividad de Satanás en la tierra trajo como consecuencia el juicio de Dios sobre ella con la primera inundación. Es por ello que el planeta estaba “sin forma y vacio”, cubierto en agua sobre la cual el Espíritu flotaba, incubaba, empollaba, o vibraba (Génesis 1:2) Y en la segunda creación, la rebelión de Adán la daría a Satanás acceso al cielo otra vez a algunos de esos reinos.

Otros artículos de Freedom ARC

Facebook: Hablemos Verdad

Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Cielos y La Tierra

Mike Parsons
c
on Jeremy Westcott –  

Josué el sumo sacerdote

Luego el ángel del Señor le hizo esta advertencia a Josué: «Así dice el Señor Todopoderoso: »”Si andas en mis caminos y me cumples como sacerdote, entonces gobernarás mi templo y te harás cargo de mis atrios. ¡Yo te concederé un lugar entre estos que están aquí!” (Zacarías 3:6-7 NVI).

Observamos la última vez como existe una progresión de sucesos o requisitos en las cosas que Josué debe hacer si quiere disfrutar del libre acceso a los reinos de los cielos. Josué comienza caminando en los caminos de Dios, luego continúa cumpliendo sus leyes como sacerdote. Vamos a estudiar esos reinos celestiales a los que Josué tendría acceso, pero primero revisemos esas leyes.

12 Leyes de Jerusalén

Estas leyes no son los Diez Mandamientos. Son leyes en el sentido de ‘principios’, y describen como trabaja Dios dentro de su reino.

  • La ley del Espíritu de vida
  • La ley del pecado y de muerte.
  • La ley del amor.
  • La ley de la fe.
  • La ley de la siembra y la cosecha.
  • La ley de la primera mención. *
  • La ley de los primogénitos.
  • La ley de la abundancia.
  • La ley de justicia.
  • La ley de juicio.
  • La ley de gracia.
  • La ley de rectitud.

Estos son los principios de cómo Dios funciona y como nosotros debemos funcionar en el reino. Al igual que Josué, cuando comenzamos a hacerlo, obtenemos acceso libre a los reinos del cielo.

 Los Reinos Celestiales

Quisiera compartir con ustedes una representación de esos reinos del cielo, para que tengan una idea de cómo estos reinos se relacionan entre sí. Por favor, tenga en consideración que el siguiente gráfico es solo una representación y que nuestra compresión se esta desarrollando a través del tiempo.

Usted notará que hay reinos debajo de la tierra. De hecho, hay tres reinos en la tierra; tres reinos en el reino de los cielos (uno de esos reinos le fue dado a Adán) y hay una atmósfera entre ellos, formando así siete. Usted siempre encontrará el número siete en las cosas de Dios, porque el siete habla de finalizar y es el número perfecto.

Cada reino celestial tiene siete dimensiones o niveles de autoridad dentro de él. Todavía no se cuales son todos, pero sé que están vinculados a la estructura de las cortes (este tema fue explicado en la última sesión de la serie Transformación, disponible [sólo en inglés] en nuestro sitio web).

Debajo de la atmósfera de la tierra, hay varios lugares: Seol, el cuarto de los trofeos de Satanás, y las prisiones de oscuridad donde hay ángeles envueltos. También hay otros lugares allí, pero no voy a explicarlos ahora.

Es importante comprender que no tiene que atravesar un dominio para llegar a otro. Eso, nuevamente, es un pensamiento griego. Dios me ha mostrado muchos de éstos reinos, y es solo a través del tiempo que he llegado a entender dónde se encuentran.

Estudiemos algunas escrituras, porque necesitamos ver los comienzos para ver como ocurrió esto.

Satanás cayó

Al principio (Génesis 1:1) Dios creo los cielos y la tierra. El creó los cielos primero. Los cielos no solo eran físicos, sino todos los reinos que acabamos de ver: reinos de SU reino, reinos de SU autoridad. El reino es SU autoridad, gobierno y dominio. Se suponía que Adán tenía que traer lo que estaba en esos reinos a la tierra. Se suponía que la Tierra reflejara el cielo. La Tierra no estaba en el mismo lugar que la conocemos ahora. Eso fue antes del tiempo, de hecho el tiempo no existía para ese entonces. Y creó hijos de Dios que fueron los ángeles, particularmente los Ben Elohim, que estaban preparando la tierra para el hombre.

Ahora observemos el versículo 2: La tierra estaba sin forma y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie de las profundidades, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Pero Dios no lo creo de esa manera. Algo sucedió entre que Dios creó los cielos y la tierra y la tierra estaba sin forma y vacía.

Lo que sucedió fue lo siguiente: Satanás cayó.

Esto sucedió antes que Adán fuera creado. El Espíritu estaba flotando, resonando sobre la superficie de las aguas. El hecho de que todo el planeta estaba cubierto de agua indica que hubo un juicio. Dios no lo creó así.

Porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él. (Colosenses 1:16 NVI)

Todo fue creado para Jesús. Los tronos, los dominios, los principados y potestades no son los nombres de los demonios. No son los nombres de los ángeles caídos (aunque los ángeles caídos actualmente operan en esos reinos de autoridad y poder). Entonces todas estas cosas – tronos, dominios, principados y potestades – fueron creadas para Jesús. ‘Todas las cosas visibles e invisibles fueron creadas para Él’: pero las cosas que ahora son invisibles, para nosotros, para el ojo natural, no fueron invisibles para le ojo espiritual de Adán.

El gobierno del reino es cuando el cielo viene a la tierra. Se trata de provocar en la tierra un reflejo de lo que está en el cielo. Lo que sea que vea en el cielo, esas son las cosas que Dios quiere ver resueltas en nosotros. Los principios del cielo deben verse reflejados en nuestras propias vidas, y luego en el mundo que nos rodea (comenzando con nuestras esferas de influencia). Todo lo que está en el cielo, Dios lo quiere traer a la tierra.

