Características de la generación de Josué (#36-40)

Mike Parsons
c
on Jeremy Westcott –  

36. La generación de Josué traerá la revelación a la próxima generación de que cualquier cosa que sus pies pisen, eso poseerán.

Esta posesión incluye no solo en éste mundo, sino también en los lugares celestiales. Ambos son su herencia y destino.

Ese mismo día Moisés me hizo este juramento: “La tierra que toquen tus pies será herencia tuya y de tus descendientes para siempre, porque fuiste fiel al Señor mi Dios.” (Josué 14:9 NVI)

Ahora, como sabemos, Dios no pretendía que la herencia fueses solo un pedazo de tierra, sino todo el mundo. “En efecto… Abraham y su descendencia recibieron la promesa de que él sería heredero del mundo, sino mediante la fe, la cual se le tomó en cuenta como justicia.” (Romanos 4:13 NVI).

“Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: ―Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18a. NVI).

Toda la creación está gimiendo mientras espera que los hijos de Dios sean revelados. Cuando usted toma su lugar como hijo en los reinos celestiales, usted comienza a poseer su herencia, que es toda la creación. Usted notará que puede ir a cualquier lugar en la creación, usted verá las galaxias – de hecho, nosotros también deberíamos crear. Nosotros deberíamos hacer las obras que hizo Jesús. ¿Quién creo las estrellas y las galaxias?  Jesús lo hizo.  Usted puede ir y hacer lo mismo, de hecho, lo hará. Si, en la eternidad, pero puede ir y hacerlo ahora mismo. Si tiene acceso a éstos reinos y especialmente a la los tribunales.

Los tribunales del cielo emiten documentos que le confieren la autoridad para actuar aquí en la tierra. A veces esa es la razón por la cual no podemos hacer cosas que sabemos que deberíamos haber sido capaces de hacer; hemos olvidado ir a los tribunales del cielo para obtener la autoridad necesaria.

Si esa fue la razón y no sabíamos que debíamos hacerlo, lo sabemos ahora.

37. La generación de Josué estimulará la pasión de amar a Dios, y caminar en sus caminos, y servirle con todo nuestro corazón y alma.

“Y esfuércense por cumplir fielmente el mandamiento y la ley que les ordenó Moisés, siervo del Señor: amen al Señor su Dios, condúzcanse de acuerdo con su voluntad, obedezcan sus mandamientos, manténganse unidos firmemente a él y sírvanle de todo corazón y con todo su ser.” (Josué 22:5 NVI)

“Hagan, pues, todo lo que está de su parte para amar al Señor su Dios.” (Josué 23:11 NVI)

Dios aborrece la tibieza y nosotros también. Tomará diligencia, auto-disciplina y perseverancia, pero la generación de Josué se enfocará tanto en andar en Sus caminos y en servirle de todo corazón, que nos apartara y hará que los demás se den cuenta. El amor de Dios se convertirá en una pasión para nosotros, arderá en nuestros corazones, y será impensable que le ofrezcamos algo menor que la completa obediencia y dedicación. A Josué, el sumo sacerdote en el libro de Zacarías, se le permitió el acceso a los reinos celestiales si él caminaba en los caminos de Dios y ejecutaba las leyes de Dios: sabemos que la misma oferta está abierta para nosotros. Una vez que hemos probado eso, ¿cómo podríamos alejarnos?

38. La generación de Josué advertirá a la próxima generación sobre los peligros de transigir y retroceder.

Existe un peligro real si ves todo esto y eliges alejarte de esto. Ian Clayton ha explicado como el espíritu del anticristo es aquel, que camina con la iglesia y luego se aleja para comenzar a sembrar falsas doctrinas. Una vez que llegamos aquí no hay marcha atrás.

“Porque si ustedes le dan la espalda a Dios y se unen a las naciones que aún quedan entre ustedes, mezclándose y formando matrimonios con ellas, tengan por cierto que el Señor su Dios no expulsará de entre ustedes a esas naciones. Por el contrario, ellas serán como red y trampa contra ustedes, como látigos en sus espaldas y espinas en sus ojos, hasta que ustedes desaparezcan de esta buena tierra que el Señor su Dios les ha entregado.” (Josué 23:12-13 NVI).

39. La generación de Josué le encargará de recordarle a la próxima generación de nunca dejar de hacer guerra.

La lucha continúa hasta que el Reino de Dios llene la tierra, hasta que la gloria de Dios llene la tierra, y Jesús regrese. Mientras tanto no podemos rendirnos, no podemos bajar la guardia; ni tampoco la generación que le sigue.

Después de la muerte de Josué, los israelitas le preguntaron al Señor: ― ¿Quién de nosotros será el primero en subir y pelear contra los cananeos? (Jueces 1:1NVI)

Ellos continuaron consultando con el Señor. Ellos no dijeron: ‘Ahora que Josué ha fallecido, nosotros podemos hacer lo que bien nos parezca.’ La guerra todavía continuaba, a pesar que ya habíamos leído que  Josué les había repartido la tierra (Josué 11:23).

Los Cananeos todavía estaban en el resto del mundo, todavía eran enemigos de Israel y de Dios. Israel era el heredero del mundo, destinado a ser una bendición para él. Se suponía que los Israelitas debían llevar esa bendición al  mundo entero. Obviamente, ellos no hicieron eso. Se detuvieron y quedaron cortos, a pesar que Dios ya les había dicho: “Pero juro por mí mismo, y por mi gloria que llena toda la tierra…” (Números 14:21 NVI).

Sin embargo ese sigue siendo el plan de Dios, como dice Isaías:

En los últimos días, el monte de la casa del Señor será establecido como el más alto de los montes; se alzará por encima de las colinas, y hacia él confluirán todas las naciones. (Isaías 2:2NVI).

La montaña, el lugar de la autoridad; la casa del Señor; todo éstos están en los reinos celestiales. Es decir, se desarrolla en éste ámbito así como todas las montañas de influencia y las demás autoridades terrenales comienzan a llegar a la iglesia. Porque estamos viviendo en la plenitud de nuestra filiación, como hijos de nuestro Padre celestial, porque comenzamos a irradiar la bondad de Dios. Comenzamos a manifestar la luz y comenzamos a vivir en la luz creativa, no la luz creada. Algunas cosas increíbles están por llegar pero tenemos que estar preparados.

Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin. Gobernará sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para siempre. Esto lo llevará a cabo el celo del Señor Todopoderoso. (Isaías 9:7NVI).

La justicia y la honradez son los cimientos del trono del cielo, los cimientos del trono del reino. Dios lo va a lograr: El se saldrá con la suya.

40. La generación de Josué establecerá una elección clara para la próxima generación.

Pueden elegir el pasado, o pueden elegir caminar en su futuro destino.

Hay mucho que ya tenemos, que ya conocemos y disfrutamos y es bueno. Las personas pueden elegir quedarse con eso, pero si lo hacen, extrañaran lo mejor que Dios tiene guardado para nosotros. No queremos tomar posesión de lo que Dios tiene guardado para nosotros y quedarnos quietos, establecernos en la tierra y ya. Nuestra influencia tiene que aumentar y crecer, porque es la naturaleza de Dios; Él quiere llenar la tierra con su Gloria.

…Por lo tanto, ahora ustedes entréguense al Señor y sírvanle fielmente. Desháganse de los dioses que sus antepasados adoraron al otro lado del río Éufrates y en Egipto, y sirvan solo al Señor. Pero, si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los Amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor. (Josué 24:14-15 NVI).

