Características de la generación de Josué (#21-25)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott – 

El velo está abierto: en el espíritu podemos caminar a través de ese velo, el cual es el cuerpo de Cristo Jesús hacia los reinos celestiales. Por lo tanto podemos vivir allí. Existe una dimensión completa allí en la que podemos entrar. La tierra prometida no es solamente aquí, en la tierra, se trata de traer el cielo a la tierra. Como vimos la última vez, para ser verdaderamente efectivos, debemos gobernar en los cielos y luego llevar esa autoridad a este mundo. Hoy volveremos analizar las características de la generación de Josué, pero para hacerlo, quisiera alentarlos a que los analicen desde esa perspectiva.

Otro Josué

En primer lugar permítame mencionar a otro Josué por un momento, para poder comprender éste material. Este Josué en un Josué mucho más tardío, quién fue el Sumo Sacerdote, llamado a entrar a los reinos celestiales.

Luego el ángel del Señor le hizo esta advertencia a Josué: “Así dice el Señor    Todopoderoso: Si andas en mis caminos y me cumples como sacerdote, entonces gobernarás mi templo y te harás cargo de mis tribunales. ¡Yo te concederé un lugar entre estos que están aquí!” (Za 3:6-7 NVI).

“Si caminas en mis caminos y si cumples mis leyes”: esas son las cosas que hacemos aquí en éste mundo. Podemos leer el Salmo 119:1-40 para entender mas acerca de sus caminos: sus ordenanzas, su carácter, su naturaleza. Esto establece un precedente cuando cumplimos con los caminos de Dios. Luego, habla de ejecutar sus leyes: Si seguimos los principios del reino, en los reinos terrenales, veremos la manifestación del reino de los cielos en la tierra.

“Entonces también gobernarás mi casa”: gobernar la casa es algo que se debe hacer en los reinos celestiales. La casa de Dios es una dimensión de los reinos del cielo. Igualmente nosotros somos una casa, una morada, para Dios.

“Y te harás cargo de mis tribunales “: las cortes del cielo son donde Dios administra la justicia, la jurisdicción del reino de Dios, manifestada en los cielos, puede ser superada aquí en la tierra.

“Y les concederé libre acceso entre éstos que están parados aquí”: de pie ante el trono, en el cielo. El Sumo Sacerdote tuvo acceso para entrar a la presencia de Dios. Si somos capaces de gobernar la casa y tomar las riendas de los tribunales, tendremos acceso a estar en la presencia de Dios, En su presencia personal, no solamente su presencia. Esta es la diferencia entre el humo y el fuego. El Humo es un indicativo de que hay fuego en alguna parte. La presencia de Dios que experimentamos aquí en la adoración es como el humo. Pero más allá de eso está su persona, que es el fuego. Este pasaje de Zacarías describe los protocolos por los cuales debemos pasar para poder mantenernos de pie en el fuego.

Volvamos ahora a nuestro Josué original.

21. La generación de Josué alentará a las personas a escuchar la palabra de Dios directamente

Entonces Josué les dijo a los israelitas: “Acérquense y escuchen lo que Dios el Señor  tiene que decirles” (Josué 3:9 NVI).

Es importante para nosotros como individuos, venir y escuchar las palabras de Dios por nosotros mismos, y capacitar a otros para que ellos hagan lo mismo. Necesitamos llegar al trono, entrar en los tribunales, gobernar la casa. Mi intención al hacerlo yo mismo, y enseñándoles a ustedes, es que los involucro a ustedes.

Entrar en los reinos del cielo, es para todos nosotros. Aparte de eso, yo tengo un rol que es traer señales, prodigios, milagros y sanidades. Eso lo voy a buscar yo por mi cuenta. Pero usted también necesita descubrir lo que está escrito en su pergamino y buscarlo por sí mismo. Cada uno de nosotros debe cumplir el destino que está escrito en su pergamino (el cual podemos encontrar en los reinos celestiales), leerlo, comérselo, meterlo dentro de nosotros, en nuestro corazón y comenzar a ejecutarlo.

22. La generación de Josué será honrada y respetada por la próxima generación.

Va a existir una cultura de honor. Jesús dijo, “Cualquiera que recibe a un profeta por tratarse de un profeta recibirá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo por tratarse de un justo recibirá recompensa de justo.” (Mateo 10:41 NVI) Tenemos que recibir a las personas en su don y en su llamado, para poder recibir la recompensa en nuestras vidas. Debemos honrarnos mutuamente y recibirnos unos a otros porque cada uno de nosotros tiene dones y llamados, y debemos tratar de ayudarnos mutuamente para poder cumplirlos y trabajar con ellos.

Aquel mismo día, el Señor  engrandeció a Josué ante todo Israel. El pueblo admiró a Josué todos los días de su vida, como lo había hecho con Moisés. (Josué 4:14 NVI)

23. La generación de Josué liberará a la próxima generación del reproche y los efectos de las generaciones pasadas, en una nueva revelación de actividades pasadas.

Una vez que todos fueron circuncidados, permanecieron en el campamento hasta que se recuperaron. Luego el  Señor  le dijo a Josué: hoy les he quitado de encima el oprobio de Egipto. Por esa razón, aquel lugar se llama Gilgal hasta el día de hoy. Al caer la tarde del día catorce del mes primero, mientras acampaban en la llanura de Jericó, los israelitas celebraron la Pascua (Josué 5:8-10 NVI).

Hay cosas que hemos hecho y cosas que tenemos dentro del Reino de Dios y dentro de la iglesia, en las cuales hemos operado hasta el nivel de revelación que teníamos previamente. Pero ahora todo avanza a un nivel superior.