¿Cómo era la Tierra cuando Dios la creó?¿Cómo podemos saber que originalmente no fue creada sin forma y vacía? (como lo haría una lectura diferente de Génesis 1:2). Observemos éste versículo de Isaías:

Porque así dice el Señor, el que creó los cielos; el Dios que formó la tierra, que la hizo y la estableció; que no la creó para dejarla vacía, sino que la formó para ser habitada: «Yo soy el Señor, y no hay ningún otro.» (Isaías 45:18 NVI ). Él no creó un lugar para desperdiciarlo.

Conectado al Reino de los Cielos

Este es el relato de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, en el día que el Señor Dios hizo la tierra y el cielo. (Génesis 2:4). ¿Puede observar como las dos mitades de éste versículo se refieren a cosas diferentes? Una mitad dice ‘creó los cielos y la tierra’ y luego dice ‘hizo los cielos y la tierra’. Originalmente los creó, luego algo pasó para estropearlo (y hemos visto lo que era); Y de aquello que no tenía forma y era vacío Él creó la tierra y el cielo. En la creación original, no había estrellas, planetas, y galaxias como los conocemos ahora. No existían en la creación porque la tierra estaba en el centro de ese círculo, con una conexión directa e ininterrumpida al cielo. La Tierra siempre fue (y aún es) la intención de estar conectado al cielo.

Ahora sabemos que Adán tuvo acceso para caminar con Dios. La tierra, es el centro de todo, estaba conectada con el reino del cielo. Hubo una superposición entre el Edén (el jardín de Dios) y el jardín que Dios le plantó a Adán. Eso significa que Adán tenía acceso a cada reino en nuestro diagrama desde debajo de la tierra hacia arriba, incluyendo el reino de los Cielos. Después de la caída, todo se movió en el tiempo y en el espacio, y la tierra ya no estaba conectada al cielo de la misma manera. El eje de la Tierra se movió y todo se volvió elíptico en lugar de circular, inclusive hasta la órbita de los electrones alrededor del núcleo del átomo.

Si Adán no hubiera caído, y si hubiera comido del Árbol de la vida (que era el camino hacia la vida), habría tenido acceso a los reinos superiores: el Cielo de los cielos, la Perfección, y la Eternidad.

Pero como sabemos, eligió un camino diferente.

Otros artículos de Freedom ARC

Facebook: Hablemos Verdad

Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

* La Ley de la Primera Mención establece el  precedente de cómo debemos interpretar una palabra o frase en la Biblia. Dado que todo lo referente a Dios es circular, en muchos casos tenemos que regresar al libro de Génesis si queremos entender  apropiadamente lo que ocurre en el libro de Apocalipsis.

Los Reinos del Cielo

Mike Parsons
con Jeremy Westcott – 

La historia hasta ahora…

[Febrero 2013]

En el verano del 2010, Mike hizo un ayuno de 40 días. Dios le reveló mucho durante ese ayuno y durante los mese siguientes. Mike comenzó a compartir algo de la revelación que obtuvo con Freedom Church aquí en Barnstaple. Mientras tanto Jeremy había estado trabajando con las redes sociales y blogs en otro contexto. En Septiembre 2011 comenzó a sentir que Dios los estaba invitando a utilizar los medios disponibles para poner esa revelación y enseñanza a la disposición de la Iglesia de Cristo.

Como resultado, creamos este blog Sons of Issachar, la cuenta de twitter @FreedomARC y la página de Facebook. Más tarde también comenzamos a publicar en Google+ y Pinterest, y agregamos un canal de YouTube, un sitio web de Freedom Apostolic Resources y una introducción estructurada de cómo vivir dualmente en los reinos del cielo y la tierra – el programa Engaging God.

Aquí en el blog, 15 meses después, terminamos con las enseñanzas de Mike sobre el calendario profético. Esa serie se cerró con las 40 características de la generación de Josué, las cuales fueron ampliamente compartidas y apreciadas en todo el mundo.

Hacia el final de ese blog de las 40 caracteristicas de la generación de Josué, Mike comenzó a compartir una nueva revelación acerca de cómo podemos obtener acceso a los reinos del cielo, y por qué tenemos que hacerlo. En esta próxima serie de “Kingdom Realms”, El Reino de los Cielos, nos gustaría explorar algo de eso con más detalle, y alentarle a que en la medida que lea, practique el acceso a los reinos del cielo y que experimente por si mismo.

[Abril 2018]

Si usted desea mantenerse al día con nosotros, generalmente puede escuchar el audio del último mensaje de Mike en Freedom Church desde la media tarde del domingo en que se imparte. Simplemente visite nuestra página de inicio del sitio web de Freedom Church y haga clic en el enlace ‘Latest message’. Las publicaciones más recientes en este blog reflejarán lo que Dios está haciendo actualmente entre nosotros también. Puede comprar el audio de las enseñanzas de Mike en nuestro sitio web Freedom Apostolic Resources.  Finalmente, explore nuestro programa Engaging God: ¡Le ofrecemos un período de prueba gratuito de dos semanas y le prometemos que vale la pena examinarlo!

Por favor tome en consideración que tanto ‘latest message’ como ‘Engaging God’ no han sido traducidos todavia al Español.

Libre acceso a los reinos del cielo

La primera vez que usted escucha hablar sobre los reinos celestiales, al principio lo encontrará bastante desafiante. Es posible que nunca haya escuchado esto en la iglesia antes. No se sorprenda si su espíritu comienza a responder antes que su mente.

Es fácil confundirse o quedarse atascado tratando de entenderlo todo desde un punto de vista lógico. Sin mencionar el hecho de que algunos de ustedes probablemente estén tratando de averiguar si nos hemos salido completamente de las vías del tren…

Por favor, tranquilice su mente y deje que su espíritu le guíe. No vamos a pedirle que haga algo que no esté firmemente arraigado en la palabra de Dios. Pero la palabra escrita no es Dios mismo, es un trampolín desde el cual puedes encontrarlo. La verdad es que solo puedes entender esto por experiencia, y es esa experiencia la que deseamos que usted disfrute.