Estamos concluyendo ahora, no solamente estos mensajes sobre la generación de Josué, sino de toda la serie de 15 meses en el calendario profético. La próxima vez comenzaremos algo nuevo, pero por ahora quisiera dejarles con lo siguiente: Josué tenía 110 años antes de morir, habiendo cumplido su destino. Aun hay tiempo para todos los que hemos sido llamados con éste propósito de levantar y soltar la próxima generación que cosechará almas. Dios quiere que lo hagamos.

Ya sea que se trate de la generación de Josué que toma nuestra herencia y trae a otros, o si es parte la siguiente generación – la generación que verá regresar a Jesús, Dios quiere revelarnos nuestro destino y desea ver su cumplimiento en nosotros.

Otros artículos de Freedom ARC

Facebook: Hablemos Verdad

Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
Anuncios

Características de la generación de Josué (#31-35)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott    

Nos acercamos al final de ésta serie mirando a la generación que poseerá todo lo que Dios ha prometido, y serán los pioneros que inspiren a otros hacer lo mismo.

31. La generación de Josué será implacable en la búsqueda y en la erradicación del enemigo.

Una vez más, no estamos hablando de luchar contra carne, ni sangre, sino que no debemos comprometernos al tratar con las fuerzas espirituales de maldad. Debemos ser implacables, sin comprometerse. No podemos vivir junto a ellos; tenemos que destruirlos.

Josué conquistó todas las ciudades de aquellos reinos junto con sus reyes; a estos mató a filo de espada, destruyéndolos por completo. Así obedeció Josué todo lo que Moisés, siervo del Señor, le había mandado…Porque el Señor endureció el corazón de los enemigos para que entablaran guerra con Israel. Así serían exterminados sin compasión alguna, según el mandato que el Señor le había dado a Moisés. (Josué 11:12,20 NVI)

Esto es una imagen de algo que hicieron en el ámbito natural y debemos hacer lo mismo en el ámbito espiritual. Cuando lo hacemos, nos da autoridad para gobernar.

32. La generación de Josué se asegurará de que nada de lo que Dios ordene quede inconcluso.

Necesitamos ser fieles en llevar a cabo los mandamientos de Dios y llevarlos a cabo plenamente. Necesitamos perseverar.

Así como el Señor había ordenado a su siervo Moisés, también Moisés se lo ordenó a Josué. Y este, por su parte, cumplió al pie de la letra todo lo que el Señor le había ordenado a Moisés. (Josué 11:15 NVI).

Necesitamos cumplir la palabra de Dios. Si tomamos los mandamientos de Dios, los consejos de Dios y los cumplimos, entonces debemos conocerlos. Necesitamos leer la palabra de Dios, luego ir al cielo con ella, obtener revelación y traerla de regreso.

33. La generación de Josué conducirá a la próxima generación hacia su herencia y completo descanso.

Así logró Josué conquistar toda aquella tierra, conforme a la orden que el Señor le había dado a Moisés, y se la entregó como herencia al pueblo de Israel, según la distribución tribal. Por fin, aquella región descansó de las guerras. (Josué 11:23 NVI).

Él tomó todo lo que se le prometió, la totalidad de la tierra. Ahora bien, ese tuvo que haber sido el punto de partida para ir al resto del mundo y bendecir al mundo entero. Recuerde que a Abraham le fue dado el mundo entero como su herencia, no solo una pequeña porción de tierra en el Medio Oriente. Se suponía que debían ir desde ese lugar para llenar la tierra, pero nunca lo hicieron. Entonces, se le quitó el reino y se le entregó a un pueblo que si lo hará. Jesús dijo que toda autoridad le ha sido entregada en el cielo y en la tierra, y que sus seguidores debían ir y discipular a las naciones. Esa es la misma autoridad en el cielo y en la tierra, es la autoridad concedida en el cielo para ser trabajada en la tierra.

Esta escritura dice que tuvieron descanso. En uno de mis encuentros, cara a cara con Jesús, él me llevó y me mostró su reposo, lo que ha de suceder desde una posición de reposo. El me lo enseñó en Mateo 11 y en Hebreos 4. Todo lo que hacemos debe venir desde éste reposo. Desde una perspectiva de paz, de integridad, no del afán o de la lucha; no de estar cargados y cansados por tratar de hacer las cosas con nuestra propia fuerza. Todo tiene que salir del reposo; entonces, hacemos las cosas con la fuerza de Dios.

“Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.” (Mateo 11:29 NVI).

La palabra traducida como “apacible” es la palabra que se usa cuando un potro salvaje esta bajo completo control, cuando ya ha sido domado y tiene el freno en su boca, de manera que cualquier jinete puede controlarlo. De igual manera, nosotros sabiendo que somos como un potro salvaje, con poder y autoridad, pero totalmente sometidos como lo fue Jesús al Padre. “Solo hago la voluntad de quién me envió ” (ver Juan 4:34 y 6:38).

La falsa humildad es orgullo disfrazado, diciendo que no soy bueno, que no tengo nada que ofrecer. La verdadera humildad consiste en decir: “Soy un hijo de Dios, sentado en lugares celestiales. Tengo autoridad y poder. Y elijo rendir esa autoridad y poder solo para hacer loe que veo hacer al Padre.”

En una completa rendición, puedes venir desde el reposo de Dios.

34. La generación de Josué tendrá fuerza sobrenatural para la guerra.

Serán como Caleb, que a los 85 años todavía iba y venía de luchar.

Entonces, vamos a entender que nada de esto tiene que ver con la edad; se trata de quiénes somos y que somos en el espíritu. No importa cual sea nuestra edad física, en el espíritu podemos tener regencia y fortaleza para vencer.

“Y todavía mantengo la misma fortaleza que tenía el día en que Moisés me envió. Para la batalla tengo las mismas energías que tenía entonces. Dame, pues, la región montañosa que el Señor me prometió en esa ocasión. Desde ese día, tú bien sabes que los Anaquitas habitan allí, y que sus ciudades son enormes y fortificadas. Sin embargo, con la ayuda del Señor los expulsaré de ese territorio, tal como él ha prometido.” (Josué 14:11-12 NVI).

Caleb y Josué como vimos en la característica #7 tenían un espíritu diferente sobre ellos. Ellos tenían una actitud. Ellos iban a gobernar. Vinieron con autoridad y poder.

Déjeme preguntarle lo siguiente: Cuando Caleb entraba y salía ¿De dónde cree que salía y entraba? De los reinos celestiales, porque de allí salió su fuerza para la guerra. Si usted sube y baja, podrá ir de un lado a otro como hemos visto antes.

Una de las cosas que realmente me gusta de Caleb es a dónde fue cuando salió a la guerra: ¡a las montañas! Dame esta zona o país de colinas montañosas, porque en las colinas en las montañas (es el lugar de autoridad, como ahora lo entendemos) allí era donde estaban los gigantes. No se iba a conformar con los lugares fáciles, donde no había mucho que conquistar.

35. La generación de Josué matarán gigantes y serán los precursores de la próxima generación.

Tengo una espada que me permite destruir y cortar las cabezas de los gigantes. Todos nosotros debemos matar gigantes. Todos ustedes tienen gigantes que están ocupando sus tronos en los reinos celestiales, es decir a menos ya hayan estado allí y ya los hayan desposeído. Usted debe despojar al enemigo para poder poseer su herencia. En los Reinos celestiales es donde se hace, y liego ejecuta su herencia en la Tierra.

Debemos hacer esto como parte de nuestro rol como precursores. Debemos tomar nuestro lugar de autoridad. No debemos dejar pasar esto como teoría: tiene que salir de nuestra experiencia si queremos llevar a otros a ella.

