Batalla Por Tu Atención

Mike Parsons

Lo que Dios quiere es nuestra alabanza.

No tiene nada que ver con cantar canciones, eso no es lo que es alabanza – alabanza significa obediencia. Significa que Dios quiere que seamos su pueblo, que va a hacer lo que El dice y cumplir su propósito. 

“Por tanto, os ruego, hermanos, por la misericordia de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto (alabanza, servicio espiritual) racional” (Romanos 12: 1).

Es decir, dar nuestra vida a él como una ofrenda, rindiendo nuestra vida diaria a su voluntad y propósito. Ese sacrificio es aceptable a Dios, como dice, y es tu alabanza racional. ‘Culto’, ‘el servicio espiritual’ y ‘alabanza’ son la misma palabra griega, que significan la misma cosa. Quieren decir que cuando nos entregamos a Dios, nos convertimos en vasos aptos para que los utilice. Pero sólo si de hecho nos entregamos, y es nuestra elección: Él nos da la libre elección de entregarse uno mismo a Él o no. Y es una elección diaria, como dijo Jesús, toma todos los días tu cruz, niegate a Tí mismo y siguelo. No es algo que sólo se hace una vez por todas, tienes que tomar esa decisión consciente diariamente.

Y cuando nos reunimos para Su Alabanza, tenemos que liberar lo que está en nosotros para llenar el medio ambiente. No venimos a absorber, sino a dejar salir lo que llevamos dentro: la presencia de Dios en nosotros.

¿A quién vas a servir?

Pero hay una batalla por tu atención, para capturar tu alabanza, y para tu elección. Todo a tu alrededor – el mundo, la carne, el diablo – todo está compitiendo por su atención, por tu alabanza, por su elección para decir “sí” a Dios como base diaria. Hay competencia, hay una batalla, hay guerra. La pregunta es, ¿a quién vas a servir – al mundo, la carne, el diablo o Dios?

Esa es una elección que debemos hacer todos los días. Cada día tenemos que venir como un sacrificio vivo. Todos los días tenemos que decir “No se haga mi voluntad, sino la tuya.” Todos los días tenemos que decir “Estoy crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. La vida que vivo en esta carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios “(Gal 2:20). Y no sólo la fe en el Hijo de Dios, aunque eso es con lo que empezamos, sino que: llegamos a ser los que tienen la fe del Hijo de Dios (Gal 2:20). Podemos hacer las mismas cosas que hizo Jesús por la fe; podemos hacer los milagros que hizo si tenemos ese mismo grado de fe. Así que a quien vamos a servir? Dios nos está desafiando, Él está desafiando a su iglesia.

Dios es amor. Esa es su propia naturaleza. Eso es lo que le llevó a crear el universo y la creación de cada uno de nosotros. Y el Amor quiere lo mejor; Dios quiere lo mejor para nosotros, para cada uno de nosotros. Él sabe que es lo mejor para cada uno de nosotros, y lo mejor ya está escrito en un rollo, si lees el Salmo 139 dice: que Él te conocía antes de que nacieras. Ya en ese pergamino en el cielo toda tu vida esta presentada, su voluntad para tu vida, y Él quiere revelarla a Ti. Él quiere que sepas la mejor.

“No penséis que he venido para traer paz a la tierra; No he venido a traer paz, sino espada ” (Mat 10:34).

Dios tiene planes para nosotros

Ahora bien, porque Dios quiere lo mejor para nosotros, Él no nos va a dejar como somos. Él no nos va a dejar en un lío. Él no nos va a dejar con todo tipo de cosas que suceden en nuestras vidas que detienen lo mejor, que nos obstreye ser como Jesús. Él va a venir con una espada, la espada de Su Palabra, la espada del Espíritu, hablando la verdad. Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida, asi que no hay otro camino: Él va a traer lo mejor. No hay otra verdad, no hay otra vida: es lo mejor que Dios tiene preparado para nosotros. Él tiene planes para nosotros.

Algunos de nosotros podemos mirar nuestras vidas y pensar, ‘¿Ir á pasar eso alguna vez? “Es por eso que Él viene como está viniendo: para asegurarse de que suceda, para asegurar que todo – cada experiencia negativa de nuestro pasado – sea abordada y resuelta.

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” ( Hb 4:12).

Eso es lo que ha estado ocurriendo aquí. Dios ha estado retando los pensamientos y las intenciones de nuestro corazón, preguntando cual es nuestro motivo, por qué es que queremos llegar y ser tocado por Él? ¿Por qué queremos más de Su Espíritu? ¿Qué está pasando? ¿Por qué estamos siendo atraidos a El? Bueno, es porque la espada de la verdad está llegando a dividir. Eso va a mostrar lo que está en nuestro corazón. Dice en Jeremías que el corazón es engañoso malvado, que puede engañar. Por lo tanto, necesita purificación. Dios viene a mostrarnos la verdad, para purificarnos y refinarnos, para crear lo mejor, para crear la imagen de la gloria de Jesús. Él quiere hijos. Eso incluye a las mujeres, es un término genérico, nos quiere revelar al mundo como Sus Hijos.

El Primero de muchos hijos

Él envió a Jesús como el primer hijo, que era el primogénito de entre los muertos. Se levantó de los muertos para que él pudíera ser el primero de muchos hijos, y nosotros somos todos esos hijos, pero tenemos que ser transformado a la imagen de Jesús. Para que podamos ser como Jesús, hacer las cosas que hizo Jesús, tenemos que ser preparados.

Por lo tanto tenemos que prestar atención a lo que Dios ha dicho. Tenemos que prestar atención a lo que Dios está haciendo, tenemos que escuchar, porque Él está diciendo: preparense. Hay situaciones, obstáculos, desafíos próximos para lo que tenemos que estar listos para enfrentar. Así que vamos a estar preparados para ver y escuchar, en el reino de Dios. Preparados para actuar en obediencia, para salir cuando El dice que salgamos, aunque nos podría costar, aun asi, estar dispuestos a salir. Tenemos que ‘estar preparados para ser preparados’. Dios viene a prepararnos, y tenemos que estar listos para la guerra que se avecina. Preparado para ser embajadores del Reino De Los Cielos aquí en la tierra, que operan bajo otro sistema de valores. Tenemos que estar preparados para ser manifestados como hijos, verdaderos hijos de Dios, para tomar el dominio y regir.

A Adán y Eva se les dio dominio de la tierra y lo perdieron, lo dieron a satanás; pero Jesús vino y lo tomo de nuevo, y ahora quiere que lo administremos para El. Tenemos que estar preparados para traer el cielo a la tierra, por lo tanto, tenemos que tener acceso al cielo: tenemos que ser capaces de entrar al Reino De Los Cielos con el fin de ser capazes de traerlo a la tierra.

Otros artículos de Freedom ARC
Artículo original en Inglés:
Anuncios

Autor: Freedom ARC

Freedom Apostolic Resource Centre, Barnstaple, UK.

2 comentarios en “Batalla Por Tu Atención”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s