“Le otorgaré acceso gratuito”

“Luego el ángel del Señor le hizo esta advertencia a Josué: «Así dice el Señor Todopoderoso: »“Si andas en mis caminos y me cumples como sacerdote, entonces gobernarás mi templo y te harás cargo de mis atrios. ¡Yo te concederé un lugar entre estos que están aquí! “(Zacarías 3:6-7 NVI)
En ese momento, Josué esta en los reinos celestiales, no en la tierra, y los otros que están allí son seres celestiales. Aquí es donde Dios le promete al sacerdote Josué que tiene libre ‘acceso’.

Pero hay condiciones. Como Dios no muestra favoritismo (Romanos 2:11), sabemos que si cumplimos esas condiciones, la misma oferta está abierta para nosotros. Y en esas condiciones podemos ver una progresión diferente. Esta es, camina en SUS caminos, realiza SUS servicios, gobierna SU casa, estar a cargo de SUS tribunales: entonces, podremos permanecer en su presencia en un reino diferente.

Moisés conocía los caminos de Dios

Dio a conocer sus caminos a Moisés; reveló sus obras al pueblo de Israel (Salmo 103:7 NVI).
Moisés conocía los caminos de Dios. Había una razón para eso: estaba dispuesto a a arriesgarse a relacionarse con Dios, a encontrarse con él cara a cara, cuando el resto de Israel se mantenía alejado del fuego y del humo en la cima de la montaña. No es fácil conocer los caminos de Dios. Pero Él nos invita a venir como lo hizo Moisés, a los reinos celestiales, a su presencia, a su gloria.

¿Recuerda cómo Moisés le pidió a Dios que le mostrara su gloria, como pasó Dios delante de él y no pudo ver el rostro de Dios , sino solo lo que la Reina Valera llama ‘mis espaldas’? Ahora bien, cuando leemos esto con una mentalidad griega (occidental) probablemente pensamos que significa que vio la espalda física de Dios. ¿Cómo sería la espalda física de Dios? Pero con una cosmovisión Hebrea, entendemos que lo que Moisés vio fue la historia, las cosas que Dios había hecho, todo lo que había sucedido hasta ese momento. Así es como Moisés pudo escribir los primeros cinco libros de la Biblia, incluida la historia de la creación y todos los demás eventos que sucedieron antes de su vida.

Pero el resto de la nación de Israel no subió a esa montaña, y todo lo que vieron fue lo que Dios hizo. Vieron sus obras, vieron sus milagros, pero en realidad no vieron, ni entendieron, quien es Él, como es Él. Dios nos invita hacer lo que hizo Moisés, para que podamos conocer SUS caminos. Y cuando conocemos SUS caminos, podemos hacer las obras que Él hace.

Moisés realizó milagros. Sacó agua de la roca: utilizó su vara, ejercitó su poder. Israel solamente recibía. Toda la nación vió las obras, pero ninguna de ellas hizo las obras como lo hizo Moisés. Jesús dijo:
Entonces Jesús afirmó: —Ciertamente les aseguro que el Hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su Padre hace, porque cualquier cosa que hace el Padre, la hace también el Hijo. (Juan 5:19 NVI).

Y espera que hagamos las obras que él hizo, y aún mayores.
Si vamos a caminar en SUS caminos, primero debemos conocer SUS caminos. Para hacer la sobras de Dios necesitamos conocer los caminos de Dios. Entonces podremos estar entre aquellos que traen el reino del cielo a la tierra.

Camina en los caminos de Dios

La Palabra será nuestra garantía para mantenernos en la verdad. Será el patrón, el criterio, una línea de plomada. El Logos, la palabra de Dios, será un ancla para todo lo que hacemos: Jesús es la palabra de Dios, el Logos, la Palabra viviente. Si conocemos a Jesús y conocemos la palabra escrita de Dios, podemos conocer los caminos de Dios. Los caminos de Dios revelan su carácter, por lo que es realmente importante que estemos familiarizados con SUS caminos.
Si observamos el Salmo 119, los primeros 40 versículos hablan particularmente de su palabra, caminos, testimonios, juicios, leyes, preceptos, estatutos, ordenanzas, mandamientos, prodigios. Si meditamos en esas facetas de su revelación, nos damos cuenta de que son todas diferentes, y que cada una expresa un aspecto diferente de su carácter.

Medita en la Palabra

Meditación es realmente la clave. “‘Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu.” (2 Corintios 3:18 NVI). Al meditar en la palabra, lo que está escrito en la palabra, se convierte en una puerta a la experiencia, y nos convertimos en lo que contemplamos. Y mientras más contemplamos, mas nos volvemos como lo que, o como a quien, contemplamos. Somos transformados. La palabra “metamorfoseados” como una oruga que se transforma en mariposa. Se produce un cambio en su ADN. Meditar en la palabra puede transformarnos profundamente.

De manera similar, cuando recibimos el ADN de Dios al partir el pan, la luz entra en nuestro ADN, y somos transformados.

Necesitamos escuchar la palabra Rhema también, la palabra que Dios habla en ese momento directo a nuestro corazón. Cuando meditamos en la palabra escrita, esa palabra puede convertirse en una palabra Rhema para nosotros cuando el Espíritu Santo nos enseña y somos atraídos hacia algún tipo de mensaje, que habla directamente a nuestra situación. También podemos tener encuentros cara a cara con Dios donde Él nos habla directamente a nosotros. Cuando eso sucede, sabemos que es Dios porque esa revelación se va a alinear con la verdad de su naturaleza que ya conocemos, y no entrará en conflicto ni contradecirá la palabra escrita. Eso es lo que queremos decir cuando decimos que podemos usar la palabra escrita como el patrón, el criterio o una línea de plomada.