Ahora puedo hablar de matar gigantes porque ya he matado a uno. Anteriormente, no podía hablar de ello. Yo no les voy a hablar de teoría, solamente les hablaré sobre las cosas que he hecho y sobre los lugares en los que he estado, para que ustedes puedan ir allá también. Y si ustedes van a lugares donde yo no he estado, y hacen cosas que yo no he hecho, usted puede testificar de esas cosas de manera que yo pueda ir y hacerlas también.

Así es como funciona el testimonio, abre mis experiencias a usted, y sus experiencias a mi; la nuestra para los demás y la de ellos para nosotros. Y así lo conquistamos por la palabra de nuestro testimonio.

Caleb expulsó de Hebrón a tres descendientes de Anac: Sesay, Ajimán y Talmay. (Josué 15:14 NVI).

Hay 9 razas de gigantes que surgieron de la actividad de los ángeles caídos y que no mantuvieron su lugar, tal y como lo leemos en Judas. Los Nephilim no tenían espíritus humanos, así que cuando murieron se fueron a los reinos celestiales, donde ocuparon montañas y tronos.

Si tomamos nuestro lugar de autoridad, tenemos que matar a los gigantes. Y si vamos a recibir completamente nuestra herencia, también tendremos que matar dragones, porque si va a los reinos celestiales también se encontrará con ellos. Sé que tal vez todo esto le sonará un poco ‘fantasioso’, pero yo lo he visto y por lo tanto se lo puedo decir. Realmente depende de usted de lo que quiera hacer con esta información. Yo le recomiendo que vaya a la presencia de Dios y le pida que se lo muestre.

Los dragones son otro resultado de los intentos de Satanás de manipular el ADN. En el jardín Satanás ensombreció a Eva. De eso se trataba la fruta prohibida. No era como comer una manzana de un árbol. Fue un ensombrecimiento donde Satanás mezcló su ADN. Caín y Abel eran gemelos, pero uno de ellos tenía a Satanás como su padre. Es por eso que Caín mato a Abel, para detener la línea de Adán en el futuro, para que la línea reptil pueda llenar la tierra.

El ADN es importante, porque solo el ADN podría ocupar los reinos del cielo. Solo el ADN podría heredar. Entonces Satanás necesitaba ADN. Ya lo había intentado manipular en la primera creación, donde la contaminó con su semilla reptil a los dinosaurios. Cuando esos dinosaurios murieron, sus espíritus se convirtieron en dragones en los reinos celestiales.

Los dragones ocupan nuestra herencia. Cuando les cortamos la cabeza, asegurémonos de córtales la cola y abrirlos por la mitad y sacar todo lo que tiene en el vientre. Allí están nuestros pergaminos de vida y todo lo que Dios quiere que tengamos. Eso es lo que hacen: detienen la provisión y la herencia de Dios que llega a nosotros.

Debemos matar a los gigantes para tomar nuestro lugar de autoridad; y debemos matar a los dragones para recibir nuestra herencia.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

 

 

Características de la generación de Josué (#26-30)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott

Josué condujo a los hijos de Israel a su herencia. Si quisiéramos hacer lo mismo, ¿qué tipo de personas deberíamos ser?

26. La generación de Josué comenzará a ser conocida y atraerá la atención del público.

Antes del avivamiento que experimentamos aquí en el 2011, prácticamente nadie fuera de norte de Devon sabía que existíamos. De repente, debido a lo que Dios comenzó hacer aquí, todo tipo de personas nos notaron y comenzaron a buscar una relación con nosotros.

Y algunas de las otras cosas que han sucedido desde entonces – como que Ian Clayton haya venido acá, y luego mencionarnos dondequiera que viaja – nos han dado a conocer en países alrededor del mundo. Este blog está siendo leído en el Reino Unido y Europa, pero también en África, América, Australia, Rusia, y el lejano Oriente. Cientos alrededor del mundo se han afiliado a nuestro programa ENGAGING GOD y miles se suscriben al canal de YouTube.

¿Quién hubiese esperado esto? Ciertamente no fue por desarrollo propio. Dios tiene una razón para este proceso. Él quiere que ayudemos a otras personas a entrar en la revelación que hemos recibido y quiere que los equipemos y les permitamos entrar en su propia herencia.

Así que el SEÑOR estaba con Josué y su fama estaba por toda la tierra (Josué 6:27).

Ahora bien, fundamentalmente, nada de esto es realmente sobre nuestra fama, se trata de la fama de Dios. Estamos aquí para dar a conocer a Dios en toda la tierra. Pero tendremos reconocimiento público en el camino, y eso traerá batallas públicas. Esas batallas sucederán porque lo que estamos trayendo provocará una reacción tanto en el ámbito espiritual como en el natural.

Se harán todo tipo de críticas y todo tipo de acusaciones debido a lo que estamos haciendo. Mucha gente aún no entiende. Dirán que estamos haciendo cosas con la Nueva Era o con el poder del ocultismo. También dijeron lo mismo de Jesús, y debemos estar preparados para eso. Necesitamos tener confianza en nuestra identidad y en la revelación que Dios nos ha dado. Estaremos bajo el escrutinio del público de una forma u otra. Por lo que debemos cerciorarnos que no hay ningún orgullo en lo que hacemos. Necesitamos ser humildes. Se trata de lo que Dios está haciendo, no de lo que nosotros estamos haciendo. Se trata de Él, pero Él nos usa. Por lo tanto debemos gobernar nuestra casa, y deshacernos de cualquier cosa de pecado o iniquidad en nosotros, lidiar con cualquier obstáculo en nuestras propias vidas.

Si tenemos necesidad de afirmación o reconocimiento por parte de los hombres, vamos a tener que lidiar con ello, porque es la afirmación de Dios lo que realmente necesitamos. Y si recibimos la afirmación y el reconocimiento de la gente, podemos recibirla con agradecimiento, pero luego vayamos y lo intercambiamos en piso de operaciones permutables del cielo, ve y arroja tus coronas delante de Él

27. La generación de Josué asumirá una posición radical contra el pecado.

El pecado va a ser expuesto. Ya está sucediendo, siempre ha sucedido. Pero todo el reino angelical se volverá activo en exponer el pecado.

—¡Levántate! ¡Purifica al pueblo! Diles que se consagren para presentarse ante mí mañana, y que yo, el Señor, Dios de Israel, declaro: “¡La destrucción está en medio de ti, Israel! No podrás resistir a tus enemigos hasta que hayas quitado el oprobio que está en el pueblo”. Mañana por la mañana se presentarán por tribu. La tribu que yo señale por suertes presentará a sus clanes; el clan que el Señor señale presentará a sus familias; y la familia que el Señor señale presentará a sus varones. El que sea sorprendido en posesión del botín de guerra destinado a la destrucción será quemado junto con su familia y sus posesiones, pues ha violado el pacto del Señor y ha causado el oprobio a Israel (Josué 7:13-15 NVI).

No podemos tener cosas en nuestra vida que nos impidan estar en victoria contra el enemigo. Necesitamos deshacernos de esas cosas. En parte esa es la función de los ángeles que se reúnen, ellos están quitando las piedras de tropiezo de nuestro medio. Purificación, refinación el calor del horno de Dios se está elevando, para sacar todas las impurezas del oro a la superficie. Luego, cuando es desnatado, la superficie de oro es un espejo absoluto que refleja la gloria de Dios. Para eso nuestras vidas están allí, para reflejar la gloria de Dios – reflejar lo que está en el cielo – en la tierra.