Aquí ellos celebraron la Pascua y re-institucionalizaron la circuncisión, la cual habían dejado de hacer en el desierto. Ellos vinieron a consagrarse a Dios; se borró el reproche del pasado, se quitaron los obstáculos, se llevó a cabo la purificación y el refinamiento. Cuando entramos en un nuevo nivel de revelación, en la nueva medida en que Dios nos la abre en su plenitud, incluso en las cosas que ya hemos hecho, comenzarán a tener nuevos niveles de significado.

24. La generación de Josué funcionará con el reino angelical.

Esto es algo que le causa a los cristianos muchos problemas y argumentos innecesarios. ¿Por qué necesitamos a los ángeles si tenemos al Espíritu Santo? – usted sabe, ese tipo de comentarios. Los ángeles y el Espíritu Santo son completamente diferentes. De hecho, todos los ángeles tienen funciones propias y particulares.

Por ejemplo, una noche, cuando Ian Clayton estaba aquí, dejó caer incienso en el suelo y el aroma de la misma llenó la habitación. El aroma me llevo al Reino de los cielos y vi un dosel (como un toldo), y grandes ángeles fueron liberados del trono. Tenían alas enormes y plumas afiladas, yo podía deducir que las iban a usar como armas. Supe instintivamente quienes ellos eran ángeles cazadores. Ellos salen a traer una cosecha. Sus armas tratan de eliminar la ceguera de los ojos de las personas, lo que les impediría responder a la verdad. Y Dios los está liberando ahora mismo. Estos son diferentes a los ángeles que se reúnen, o de los ángeles que observan, o de los otros ángeles que vemos. Inclusive, notará que los describimos por su función.

Cierto día Josué, que acampaba cerca de Jericó, levantó la vista y vio a un hombre de pie frente a él, espada en mano. Josué se le acercó y le preguntó: ―¿Es usted de los nuestros, o del enemigo?    ― ¡De ninguno! —respondió—. Me presento ante ti como comandante del ejército del  Señor. Entonces Josué se postró rostro en tierra y le preguntó: ― ¿Qué órdenes trae usted, mi Señor, para este siervo suyo?    El comandante del ejército del  Señor  le contestó: ―Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar que pisas es sagrado. Y Josué le obedeció (Josué 5:13-15 NVI).

Cuando se lee que ‘él levanto los ojos’, eso significa que estaba mirando hacia los cielos, y viendo en otro reino, otra dimensión. Cuando vuelva a leer las Escrituras, verá ejemplos como este en otros lugares. Abraham también ‘alzó los ojos y miró’ y vio los tres hombres frente a su tienda (Génesis 18:2). Y en éste pasaje, el comandante del ejército del Señor, le dio a Josué una estrategia que lo ayudo a ser victorioso y exitoso.

Cuando alabamos a Dios, esa gran alabanza libera a algunos de éstos ángeles. Lea el Salmo 149 y verá más al respecto, de cómo ejecutamos juicios escritos, y como ejecutamos venganza sobre el enemigo.

Nuestra lucha no es contra carne ni sangre. La estrategia terrestre no es suficiente.

25. La generación de Josué escuchará la estrategia de Dios para la guerra.

Pero el Señor  le dijo a Josué: ¡He entregado en tus manos a Jericó, y a su rey con sus guerreros!  Tú y tus soldados marcharán una vez alrededor de la ciudad; así lo harán durante seis días.  Siete sacerdotes llevarán trompetas hechas de cuernos de carneros, y marcharán frente al arca. El séptimo día ustedes marcharán siete veces alrededor de la ciudad, mientras los sacerdotes tocan las trompetas.  Cuando todos escuchen el toque de guerra, el pueblo deberá gritar a voz en cuello. Entonces los muros de la ciudad se derrumbarán, y cada uno entrará sin impedimento (Josué 6:2-5 NVI).

Cuando Dios dijo “Mira”, ¿Cómo pudo Josué ver eso? No había sucedido todavía. La respuesta es que Dios le estaba mostrando en los reinos del cielo lo que sucedería. Es exactamente como Jesús dijo que hizo las cosas que vio hacer al Padre (Juan 5:19). ¿En que reino vio que el Padre los estaba haciendo? El Espíritu Santo revelará las cosas que están por venir, antes de que realmente sucedan, porque vemos y podemos entrar en un reino diferente.

De nuevo, cuando éste pasaje habla de una ciudad con su rey y sus guerreros, podemos entender eso únicamente en el mundo natural. Pero más allá de eso, en los reinos del cielo, también hay montañas, gobernantes y reyes. Necesitamos tratar con ellos en ese mundo para tratar con sus contrapartes en éste mundo. Como escribí la última vez, es por eso que históricamente hemos luchado por vencer en este mundo, es porque no podemos hacerlo de manera efectiva sin tratar primero con el reino celestial.

Al igual que Jesús, también necesitamos ver lo que el Padre está haciendo para traerlo a la tierra. Si así es como Jesús actuó (y él nos dijo que sí), entonces así también es como nosotros debemos actuar. Jesús vivió constantemente en dos mundos, en relación con el Padre.

La estrategia que Dios dio para Jericó fue muy clara y muy detallada. Y la estrategia que Josué recibió en los mundos celestiales, la tuvo que llevar a cabo en el reino terrenal. Necesitamos poder hacer eso, todos los días, todo el tiempo. Esto es lo que significa vivir dualmente en los reinos, ver lo que el Padre está haciendo y estar constantemente conectado.

Y esto es lo que se necesita para traer el cielo a la tierra.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

Anuncios

Autor: Freedom ARC

Freedom Apostolic Resource Centre, Barnstaple, UK.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.