Salmo 119

Si regresa nuevamente al Salmo 119, notará que los primeros 40 versículos existe un conjunto de palabras que expresan cosas que debemos hacer para conocer y experimentar y seguir SUS caminos. Esas son palabras como: caminar, observar, buscar, mirar, atesorar, contar, regocijarse, meditar, establecer, deleitar, vivir, anhelar, aferrarse, correr, inclinarse, reverenciar, y dar gracias.

Una vez más, hay palabras en esos versículos que describen como Dios responderá nuestra búsqueda y nuestro caminar: Él bendecirá (es decir, nos capacitará para prosperar, para tener éxito al nivel más alto), ordenará, enseñará, abrirá los ojos, quitará el reproche, avivará, responderá, fortalecerá, otorgará, engrandecerá nuestros corazones, nos dará entendimiento abundantemente.

Estas son algunas de los senderos, los protocolos y los procesos que necesitaremos para seguir si queremos experimentar y demostrar la vida de Dios por completo.

Necesitamos tomarnos el tiempo para leer y meditar en las escrituras.
¿Por qué no utiliza la sección de “Responder” a continuación para compartir los conocimientos que recibe? Al hacerlo alienta a los demás lectores.

Otros artículos de Freedom ARC

Facebook: Hablemos Verdad

Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

Características de la generación de Josué (#36-40)

Mike Parsons
c
on Jeremy Westcott –  

36. La generación de Josué traerá la revelación a la próxima generación de que cualquier cosa que sus pies pisen, eso poseerán.

Esta posesión incluye no solo en éste mundo, sino también en los lugares celestiales. Ambos son su herencia y destino.

Ese mismo día Moisés me hizo este juramento: “La tierra que toquen tus pies será herencia tuya y de tus descendientes para siempre, porque fuiste fiel al Señor mi Dios.” (Josué 14:9 NVI)

Ahora, como sabemos, Dios no pretendía que la herencia fueses solo un pedazo de tierra, sino todo el mundo. “En efecto… Abraham y su descendencia recibieron la promesa de que él sería heredero del mundo, sino mediante la fe, la cual se le tomó en cuenta como justicia.” (Romanos 4:13 NVI).

“Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: ―Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18a. NVI).

Toda la creación está gimiendo mientras espera que los hijos de Dios sean revelados. Cuando usted toma su lugar como hijo en los reinos celestiales, usted comienza a poseer su herencia, que es toda la creación. Usted notará que puede ir a cualquier lugar en la creación, usted verá las galaxias – de hecho, nosotros también deberíamos crear. Nosotros deberíamos hacer las obras que hizo Jesús. ¿Quién creo las estrellas y las galaxias?  Jesús lo hizo.  Usted puede ir y hacer lo mismo, de hecho, lo hará. Si, en la eternidad, pero puede ir y hacerlo ahora mismo. Si tiene acceso a éstos reinos y especialmente a la los tribunales.

Los tribunales del cielo emiten documentos que le confieren la autoridad para actuar aquí en la tierra. A veces esa es la razón por la cual no podemos hacer cosas que sabemos que deberíamos haber sido capaces de hacer; hemos olvidado ir a los tribunales del cielo para obtener la autoridad necesaria.

Si esa fue la razón y no sabíamos que debíamos hacerlo, lo sabemos ahora.

37. La generación de Josué estimulará la pasión de amar a Dios, y caminar en sus caminos, y servirle con todo nuestro corazón y alma.

“Y esfuércense por cumplir fielmente el mandamiento y la ley que les ordenó Moisés, siervo del Señor: amen al Señor su Dios, condúzcanse de acuerdo con su voluntad, obedezcan sus mandamientos, manténganse unidos firmemente a él y sírvanle de todo corazón y con todo su ser.” (Josué 22:5 NVI)

“Hagan, pues, todo lo que está de su parte para amar al Señor su Dios.” (Josué 23:11 NVI)

Dios aborrece la tibieza y nosotros también. Tomará diligencia, auto-disciplina y perseverancia, pero la generación de Josué se enfocará tanto en andar en Sus caminos y en servirle de todo corazón, que nos apartara y hará que los demás se den cuenta. El amor de Dios se convertirá en una pasión para nosotros, arderá en nuestros corazones, y será impensable que le ofrezcamos algo menor que la completa obediencia y dedicación. A Josué, el sumo sacerdote en el libro de Zacarías, se le permitió el acceso a los reinos celestiales si él caminaba en los caminos de Dios y ejecutaba las leyes de Dios: sabemos que la misma oferta está abierta para nosotros. Una vez que hemos probado eso, ¿cómo podríamos alejarnos?

38. La generación de Josué advertirá a la próxima generación sobre los peligros de transigir y retroceder.

Existe un peligro real si ves todo esto y eliges alejarte de esto. Ian Clayton ha explicado como el espíritu del anticristo es aquel, que camina con la iglesia y luego se aleja para comenzar a sembrar falsas doctrinas. Una vez que llegamos aquí no hay marcha atrás.

“Porque si ustedes le dan la espalda a Dios y se unen a las naciones que aún quedan entre ustedes, mezclándose y formando matrimonios con ellas, tengan por cierto que el Señor su Dios no expulsará de entre ustedes a esas naciones. Por el contrario, ellas serán como red y trampa contra ustedes, como látigos en sus espaldas y espinas en sus ojos, hasta que ustedes desaparezcan de esta buena tierra que el Señor su Dios les ha entregado.” (Josué 23:12-13 NVI).

39. La generación de Josué le encargará de recordarle a la próxima generación de nunca dejar de hacer guerra.

La lucha continúa hasta que el Reino de Dios llene la tierra, hasta que la gloria de Dios llene la tierra, y Jesús regrese. Mientras tanto no podemos rendirnos, no podemos bajar la guardia; ni tampoco la generación que le sigue.