Estamos entrando en un momento en el que la historia de Ananías y Safira será importante entender. Le mintieron al Espíritu Santo y cayeron muertos. Cuando comenzamos a entrar en el nuevo mover que Dios está revelando, de repente los niveles de responsabilidad aumentan. A mayor responsabilidad, sin duda hay mayor autoridad y poder, pero el nivel de pureza y santidad requerido para operar en esa dimensión también incrementa enormemente.

Yo soy responsable de entrar en el fuego de Dios personalmente. Y lo estoy ofreciendo para usted también, pero depende de usted si lo hace o no. Yo he cumplido con mi responsabilidad, usted debe decidir cómo responderá. ¿Va a entrar en el fuego? Con cualquiera de las dos opciones las consecuencias de la decisión son suyas.

28. La generación de Josué tendrá cuidado de buscar siempre el consejo de Dios antes de tomar decisiones.

Es peligroso para nosotros hacer cosas aquí en la tierra (yendo y viniendo) sin haber estado primero en el cielo. No debemos hacerlo.

Los hombres de Israel participaron de las provisiones de los Gabaonitas, pero no consultaron al Señor. Entonces Josué hizo con ellos un tratado de ayuda mutua y se comprometió a perdonarles la vida. Y los jefes israelitas ratificaron el tratado  (Josué 9:14-15 NVI).

Hicieron pacto con un pueblo que los engañaba, que fingían no ser habitantes de la tierra, sino que venían de muy lejos. Y Josué no levantó la vista hacia el cielo para ver. Este pacto con los Gabaonitas fue un problema para Israel por todas las generaciones venideras. Hicieron un pacto con el enemigo porque no buscaron a Dios primero.

No debemos tomar decisiones basadas en lo que parece correcto. Las apariencias engañan. No podemos confiar con nuestros ojos naturales.: tenemos que ver en el reino del espíritu si queremos tomar decisiones correctas. Obtener nuestra estrategia directamente desde el cielo es el único curso que nos mantendrá a salvo.

29. La generación de Josué pondrá al enemigo bajo sus pies.

El enemigo aquí no son personas. Nosotros no ponemos a las personas bajo nuestros pies. Nosotros no pisoteamos a la gente. Nosotros honramos y respetamos a la gente. Traemos personas de su cautiverio a la libertad. Eso significa que echamos fuera demonios, destruimos fortalezas, tratamos con una realidad espiritual que está mas allá de lo que podemos ver en lo natural. Necesitamos ver a los gigantes derrotados, y a los dragones, ya el resto de los demás principados, potestades y gobernadores de las tinieblas. Entonces tenemos que poner al enemigo bajo nuestros pies.

En éste pasaje los reyes representan a esos gobernantes en los reinos celestiales:

Cuando se los trajeron, Josué convocó a todo el ejército israelita y les ordenó a todos los comandantes que lo habían acompañado: «Acérquense y písenles el cuello a estos reyes». Los comandantes obedecieron al instante. Entonces Josué les dijo: No teman ni den un paso atrás; al contrario, sean fuertes y valientes. Esto es exactamente lo que el Señor hará con todos los que ustedes enfrenten en batalla (Josué 10:24-25 NVI).

A través del poder y la victoria de la cruz, Jesús hizo un espectáculo público de todos los renos demoníacos, y ya no tienen autoridad. Nosotros tenemos autoridad sobre ellos.  Es posible que aún no hayamos tomado posesión de esa autoridad, pero estamos empezando a hacerlo.

Tenemos que gobernar sobre ellos, y poner a los gobernantes en esos reinos bajo nuestros pies.

30. La generación de Josué manifestará milagros y prodigios.

Ese día en que el Señor entregó a los Amorreos en manos de los israelitas, Josué le dijo al Señor en presencia de todo el pueblo: «Sol, detente en Gabaón, luna, párate sobre Ayalón». El sol se detuvo y la luna se paró, hasta que Israel se vengó de sus adversarios. Esto está escrito en el libro de Jashar (Josué 10:12-13a NVI).

Un evento sobrenatural: el tiempo se detuvo. Les dio la oportunidad de vencer al su enemigo.

(El libro de Jashar mencionado aquí, dicho sea de paso, fue excluido de las Escrituras por el concilio de Nicea, operando bajo la autoridad del emperador Constantino. Él no quería que se supiera nada de esto, porque no quería que los creyentes ordinarios supiesen que pueden gobernar. Él quería gobernar a través de los pastores de la iglesia a quienes pagó, y por eso dio lugar a la estructura institucional que todavía tenemos que ver desmantelada hoy día. Obtenga el CD, como dice Ian Clayton – El dio una sesión completa al respecto. En Nicea trataron incluso de sacar a 1 y 2 de Pedro y el libro de Judas (los cuales dicen cosas muy interesantes que no se encuentran en ninguna parte de las escrituras). Esos libros hablan acerca de entrar en estos reinos, acerca de operar con autoridad y poder en los lugares celestiales. Pero hay muchos libros que solían considerarse como escrituras que no entraron en nuestro canon porque el enemigo no los quería allí).

El sol se detuvo y la luna se paró, hasta que Israel se vengó de sus adversarios. Esto está escrito en el libro de Jashar. Y, en efecto, el sol se detuvo en el cenit y no se movió de allí por casi un día entero. Nunca antes ni después ha habido un día como aquel; fue el día en que el Señor obedeció la orden de un ser humano. ¡No cabe duda de que el Señor estaba peleando por Israel! (Josué 10:13b-14 NVI).

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

Características de la generación de Josué (#21-25)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott – 

El velo está abierto: en el espíritu podemos caminar a través de ese velo, el cual es el cuerpo de Cristo Jesús hacia los reinos celestiales. Por lo tanto podemos vivir allí. Existe una dimensión completa allí en la que podemos entrar. La tierra prometida no es solamente aquí, en la tierra, se trata de traer el cielo a la tierra. Como vimos la última vez, para ser verdaderamente efectivos, debemos gobernar en los cielos y luego llevar esa autoridad a este mundo. Hoy volveremos analizar las características de la generación de Josué, pero para hacerlo, quisiera alentarlos a que los analicen desde esa perspectiva.

Otro Josué

En primer lugar permítame mencionar a otro Josué por un momento, para poder comprender éste material. Este Josué en un Josué mucho más tardío, quién fue el Sumo Sacerdote, llamado a entrar a los reinos celestiales.

Luego el ángel del Señor le hizo esta advertencia a Josué: “Así dice el Señor    Todopoderoso: Si andas en mis caminos y me cumples como sacerdote, entonces gobernarás mi templo y te harás cargo de mis tribunales. ¡Yo te concederé un lugar entre estos que están aquí!” (Za 3:6-7 NVI).

“Si caminas en mis caminos y si cumples mis leyes”: esas son las cosas que hacemos aquí en éste mundo. Podemos leer el Salmo 119:1-40 para entender mas acerca de sus caminos: sus ordenanzas, su carácter, su naturaleza. Esto establece un precedente cuando cumplimos con los caminos de Dios. Luego, habla de ejecutar sus leyes: Si seguimos los principios del reino, en los reinos terrenales, veremos la manifestación del reino de los cielos en la tierra.

“Entonces también gobernarás mi casa”: gobernar la casa es algo que se debe hacer en los reinos celestiales. La casa de Dios es una dimensión de los reinos del cielo. Igualmente nosotros somos una casa, una morada, para Dios.

“Y te harás cargo de mis tribunales “: las cortes del cielo son donde Dios administra la justicia, la jurisdicción del reino de Dios, manifestada en los cielos, puede ser superada aquí en la tierra.

“Y les concederé libre acceso entre éstos que están parados aquí”: de pie ante el trono, en el cielo. El Sumo Sacerdote tuvo acceso para entrar a la presencia de Dios. Si somos capaces de gobernar la casa y tomar las riendas de los tribunales, tendremos acceso a estar en la presencia de Dios, En su presencia personal, no solamente su presencia. Esta es la diferencia entre el humo y el fuego. El Humo es un indicativo de que hay fuego en alguna parte. La presencia de Dios que experimentamos aquí en la adoración es como el humo. Pero más allá de eso está su persona, que es el fuego. Este pasaje de Zacarías describe los protocolos por los cuales debemos pasar para poder mantenernos de pie en el fuego.

Volvamos ahora a nuestro Josué original.

21. La generación de Josué alentará a las personas a escuchar la palabra de Dios directamente

Entonces Josué les dijo a los israelitas: “Acérquense y escuchen lo que Dios el Señor  tiene que decirles” (Josué 3:9 NVI).

Es importante para nosotros como individuos, venir y escuchar las palabras de Dios por nosotros mismos, y capacitar a otros para que ellos hagan lo mismo. Necesitamos llegar al trono, entrar en los tribunales, gobernar la casa. Mi intención al hacerlo yo mismo, y enseñándoles a ustedes, es que los involucro a ustedes.

Entrar en los reinos del cielo, es para todos nosotros. Aparte de eso, yo tengo un rol que es traer señales, prodigios, milagros y sanidades. Eso lo voy a buscar yo por mi cuenta. Pero usted también necesita descubrir lo que está escrito en su pergamino y buscarlo por sí mismo. Cada uno de nosotros debe cumplir el destino que está escrito en su pergamino (el cual podemos encontrar en los reinos celestiales), leerlo, comérselo, meterlo dentro de nosotros, en nuestro corazón y comenzar a ejecutarlo.

22. La generación de Josué será honrada y respetada por la próxima generación.

Va a existir una cultura de honor. Jesús dijo, “Cualquiera que recibe a un profeta por tratarse de un profeta recibirá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo por tratarse de un justo recibirá recompensa de justo.” (Mateo 10:41 NVI) Tenemos que recibir a las personas en su don y en su llamado, para poder recibir la recompensa en nuestras vidas. Debemos honrarnos mutuamente y recibirnos unos a otros porque cada uno de nosotros tiene dones y llamados, y debemos tratar de ayudarnos mutuamente para poder cumplirlos y trabajar con ellos.

Aquel mismo día, el Señor  engrandeció a Josué ante todo Israel. El pueblo admiró a Josué todos los días de su vida, como lo había hecho con Moisés. (Josué 4:14 NVI)

23. La generación de Josué liberará a la próxima generación del reproche y los efectos de las generaciones pasadas, en una nueva revelación de actividades pasadas.

Una vez que todos fueron circuncidados, permanecieron en el campamento hasta que se recuperaron. Luego el  Señor  le dijo a Josué: hoy les he quitado de encima el oprobio de Egipto. Por esa razón, aquel lugar se llama Gilgal hasta el día de hoy. Al caer la tarde del día catorce del mes primero, mientras acampaban en la llanura de Jericó, los israelitas celebraron la Pascua (Josué 5:8-10 NVI).

Hay cosas que hemos hecho y cosas que tenemos dentro del Reino de Dios y dentro de la iglesia, en las cuales hemos operado hasta el nivel de revelación que teníamos previamente. Pero ahora todo avanza a un nivel superior.

Aquí ellos celebraron la Pascua y re-institucionalizaron la circuncisión, la cual habían dejado de hacer en el desierto. Ellos vinieron a consagrarse a Dios; se borró el reproche del pasado, se quitaron los obstáculos, se llevó a cabo la purificación y el refinamiento. Cuando entramos en un nuevo nivel de revelación, en la nueva medida en que Dios nos la abre en su plenitud, incluso en las cosas que ya hemos hecho, comenzarán a tener nuevos niveles de significado.

24. La generación de Josué funcionará con el reino angelical.

Esto es algo que le causa a los cristianos muchos problemas y argumentos innecesarios. ¿Por qué necesitamos a los ángeles si tenemos al Espíritu Santo? – usted sabe, ese tipo de comentarios. Los ángeles y el Espíritu Santo son completamente diferentes. De hecho, todos los ángeles tienen funciones propias y particulares.

Por ejemplo, una noche, cuando Ian Clayton estaba aquí, dejó caer incienso en el suelo y el aroma de la misma llenó la habitación. El aroma me llevo al Reino de los cielos y vi un dosel (como un toldo), y grandes ángeles fueron liberados del trono. Tenían alas enormes y plumas afiladas, yo podía deducir que las iban a usar como armas. Supe instintivamente quienes ellos eran ángeles cazadores. Ellos salen a traer una cosecha. Sus armas tratan de eliminar la ceguera de los ojos de las personas, lo que les impediría responder a la verdad. Y Dios los está liberando ahora mismo. Estos son diferentes a los ángeles que se reúnen, o de los ángeles que observan, o de los otros ángeles que vemos. Inclusive, notará que los describimos por su función.

Cierto día Josué, que acampaba cerca de Jericó, levantó la vista y vio a un hombre de pie frente a él, espada en mano. Josué se le acercó y le preguntó: ―¿Es usted de los nuestros, o del enemigo?    ― ¡De ninguno! —respondió—. Me presento ante ti como comandante del ejército del  Señor. Entonces Josué se postró rostro en tierra y le preguntó: ― ¿Qué órdenes trae usted, mi Señor, para este siervo suyo?    El comandante del ejército del  Señor  le contestó: ―Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar que pisas es sagrado. Y Josué le obedeció (Josué 5:13-15 NVI).

Cuando se lee que ‘él levanto los ojos’, eso significa que estaba mirando hacia los cielos, y viendo en otro reino, otra dimensión. Cuando vuelva a leer las Escrituras, verá ejemplos como este en otros lugares. Abraham también ‘alzó los ojos y miró’ y vio los tres hombres frente a su tienda (Génesis 18:2). Y en éste pasaje, el comandante del ejército del Señor, le dio a Josué una estrategia que lo ayudo a ser victorioso y exitoso.

Cuando alabamos a Dios, esa gran alabanza libera a algunos de éstos ángeles. Lea el Salmo 149 y verá más al respecto, de cómo ejecutamos juicios escritos, y como ejecutamos venganza sobre el enemigo.

Nuestra lucha no es contra carne ni sangre. La estrategia terrestre no es suficiente.

25. La generación de Josué escuchará la estrategia de Dios para la guerra.

Pero el Señor  le dijo a Josué: ¡He entregado en tus manos a Jericó, y a su rey con sus guerreros!  Tú y tus soldados marcharán una vez alrededor de la ciudad; así lo harán durante seis días.  Siete sacerdotes llevarán trompetas hechas de cuernos de carneros, y marcharán frente al arca. El séptimo día ustedes marcharán siete veces alrededor de la ciudad, mientras los sacerdotes tocan las trompetas.  Cuando todos escuchen el toque de guerra, el pueblo deberá gritar a voz en cuello. Entonces los muros de la ciudad se derrumbarán, y cada uno entrará sin impedimento (Josué 6:2-5 NVI).