Después de la muerte de Josué, los israelitas le preguntaron al Señor: ― ¿Quién de nosotros será el primero en subir y pelear contra los cananeos? (Jueces 1:1NVI)

Ellos continuaron consultando con el Señor. Ellos no dijeron: ‘Ahora que Josué ha fallecido, nosotros podemos hacer lo que bien nos parezca.’ La guerra todavía continuaba, a pesar que ya habíamos leído que  Josué les había repartido la tierra (Josué 11:23).

Los Cananeos todavía estaban en el resto del mundo, todavía eran enemigos de Israel y de Dios. Israel era el heredero del mundo, destinado a ser una bendición para él. Se suponía que los Israelitas debían llevar esa bendición al  mundo entero. Obviamente, ellos no hicieron eso. Se detuvieron y quedaron cortos, a pesar que Dios ya les había dicho: “Pero juro por mí mismo, y por mi gloria que llena toda la tierra…” (Números 14:21 NVI).

Sin embargo ese sigue siendo el plan de Dios, como dice Isaías:

En los últimos días, el monte de la casa del Señor será establecido como el más alto de los montes; se alzará por encima de las colinas, y hacia él confluirán todas las naciones. (Isaías 2:2NVI).

La montaña, el lugar de la autoridad; la casa del Señor; todo éstos están en los reinos celestiales. Es decir, se desarrolla en éste ámbito así como todas las montañas de influencia y las demás autoridades terrenales comienzan a llegar a la iglesia. Porque estamos viviendo en la plenitud de nuestra filiación, como hijos de nuestro Padre celestial, porque comenzamos a irradiar la bondad de Dios. Comenzamos a manifestar la luz y comenzamos a vivir en la luz creativa, no la luz creada. Algunas cosas increíbles están por llegar pero tenemos que estar preparados.

Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin. Gobernará sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para siempre. Esto lo llevará a cabo el celo del Señor Todopoderoso. (Isaías 9:7NVI).

La justicia y la honradez son los cimientos del trono del cielo, los cimientos del trono del reino. Dios lo va a lograr: El se saldrá con la suya.

40. La generación de Josué establecerá una elección clara para la próxima generación.

Pueden elegir el pasado, o pueden elegir caminar en su futuro destino.

Hay mucho que ya tenemos, que ya conocemos y disfrutamos y es bueno. Las personas pueden elegir quedarse con eso, pero si lo hacen, extrañaran lo mejor que Dios tiene guardado para nosotros. No queremos tomar posesión de lo que Dios tiene guardado para nosotros y quedarnos quietos, establecernos en la tierra y ya. Nuestra influencia tiene que aumentar y crecer, porque es la naturaleza de Dios; Él quiere llenar la tierra con su Gloria.

…Por lo tanto, ahora ustedes entréguense al Señor y sírvanle fielmente. Desháganse de los dioses que sus antepasados adoraron al otro lado del río Éufrates y en Egipto, y sirvan solo al Señor. Pero, si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los Amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor. (Josué 24:14-15 NVI).

Estamos concluyendo ahora, no solamente estos mensajes sobre la generación de Josué, sino de toda la serie de 15 meses en el calendario profético. La próxima vez comenzaremos algo nuevo, pero por ahora quisiera dejarles con lo siguiente: Josué tenía 110 años antes de morir, habiendo cumplido su destino. Aun hay tiempo para todos los que hemos sido llamados con éste propósito de levantar y soltar la próxima generación que cosechará almas. Dios quiere que lo hagamos.

Ya sea que se trate de la generación de Josué que toma nuestra herencia y trae a otros, o si es parte la siguiente generación – la generación que verá regresar a Jesús, Dios quiere revelarnos nuestro destino y desea ver su cumplimiento en nosotros.

Otros artículos de Freedom ARC

Facebook: Hablemos Verdad

Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

Características de la generación de Josué (#31-35)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott    

Nos acercamos al final de ésta serie mirando a la generación que poseerá todo lo que Dios ha prometido, y serán los pioneros que inspiren a otros hacer lo mismo.

31. La generación de Josué será implacable en la búsqueda y en la erradicación del enemigo.

Una vez más, no estamos hablando de luchar contra carne, ni sangre, sino que no debemos comprometernos al tratar con las fuerzas espirituales de maldad. Debemos ser implacables, sin comprometerse. No podemos vivir junto a ellos; tenemos que destruirlos.

Josué conquistó todas las ciudades de aquellos reinos junto con sus reyes; a estos mató a filo de espada, destruyéndolos por completo. Así obedeció Josué todo lo que Moisés, siervo del Señor, le había mandado…Porque el Señor endureció el corazón de los enemigos para que entablaran guerra con Israel. Así serían exterminados sin compasión alguna, según el mandato que el Señor le había dado a Moisés. (Josué 11:12,20 NVI)

Esto es una imagen de algo que hicieron en el ámbito natural y debemos hacer lo mismo en el ámbito espiritual. Cuando lo hacemos, nos da autoridad para gobernar.

32. La generación de Josué se asegurará de que nada de lo que Dios ordene quede inconcluso.

Necesitamos ser fieles en llevar a cabo los mandamientos de Dios y llevarlos a cabo plenamente. Necesitamos perseverar.

Así como el Señor había ordenado a su siervo Moisés, también Moisés se lo ordenó a Josué. Y este, por su parte, cumplió al pie de la letra todo lo que el Señor le había ordenado a Moisés. (Josué 11:15 NVI).

Necesitamos cumplir la palabra de Dios. Si tomamos los mandamientos de Dios, los consejos de Dios y los cumplimos, entonces debemos conocerlos. Necesitamos leer la palabra de Dios, luego ir al cielo con ella, obtener revelación y traerla de regreso.

33. La generación de Josué conducirá a la próxima generación hacia su herencia y completo descanso.

Así logró Josué conquistar toda aquella tierra, conforme a la orden que el Señor le había dado a Moisés, y se la entregó como herencia al pueblo de Israel, según la distribución tribal. Por fin, aquella región descansó de las guerras. (Josué 11:23 NVI).

Él tomó todo lo que se le prometió, la totalidad de la tierra. Ahora bien, ese tuvo que haber sido el punto de partida para ir al resto del mundo y bendecir al mundo entero. Recuerde que a Abraham le fue dado el mundo entero como su herencia, no solo una pequeña porción de tierra en el Medio Oriente. Se suponía que debían ir desde ese lugar para llenar la tierra, pero nunca lo hicieron. Entonces, se le quitó el reino y se le entregó a un pueblo que si lo hará. Jesús dijo que toda autoridad le ha sido entregada en el cielo y en la tierra, y que sus seguidores debían ir y discipular a las naciones. Esa es la misma autoridad en el cielo y en la tierra, es la autoridad concedida en el cielo para ser trabajada en la tierra.

Esta escritura dice que tuvieron descanso. En uno de mis encuentros, cara a cara con Jesús, él me llevó y me mostró su reposo, lo que ha de suceder desde una posición de reposo. El me lo enseñó en Mateo 11 y en Hebreos 4. Todo lo que hacemos debe venir desde éste reposo. Desde una perspectiva de paz, de integridad, no del afán o de la lucha; no de estar cargados y cansados por tratar de hacer las cosas con nuestra propia fuerza. Todo tiene que salir del reposo; entonces, hacemos las cosas con la fuerza de Dios.

“Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.” (Mateo 11:29 NVI).

La palabra traducida como “apacible” es la palabra que se usa cuando un potro salvaje esta bajo completo control, cuando ya ha sido domado y tiene el freno en su boca, de manera que cualquier jinete puede controlarlo. De igual manera, nosotros sabiendo que somos como un potro salvaje, con poder y autoridad, pero totalmente sometidos como lo fue Jesús al Padre. “Solo hago la voluntad de quién me envió ” (ver Juan 4:34 y 6:38).

La falsa humildad es orgullo disfrazado, diciendo que no soy bueno, que no tengo nada que ofrecer. La verdadera humildad consiste en decir: “Soy un hijo de Dios, sentado en lugares celestiales. Tengo autoridad y poder. Y elijo rendir esa autoridad y poder solo para hacer loe que veo hacer al Padre.”

En una completa rendición, puedes venir desde el reposo de Dios.

34. La generación de Josué tendrá fuerza sobrenatural para la guerra.

Serán como Caleb, que a los 85 años todavía iba y venía de luchar.

Entonces, vamos a entender que nada de esto tiene que ver con la edad; se trata de quiénes somos y que somos en el espíritu. No importa cual sea nuestra edad física, en el espíritu podemos tener regencia y fortaleza para vencer.

“Y todavía mantengo la misma fortaleza que tenía el día en que Moisés me envió. Para la batalla tengo las mismas energías que tenía entonces. Dame, pues, la región montañosa que el Señor me prometió en esa ocasión. Desde ese día, tú bien sabes que los Anaquitas habitan allí, y que sus ciudades son enormes y fortificadas. Sin embargo, con la ayuda del Señor los expulsaré de ese territorio, tal como él ha prometido.” (Josué 14:11-12 NVI).

Caleb y Josué como vimos en la característica #7 tenían un espíritu diferente sobre ellos. Ellos tenían una actitud. Ellos iban a gobernar. Vinieron con autoridad y poder.

Déjeme preguntarle lo siguiente: Cuando Caleb entraba y salía ¿De dónde cree que salía y entraba? De los reinos celestiales, porque de allí salió su fuerza para la guerra. Si usted sube y baja, podrá ir de un lado a otro como hemos visto antes.

Una de las cosas que realmente me gusta de Caleb es a dónde fue cuando salió a la guerra: ¡a las montañas! Dame esta zona o país de colinas montañosas, porque en las colinas en las montañas (es el lugar de autoridad, como ahora lo entendemos) allí era donde estaban los gigantes. No se iba a conformar con los lugares fáciles, donde no había mucho que conquistar.

35. La generación de Josué matarán gigantes y serán los precursores de la próxima generación.

Tengo una espada que me permite destruir y cortar las cabezas de los gigantes. Todos nosotros debemos matar gigantes. Todos ustedes tienen gigantes que están ocupando sus tronos en los reinos celestiales, es decir a menos ya hayan estado allí y ya los hayan desposeído. Usted debe despojar al enemigo para poder poseer su herencia. En los Reinos celestiales es donde se hace, y liego ejecuta su herencia en la Tierra.

Debemos hacer esto como parte de nuestro rol como precursores. Debemos tomar nuestro lugar de autoridad. No debemos dejar pasar esto como teoría: tiene que salir de nuestra experiencia si queremos llevar a otros a ella.

Ahora puedo hablar de matar gigantes porque ya he matado a uno. Anteriormente, no podía hablar de ello. Yo no les voy a hablar de teoría, solamente les hablaré sobre las cosas que he hecho y sobre los lugares en los que he estado, para que ustedes puedan ir allá también. Y si ustedes van a lugares donde yo no he estado, y hacen cosas que yo no he hecho, usted puede testificar de esas cosas de manera que yo pueda ir y hacerlas también.

Así es como funciona el testimonio, abre mis experiencias a usted, y sus experiencias a mi; la nuestra para los demás y la de ellos para nosotros. Y así lo conquistamos por la palabra de nuestro testimonio.

Caleb expulsó de Hebrón a tres descendientes de Anac: Sesay, Ajimán y Talmay. (Josué 15:14 NVI).

Hay 9 razas de gigantes que surgieron de la actividad de los ángeles caídos y que no mantuvieron su lugar, tal y como lo leemos en Judas. Los Nephilim no tenían espíritus humanos, así que cuando murieron se fueron a los reinos celestiales, donde ocuparon montañas y tronos.