Cuando Dios dijo “Mira”, ¿Cómo pudo Josué ver eso? No había sucedido todavía. La respuesta es que Dios le estaba mostrando en los reinos del cielo lo que sucedería. Es exactamente como Jesús dijo que hizo las cosas que vio hacer al Padre (Juan 5:19). ¿En que reino vio que el Padre los estaba haciendo? El Espíritu Santo revelará las cosas que están por venir, antes de que realmente sucedan, porque vemos y podemos entrar en un reino diferente.

De nuevo, cuando éste pasaje habla de una ciudad con su rey y sus guerreros, podemos entender eso únicamente en el mundo natural. Pero más allá de eso, en los reinos del cielo, también hay montañas, gobernantes y reyes. Necesitamos tratar con ellos en ese mundo para tratar con sus contrapartes en éste mundo. Como escribí la última vez, es por eso que históricamente hemos luchado por vencer en este mundo, es porque no podemos hacerlo de manera efectiva sin tratar primero con el reino celestial.

Al igual que Jesús, también necesitamos ver lo que el Padre está haciendo para traerlo a la tierra. Si así es como Jesús actuó (y él nos dijo que sí), entonces así también es como nosotros debemos actuar. Jesús vivió constantemente en dos mundos, en relación con el Padre.

La estrategia que Dios dio para Jericó fue muy clara y muy detallada. Y la estrategia que Josué recibió en los mundos celestiales, la tuvo que llevar a cabo en el reino terrenal. Necesitamos poder hacer eso, todos los días, todo el tiempo. Esto es lo que significa vivir dualmente en los reinos, ver lo que el Padre está haciendo y estar constantemente conectado.

Y esto es lo que se necesita para traer el cielo a la tierra.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

Ven y sube acá. Trayendo el Cielo a la Tierra.

Mike Parsons
con Jeremy Westcott

En las últimas publicaciones, hemos analizado las primeras 20 características de la generación de Josué. Antes de embarcarnos en las próximas 20 características, quisiera explorar algo que he insinuado con anterioridad pero en realidad no me he abierto completamente con el lector.

La generación de Moisés

¿Recuerda como la generación de Moisés no pudo entrar? Ellos salieron de Egipto, pero regresaron, en vez de entrar a la Tierra Prometida. La razón por la cual sus errores están registrados en las Escrituras es para que nosotros podamos aprender de ellos.

“No quiero que desconozcan, hermanos, que nuestros antepasados estuvieron todos bajo la nube y que todos atravesaron el mar. Todos ellos fueron bautizados en la nube y en el mar para unirse a Moisés. Todos también comieron el mismo alimento espiritual  y tomaron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los acompañaba, y la roca era Cristo. Sin embargo, la mayoría de ellos no agradaron a Dios, y sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. Todo eso sucedió para servirnos de ejemplo,  a fin de que no nos apasionemos por lo malo, como lo hicieron ellos. No sean idólatras, como lo fueron algunos de ellos, según está escrito: «Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se entregó al desenfreno». No cometamos inmoralidad sexual, como algunos lo hicieron, por lo que en un solo día perecieron veintitrés mil. Tampoco pongamos a  prueba  al Señor, como lo hicieron algunos y murieron víctimas de las serpientes. Ni murmuren contra Dios, como lo hicieron algunos y sucumbieron a manos del ángel destructor. Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos.” (1 Corintios 10:1-11 NVI)

Mil millones de trabajadores

La generación de Moisés no cruzó a su Tierra Prometida porque ellos vieron lo que tenían que enfrentar: Gigantes. ¿Vamos a cruzar a nuestra Tierra Prometida? La generación de Josué va a equipar una cosecha de mil millones de trabajadores. Los va a equipar en lo sobrenatural para traer el cielo a la tierra. Esos billones son solo los cosechadores, que eventualmente traerán la cosecha final en su plenitud, al final de los tiempos. Tendrán que existir muchos de ellos porque la batalla será cada vez más intensa, en la medida que la luz entre en la oscuridad, la desafíe y la venza. Esos cosechadores son la generación de Jesús, quienes lo verán regresar.

Algunos de los lectores de éste artículo pertenecen a la generación de Josué, otros a la generación de Jesús. Espero que nadie que lea esto pertenezca a la generación de Moisés, no quiero que se quede en el desierto.

En la tierra, así como en el cielo

Así que aquí estamos. Dios está cumpliendo sus propósitos. El final de los tiempos ha llegado: necesitamos Revelación de Él si queremos comprometernos tal y como son las cosas en el Reino de los Cielos y traerlo al mundo terrenal. Esto es lo que significa cuando oramos ‘en la Tierra, así como en el Cielo’. Depende de nosotros traer el Cielo a la Tierra.

La generación de Josué serán los precursores que han espiado la tierra. Lo que quizás no nos hayamos dado cuenta hasta ahora es que nuestra Tierra Prometida no son solamente las cosas terrenales. Para operar en al plenitud del Reino, debemos operar en los reinos celestiales y terrenales. Algunos de nuestro trabajo de espionaje se realizarán en los reinos terrenales, pero algunos en los reinos del cielo.

Dios ofreció a la generación de Moisés la tierra prometida, pero la gran mayoría de ellos dijo:”No podemos entrar.” Aun en la primera etapa de su travesía, Dios estaba dispuesto que toda la nación se reuniera con él en la cima de la montaña, pero le temieron al fuego, los relámpagos y el humo. Entonces le dijeron a Moisés: “No podemos entrar.” De igual manera, Dios les ofrece a todos acceso a los reinos celestiales ahora, porque Jesús los ha abierto para nosotros; eso es lo que significa que el velo del templo se rasgó en el momento de su muerte. Su propósito es que podamos experimentar todo lo que Él tiene para nosotros. Pero al igual que los hijos de Israel, muchos están diciendo:”No podemos entrar.”

Responsabilidad

El Reino de Dios tiene que ver con gobernar, con autoridad, y con regencia. Dios quiere que aprendamos a cómo gobernar nuestras vidas, y cómo gobernar en los reinos espirituales para traer el cielo a la tierra. Necesitamos aprender a dirigir y equipar a la generación de Jesús para que posean la tierra prometida. La palabra hebrea para ‘poseer ‘ significa ‘heredar apoderándose, desposeer, y convertirse en herederos.’ Fuimos creados como seres espirituales, para tener acceso a los reinos espirituales. Cuando Adán fue creado por primera vez, tuvo acceso a los reinos celestiales. No había nada para detenerlo. Solo el pecado le hizo perder ese acceso. La gloria con la que estaba vestido fue eliminada. Permítame ponerlo de la siguiente forma: es como si le hubiesen quitado la señal de banda-ancha de revelación, por eso ya no podía ver las cosas que estaban en esa frecuencia más alta de banda ancha; es decir, ya no podía ver los reinos del cielo.

Ahora bien, todo lo relacionado con el reino de Dios tiene un principio y un final. Pero el principio y el final son siempre el mismo. Es por eso que el pensamiento hebreo es siempre circular, no lineal como el griego. El pensamiento lineal habla de capas de cielos: el primer cielo, el segundo cielo, el tercer cielo, pero los reinos celestiales no son realmente de ese modo. Son dimensiones de autoridad. Quizás para nuestras mentes occidentales pueda parecerles así de simple y expresarlo como primero/segundo/tercero pero ésta forma de pensar es errada. Cuando leemos ‘tercer cielo‘ en los escritos de Pablo, asumimos que al menos deben existir capas por debajo, de un ‘primer’ y ‘segundo’ cielo. En el pensamiento Hebreo no existe ese tipo de implicación.