Si tomamos nuestro lugar de autoridad, tenemos que matar a los gigantes. Y si vamos a recibir completamente nuestra herencia, también tendremos que matar dragones, porque si va a los reinos celestiales también se encontrará con ellos. Sé que tal vez todo esto le sonará un poco ‘fantasioso’, pero yo lo he visto y por lo tanto se lo puedo decir. Realmente depende de usted de lo que quiera hacer con esta información. Yo le recomiendo que vaya a la presencia de Dios y le pida que se lo muestre.

Los dragones son otro resultado de los intentos de Satanás de manipular el ADN. En el jardín Satanás ensombreció a Eva. De eso se trataba la fruta prohibida. No era como comer una manzana de un árbol. Fue un ensombrecimiento donde Satanás mezcló su ADN. Caín y Abel eran gemelos, pero uno de ellos tenía a Satanás como su padre. Es por eso que Caín mato a Abel, para detener la línea de Adán en el futuro, para que la línea reptil pueda llenar la tierra.

El ADN es importante, porque solo el ADN podría ocupar los reinos del cielo. Solo el ADN podría heredar. Entonces Satanás necesitaba ADN. Ya lo había intentado manipular en la primera creación, donde la contaminó con su semilla reptil a los dinosaurios. Cuando esos dinosaurios murieron, sus espíritus se convirtieron en dragones en los reinos celestiales.

Los dragones ocupan nuestra herencia. Cuando les cortamos la cabeza, asegurémonos de córtales la cola y abrirlos por la mitad y sacar todo lo que tiene en el vientre. Allí están nuestros pergaminos de vida y todo lo que Dios quiere que tengamos. Eso es lo que hacen: detienen la provisión y la herencia de Dios que llega a nosotros.

Debemos matar a los gigantes para tomar nuestro lugar de autoridad; y debemos matar a los dragones para recibir nuestra herencia.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

 

 

Características de la generación de Josué (#26-30)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott

Josué condujo a los hijos de Israel a su herencia. Si quisiéramos hacer lo mismo, ¿qué tipo de personas deberíamos ser?

26. La generación de Josué comenzará a ser conocida y atraerá la atención del público.

Antes del avivamiento que experimentamos aquí en el 2011, prácticamente nadie fuera de norte de Devon sabía que existíamos. De repente, debido a lo que Dios comenzó hacer aquí, todo tipo de personas nos notaron y comenzaron a buscar una relación con nosotros.

Y algunas de las otras cosas que han sucedido desde entonces – como que Ian Clayton haya venido acá, y luego mencionarnos dondequiera que viaja – nos han dado a conocer en países alrededor del mundo. Este blog está siendo leído en el Reino Unido y Europa, pero también en África, América, Australia, Rusia, y el lejano Oriente. Cientos alrededor del mundo se han afiliado a nuestro programa ENGAGING GOD y miles se suscriben al canal de YouTube.

¿Quién hubiese esperado esto? Ciertamente no fue por desarrollo propio. Dios tiene una razón para este proceso. Él quiere que ayudemos a otras personas a entrar en la revelación que hemos recibido y quiere que los equipemos y les permitamos entrar en su propia herencia.

Así que el SEÑOR estaba con Josué y su fama estaba por toda la tierra (Josué 6:27).

Ahora bien, fundamentalmente, nada de esto es realmente sobre nuestra fama, se trata de la fama de Dios. Estamos aquí para dar a conocer a Dios en toda la tierra. Pero tendremos reconocimiento público en el camino, y eso traerá batallas públicas. Esas batallas sucederán porque lo que estamos trayendo provocará una reacción tanto en el ámbito espiritual como en el natural.

Se harán todo tipo de críticas y todo tipo de acusaciones debido a lo que estamos haciendo. Mucha gente aún no entiende. Dirán que estamos haciendo cosas con la Nueva Era o con el poder del ocultismo. También dijeron lo mismo de Jesús, y debemos estar preparados para eso. Necesitamos tener confianza en nuestra identidad y en la revelación que Dios nos ha dado. Estaremos bajo el escrutinio del público de una forma u otra. Por lo que debemos cerciorarnos que no hay ningún orgullo en lo que hacemos. Necesitamos ser humildes. Se trata de lo que Dios está haciendo, no de lo que nosotros estamos haciendo. Se trata de Él, pero Él nos usa. Por lo tanto debemos gobernar nuestra casa, y deshacernos de cualquier cosa de pecado o iniquidad en nosotros, lidiar con cualquier obstáculo en nuestras propias vidas.

Si tenemos necesidad de afirmación o reconocimiento por parte de los hombres, vamos a tener que lidiar con ello, porque es la afirmación de Dios lo que realmente necesitamos. Y si recibimos la afirmación y el reconocimiento de la gente, podemos recibirla con agradecimiento, pero luego vayamos y lo intercambiamos en piso de operaciones permutables del cielo, ve y arroja tus coronas delante de Él

27. La generación de Josué asumirá una posición radical contra el pecado.

El pecado va a ser expuesto. Ya está sucediendo, siempre ha sucedido. Pero todo el reino angelical se volverá activo en exponer el pecado.

—¡Levántate! ¡Purifica al pueblo! Diles que se consagren para presentarse ante mí mañana, y que yo, el Señor, Dios de Israel, declaro: “¡La destrucción está en medio de ti, Israel! No podrás resistir a tus enemigos hasta que hayas quitado el oprobio que está en el pueblo”. Mañana por la mañana se presentarán por tribu. La tribu que yo señale por suertes presentará a sus clanes; el clan que el Señor señale presentará a sus familias; y la familia que el Señor señale presentará a sus varones. El que sea sorprendido en posesión del botín de guerra destinado a la destrucción será quemado junto con su familia y sus posesiones, pues ha violado el pacto del Señor y ha causado el oprobio a Israel (Josué 7:13-15 NVI).