Para traer el reino de Dios a la tierra, así como esta en el cielo, implica que debemos cumplir el mandato de Adán: gobernar en el reino espiritual y hacerlo fluir en el reino natural. Cuando cumplamos ese mandato, veremos que la gloria de Dios llena la tierra:

Pero juro por mí mismo, y por mi gloria que llena toda la tierra (Nm. 14:21  NVI)

Debemos tener la experiencia de lo que significa operar en los reinos celestiales, si queremos incorporar a otras personas.; y eso es lo que Dios está haciendo ahora entre su pueblo. Él está abriendo camino para que nosotros podamos obtener acceso y comencemos a operar en los ámbitos el terrenal y el celestial. Aprendemos a gobernar en los reinos celestiales y luego aplicamos esa regla aquí.

Operar en autoridad

Antes de que podamos gobernar en este reino, necesitamos operar en autoridad en lugares celestiales.

Tenemos que subir y bajar antes de que podamos ir de un lado a otro. El problema es que hemos estado tratando de bajar el cielo, mientras estamos en el reino de la tierra. Es por eso que hemos sido golpeados  tanto por el enemigo; hemos estado tratando de enfrentarnos a las fuerzas espirituales de maldad y oscuridad con la dimensión de autoridad que tenemos aquí. Necesitamos llevar la autoridad celestial para derrotarlos. Es una dimensión diferente de autoridad. Para ejercer la autoridad celestial necesitamos subir,  y bajar el cielo con nosotros.

En la isla de Patmos, en el Espíritu Juan oyó una voz que decía: “Sube acá” (Ap.4:1b NVI). Esa voz todavía nos está hablando hoy. ¿Lo puedes escuchar?

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

Banda Sonora: Come Away [Ven Conmigo] – Jesus Culture

Características de la generación de Josué (#16-20)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott 

Dios está levantando una generación de Josué en nuestros días: una generación que entrará en su herencia y permitirá que otros hagan lo mismo. Hemos estado observando algunas de las características que definen dicha generación y hemos considerado cuales de dichas características se pueden observar en nuestras propias vidas.

16. La generación de Josué será obediente a la dirección de Dios.

“Solo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la ley  que mi siervo Moisés te ordenó. No te apartes de ella para nada; solo así tendrás éxito dondequiera que vayas.” (Josué 1:7 NVI)

Conocemos a nuestro Dios y lo amamos; y por eso queremos servirle. Queremos hacer todo aquello a lo que Él nos está llamando, y hacerlo por nuestro amor, por nuestra pasión, y por nuestro deseo de conocer más de Él.

Pero debemos tener cuidado, porque con una mayor revelación, viene una mayor responsabilidad. No podemos perder el tiempo con o que Dios nos muestra. La situación que vivieron Ananías y Safira volverá a ocurrir y no debería sorprendernos que las personas que le mientan al Espíritu Santo caigan sin vida. Si vamos a operar en la plenitud del poder de Dios en los días venideros, entonces el nivel de santidad requerida subirá más allá de la escala que conocemos. Esto es debido al nivel de revelación en que estamos comenzando a vivir así como también la clase de personas que debemos ser.

Para aquellos que escuchan pero se devuelven (en lugar de ser cuidadosos de lo que hacen), existe un peligro, y debemos ser conscientes de ello. Para evitar el peligro, debemos estar listos para hacer todo lo que Dios nos está llamando a hacer. Sin embargo esto no por miedo sino por amor.

17. La generación de Josué será próspera y exitosa.

Verán, si somos capaces de meditar y obtener la revelación de Dios, y si somos cuidadosos de hacer las cosas que Dios nos revela, seremos exitosos. Ésta generación está dispuesta a vencer y recibir. Aprenderemos superar los retos y aprenderemos a prosperar.

Prosperar no solo trata de asuntos financieros. La palabra significa “tener éxito a al nivel mas alto.” Y debemos tener éxito al nivel más alto tanto en el ámbito espiritual como en al ámbito natural. Si estamos recibiendo sabiduría y revelación al más alto nivel, entonces como resultado de eso seremos prósperos y exitosos. Todo a nuestro alrededor puede estar desmoronándose, y sucederá cuando los sistemas del mundo colapsen, pero debemos ser capaces de operar en los sistemas de Dios, en el reino de Dios.

El sistema financiero es sólo un ejemplo de esto, en el que bien podemos necesitar aprender hacer milagros y multiplicar las cosas como lo hizo Jesús. Jesús le dijo a Pedro que buscara una moneda en la boca de un pez para pagar sus impuestos. Habrán ocasiones en las que nosotros podremos hacer algo así, en donde conseguiremos finanzas de una manera sobrenatural. Y debemos dejar de decir ‘Oh, pero ese fue Jesús.’ Todo lo que hizo Jesús lo hizo como modelo de lo que deberíamos hacer. Él dijo: “Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre.” (Juan 14:12 NVI).

“Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.” (Josué 1:8 NVI)

18. La generación de Josué sabrá que camina con Dios.

Necesitamos caminar con Dios como un nuestro estilo de vida a diario.

“Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el  Señor  tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.” (Josué 1:9 NVI)

Cuando caminamos por el camino que Dios ha preparado para nosotros, cuando caminamos en nuestro destino, entonces sabremos que Dios está con nosotros. Y necesitamos saber cuál es nuestro destino, qué está escrito en nuestro manuscrito: y si no lo sabemos, podemos pedirle a Dios que nos lo muestre.

El Salmo 23 es la clave de éste estilo de vida de caminar con Dios. Necesitamos saber que aunque caminemos en valles de sombra y de muerte, y para ser honesto, así es la vida a diario, realmente, Dios está con nosotros todo el tiempo. Su vara y su cayado (la palabra y el Espíritu) nos consuelan. Él nos unge y nuestra copa se desborda. Quisiera alentarlos a que se apropien de éste Salmo, mediten en él y extraigan la verdad de su contenido; porque Dios está con nosotros y su bondad, misericordia y su amor nos seguirán y serán indicativos de la forma en que vivimos nuestras vidas.

19. La generación de Josué estará equipada para preparar provisiones para vivir por fe.

 “Vayan por todo el campamento y díganle al pueblo que prepare provisiones, porque dentro de tres días cruzará el río Jordán para tomar posesión del territorio que Dios el Señor  le da como herencia.” (Josué 1:11 NVI)

Tenemos que ser capaces de enseñar a las personas a vivir bajo la provisión de Dios. Cada uno de nosotros es responsable de tomar posesión de su propia herencia. Cada uno de nosotros debe estar equipado con las armas que necesitaremos, la revelación que necesitaremos y el estilo de vida que necesitaremos. Dios proporcionará todo lo que necesitaremos para tomar y poseer la tierra, tomar posesión de todo lo que Él tiene intención de ofrecernos y de lo que nos ha prometido. Necesitamos saber cómo acceder a esa disposición, tomarla para nosotros y enseñar a otros a hacer lo mismo.

20. La generación de Josué equipará a alas personas para ser consagradas (o santificadas), apartadas, dedicadas y santas.

“Josué le ordenó al pueblo: « Purifíquense, porque mañana el Señor  va a realizar grandes prodigios entre ustedes.” (Josué 3:5 NVI)

Aquí es donde muchos de nosotros estamos en el proceso. Cuando Israel estuvo en Gilgal, trataron con las cosas del pasado, aceptaron una nueva revelación de las verdades que habían olvidado y fueron apartados para los propósitos de Dios para su generación.

¿Quieres escuchar “Bien hecho, mi buen y fiel servidor”? ¿Quieres que se diga de ti, como de David, cumpliste el propósito de Dios en tu generación? Yo si quiero. Yo deseo cumplir el propósito de Dios en esta generación de la que estoy llamado a ser parte, y creo que Dios quiere levantar a un pueblo que desea hacer lo mismo.

Consagraos porque mañana el SEÑOR hará maravillas entre vosotros.

Estamos a la mitad de ésta mini serie sobre la generación de Josué. Recordemos las preguntas que estamos haciendo.

¿Estás listo para ser parte de la generación de Josué? ¿Estás listo para ser equipado por la generación de Josué? Si es así, le pido se apropie de lo que ya hemos expuesto y presione.

En las próximas semanas veremos las siguientes 20 características y comenzaremos a presionar también en ellas.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

Características de la generación de Josué (#11-15)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott – 

La generación de Josué son aquellos que entrarán en la tierra de la promesa, y permitirán que otros hagan lo mismo. Hasta ahora hemos analizado 10 características de esa generación. Todavía hay mucho mas por expresar (así que si usted es nuevo en éste blog, le sugiero revise algunas de las publicaciones anteriores, si desea sacar mayor provecho de lo que estamos explicando aquí).

11. La generación de Josué estará equipada para permitir que la próxima generación posea la tierra.

 “Quien sí entrará es tu asistente, Josué hijo de Nun. Infúndele ánimo, pues él hará que Israel posea la tierra.”(Deuteronomio 1:38NVI)

Debemos ayudar a que otros posean la tierra por heredad. A esa generación que se va a salvar, que van a ser los trabajadores del futuro, tenemos que capacitarlos, discipularlos en lo sobrenatural y alentarlos a heredar todo lo que la Tierra Prometida ofrece. No debemos darle menos de la plenitud de lo que les corresponde por herencia.

12. La generación de Josué será testigo de cómo Dios vencerá con su poder.

Hemos visto trabajar el poder de Dios en los últimos años, hemos visto bastantes señales y prodigios, etc… Estos son solo una muestra de las cosas que han de venir.

“No les tengas miedo, que el SEÑOR tu Dios pelea por ti”. »En aquella ocasión le supliqué al SEÑOR. Tú, SEÑOR y Dios, has comenzado a mostrarle a tu siervo tu grandeza y tu poder; pues ¿qué dios hay en el cielo o en la tierra capaz de hacer las obras y los prodigios que tú realizas?” (Deuteronomio 3:22-24 NVI)

Así como Elías lo hizo con los profetas de Baal, habrá algunos de ustedes que desafiarán las fuerzas del enemigo y lanzarán fuego desde el cielo. Desafiarán a algunos de los que hacen milagros y prodigios como producto del mundo del ocultismo y de la Nueva Era. Ustedes lo desafiarán y probarán su autoridad y poder. Y como nuestro Dios siempre gana, usted ganará, usted vencerá y demostrará verdadera autoridad y poder espiritual. ¡Va a ser espectacular!

Usted ganará si sale con la confianza en las cosas que ya ha hecho, edificando su fe en las cosas que ya ha visto. Esto es lo que significa no menospreciar los días de las pequeñeces, sino verlo como un tiempo de preparación de las cosas que están por venir.

13. La generación de Josué será fuerte y valiente.

Necesitaremos ser fuertes y valientes porque siempre hay algo que tememos y debemos vencer. Descubriremos que también nosotros tenemos gigantes que vencer, que ejercen autoridad en lugares celestiales. Existen dragones que debemos matar que le están robando al pueblo de Dios su verdadera identidad y su herencia y nos corresponde a nosotros liberarlos.

“Llamó entonces Moisés a Josué, y en presencia de todo Israel le dijo: «Sé fuerte y valiente, porque tú entrarás con este pueblo al territorio que el SEÑOR juró darles a sus antepasados. Tú harás que ellos tomen posesión de su herencia. El SEÑOR mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes.” (Deuteronomio 31:7-8 NVI)

Dios está con nosotros. Él va delante de nosotros. Él está preparando el camino. Él va a estar con cada uno de nosotros en ésta lucha y en ésta batalla. Pero van a existir cosas que realmente tenemos que enfrentar. Algunas de las cosas que tendremos que enfrentar en las dimensiones espirituales e inclusive en éste mundo, van a asustar a mucha gente.

Como he mencionado anteriormente, yo he estado en  estado en países subdesarrollados, donde la guerra espiritual es mucho más abierta, y he visto lo que ocurre allí cuando se desafía el mal; y espero que esas cosas ocurran también aquí. Médicos brujos que cambian de forma frente a usted. No hemos visto eso aquí todavía. Los grandes equipos ministeriales en algunos de esos lugares tienen lo que llaman el ‘pozo de serpientes’, en donde llevan a cabo las liberaciones. Lo llaman así porque las personas por las que están orando se transforman en serpientes y hombres lobo y así sucesivamente.

Hay muchas cosas en los medios de comunicación como las películas y la televisión que están empezando a hacer que esto parezca más aceptable para la mente occidental, casi como si realmente fuese bueno tener hombres lobo y vampiros entre nosotros; esto es parte de los planes del enemigo. Una parte del poder espiritual que tiene el enemigo operará en ésta dimensión, y necesitamos conocer y saber que tenemos autoridad sobre ellos.

Jesús dijo que como en los días de Noé, así será la venida del hijo del hombre (Mateo 24:37) Sabemos que los Nephilim existían en aquel momento. De igual manera cuando se aproxime la llegada del Hijo del Hombre necesitamos estar equipados para manejar la guerra espiritual en una escala que aún no hemos visto.

14. La generación de Josué será llena con Espíritu de sabiduría.

Definitivamente necesitaremos del Espíritu de Dios para saber cómo hacerle frente a  lagunas de las situaciones en las que nos encontraremos. La sabiduría será nuestro equipo que nos conectará con Dios que conoce todas las cosas. Por lo tanto podemos tener información sobre el futuro y sobre todo lo que el enemigo está planeando, para posicionarnos y estar preparados para vencer.

“Entonces Josué hijo de Nun fue lleno de espíritu de sabiduría, porque Moisés puso sus manos sobre él. Los israelitas, por su parte, obedecieron a Josué e hicieron lo que el SEÑOR le había ordenado a Moisés.” (Deuteronomio 34:9 NVI)

Habrá una autoridad que viene con esa sabiduría que va a inspirar a la gente a presionar y recibir su herencia.

15. La generación de Josué meditará en la palabra de Dios día y noche.

“Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.”(Josué 1:8 NVI)

Meditar en la palabra es la clave para entrar en el reino espiritual; una clave para en tender como acceder a los reinos de los cielos, es ver la palabra de Dios como una puerta hacia los reinos del espíritu. Nuevamente lo menciono, la meditación se ha convertido en un tabú en la iglesia debido a la Meditación Trascendental y otras formas de meditación oriental, la cual vacía la mente de las personas. La meditación bíblica, por el contrario, llena las mentes de las personas; las llena de la verdad y les enseña a tocar el cielo y comprometerse con los ojos del corazón.

En la medida que aprendamos a meditar y abrir nuestro espíritu a ese reino de los propósitos de Dios, los ojos de nuestro corazón serán iluminados. En la medida que involucremos nuestra imaginación espiritual, podemos comenzar a ver que el Espíritu Santo moviendo a las personas, comenzaremos a ver ángeles (y demonios). Comenzaremos a ver y entrar en el reino de los cielos.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
  • This article was originally written and published in English
  • Este artigo também está disponível em Português (do Brasil)