No podemos tener cosas en nuestra vida que nos impidan estar en victoria contra el enemigo. Necesitamos deshacernos de esas cosas. En parte esa es la función de los ángeles que se reúnen, ellos están quitando las piedras de tropiezo de nuestro medio. Purificación, refinación el calor del horno de Dios se está elevando, para sacar todas las impurezas del oro a la superficie. Luego, cuando es desnatado, la superficie de oro es un espejo absoluto que refleja la gloria de Dios. Para eso nuestras vidas están allí, para reflejar la gloria de Dios – reflejar lo que está en el cielo – en la tierra.

Estamos entrando en un momento en el que la historia de Ananías y Safira será importante entender. Le mintieron al Espíritu Santo y cayeron muertos. Cuando comenzamos a entrar en el nuevo mover que Dios está revelando, de repente los niveles de responsabilidad aumentan. A mayor responsabilidad, sin duda hay mayor autoridad y poder, pero el nivel de pureza y santidad requerido para operar en esa dimensión también incrementa enormemente.

Yo soy responsable de entrar en el fuego de Dios personalmente. Y lo estoy ofreciendo para usted también, pero depende de usted si lo hace o no. Yo he cumplido con mi responsabilidad, usted debe decidir cómo responderá. ¿Va a entrar en el fuego? Con cualquiera de las dos opciones las consecuencias de la decisión son suyas.

28. La generación de Josué tendrá cuidado de buscar siempre el consejo de Dios antes de tomar decisiones.

Es peligroso para nosotros hacer cosas aquí en la tierra (yendo y viniendo) sin haber estado primero en el cielo. No debemos hacerlo.

Los hombres de Israel participaron de las provisiones de los Gabaonitas, pero no consultaron al Señor. Entonces Josué hizo con ellos un tratado de ayuda mutua y se comprometió a perdonarles la vida. Y los jefes israelitas ratificaron el tratado  (Josué 9:14-15 NVI).

Hicieron pacto con un pueblo que los engañaba, que fingían no ser habitantes de la tierra, sino que venían de muy lejos. Y Josué no levantó la vista hacia el cielo para ver. Este pacto con los Gabaonitas fue un problema para Israel por todas las generaciones venideras. Hicieron un pacto con el enemigo porque no buscaron a Dios primero.

No debemos tomar decisiones basadas en lo que parece correcto. Las apariencias engañan. No podemos confiar con nuestros ojos naturales.: tenemos que ver en el reino del espíritu si queremos tomar decisiones correctas. Obtener nuestra estrategia directamente desde el cielo es el único curso que nos mantendrá a salvo.

29. La generación de Josué pondrá al enemigo bajo sus pies.

El enemigo aquí no son personas. Nosotros no ponemos a las personas bajo nuestros pies. Nosotros no pisoteamos a la gente. Nosotros honramos y respetamos a la gente. Traemos personas de su cautiverio a la libertad. Eso significa que echamos fuera demonios, destruimos fortalezas, tratamos con una realidad espiritual que está mas allá de lo que podemos ver en lo natural. Necesitamos ver a los gigantes derrotados, y a los dragones, ya el resto de los demás principados, potestades y gobernadores de las tinieblas. Entonces tenemos que poner al enemigo bajo nuestros pies.

En éste pasaje los reyes representan a esos gobernantes en los reinos celestiales:

Cuando se los trajeron, Josué convocó a todo el ejército israelita y les ordenó a todos los comandantes que lo habían acompañado: «Acérquense y písenles el cuello a estos reyes». Los comandantes obedecieron al instante. Entonces Josué les dijo: No teman ni den un paso atrás; al contrario, sean fuertes y valientes. Esto es exactamente lo que el Señor hará con todos los que ustedes enfrenten en batalla (Josué 10:24-25 NVI).

A través del poder y la victoria de la cruz, Jesús hizo un espectáculo público de todos los renos demoníacos, y ya no tienen autoridad. Nosotros tenemos autoridad sobre ellos.  Es posible que aún no hayamos tomado posesión de esa autoridad, pero estamos empezando a hacerlo.

Tenemos que gobernar sobre ellos, y poner a los gobernantes en esos reinos bajo nuestros pies.

30. La generación de Josué manifestará milagros y prodigios.

Ese día en que el Señor entregó a los Amorreos en manos de los israelitas, Josué le dijo al Señor en presencia de todo el pueblo: «Sol, detente en Gabaón, luna, párate sobre Ayalón». El sol se detuvo y la luna se paró, hasta que Israel se vengó de sus adversarios. Esto está escrito en el libro de Jashar (Josué 10:12-13a NVI).

Un evento sobrenatural: el tiempo se detuvo. Les dio la oportunidad de vencer al su enemigo.

(El libro de Jashar mencionado aquí, dicho sea de paso, fue excluido de las Escrituras por el concilio de Nicea, operando bajo la autoridad del emperador Constantino. Él no quería que se supiera nada de esto, porque no quería que los creyentes ordinarios supiesen que pueden gobernar. Él quería gobernar a través de los pastores de la iglesia a quienes pagó, y por eso dio lugar a la estructura institucional que todavía tenemos que ver desmantelada hoy día. Obtenga el CD, como dice Ian Clayton – El dio una sesión completa al respecto. En Nicea trataron incluso de sacar a 1 y 2 de Pedro y el libro de Judas (los cuales dicen cosas muy interesantes que no se encuentran en ninguna parte de las escrituras). Esos libros hablan acerca de entrar en estos reinos, acerca de operar con autoridad y poder en los lugares celestiales. Pero hay muchos libros que solían considerarse como escrituras que no entraron en nuestro canon porque el enemigo no los quería allí).

El sol se detuvo y la luna se paró, hasta que Israel se vengó de sus adversarios. Esto está escrito en el libro de Jashar. Y, en efecto, el sol se detuvo en el cenit y no se movió de allí por casi un día entero. Nunca antes ni después ha habido un día como aquel; fue el día en que el Señor obedeció la orden de un ser humano. ¡No cabe duda de que el Señor estaba peleando por Israel! (Josué 10:13b-14 NVI).

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas: