Ven y sube acá. Trayendo el Cielo a la Tierra.

Mike Parsons
con Jeremy Westcott

En las últimas publicaciones, hemos analizado las primeras 20 características de la generación de Josué. Antes de embarcarnos en las próximas 20 características, quisiera explorar algo que he insinuado con anterioridad pero en realidad no me he abierto completamente con el lector.

La generación de Moisés

¿Recuerda como la generación de Moisés no pudo entrar? Ellos salieron de Egipto, pero regresaron, en vez de entrar a la Tierra Prometida. La razón por la cual sus errores están registrados en las Escrituras es para que nosotros podamos aprender de ellos.

“No quiero que desconozcan, hermanos, que nuestros antepasados estuvieron todos bajo la nube y que todos atravesaron el mar. Todos ellos fueron bautizados en la nube y en el mar para unirse a Moisés. Todos también comieron el mismo alimento espiritual  y tomaron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los acompañaba, y la roca era Cristo. Sin embargo, la mayoría de ellos no agradaron a Dios, y sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. Todo eso sucedió para servirnos de ejemplo,  a fin de que no nos apasionemos por lo malo, como lo hicieron ellos. No sean idólatras, como lo fueron algunos de ellos, según está escrito: «Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se entregó al desenfreno». No cometamos inmoralidad sexual, como algunos lo hicieron, por lo que en un solo día perecieron veintitrés mil. Tampoco pongamos a  prueba  al Señor, como lo hicieron algunos y murieron víctimas de las serpientes. Ni murmuren contra Dios, como lo hicieron algunos y sucumbieron a manos del ángel destructor. Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos.” (1 Corintios 10:1-11 NVI)

Mil millones de trabajadores

La generación de Moisés no cruzó a su Tierra Prometida porque ellos vieron lo que tenían que enfrentar: Gigantes. ¿Vamos a cruzar a nuestra Tierra Prometida? La generación de Josué va a equipar una cosecha de mil millones de trabajadores. Los va a equipar en lo sobrenatural para traer el cielo a la tierra. Esos billones son solo los cosechadores, que eventualmente traerán la cosecha final en su plenitud, al final de los tiempos. Tendrán que existir muchos de ellos porque la batalla será cada vez más intensa, en la medida que la luz entre en la oscuridad, la desafíe y la venza. Esos cosechadores son la generación de Jesús, quienes lo verán regresar.

Algunos de los lectores de éste artículo pertenecen a la generación de Josué, otros a la generación de Jesús. Espero que nadie que lea esto pertenezca a la generación de Moisés, no quiero que se quede en el desierto.

En la tierra, así como en el cielo

Así que aquí estamos. Dios está cumpliendo sus propósitos. El final de los tiempos ha llegado: necesitamos Revelación de Él si queremos comprometernos tal y como son las cosas en el Reino de los Cielos y traerlo al mundo terrenal. Esto es lo que significa cuando oramos ‘en la Tierra, así como en el Cielo’. Depende de nosotros traer el Cielo a la Tierra.

La generación de Josué serán los precursores que han espiado la tierra. Lo que quizás no nos hayamos dado cuenta hasta ahora es que nuestra Tierra Prometida no son solamente las cosas terrenales. Para operar en al plenitud del Reino, debemos operar en los reinos celestiales y terrenales. Algunos de nuestro trabajo de espionaje se realizarán en los reinos terrenales, pero algunos en los reinos del cielo.

Dios ofreció a la generación de Moisés la tierra prometida, pero la gran mayoría de ellos dijo:”No podemos entrar.” Aun en la primera etapa de su travesía, Dios estaba dispuesto que toda la nación se reuniera con él en la cima de la montaña, pero le temieron al fuego, los relámpagos y el humo. Entonces le dijeron a Moisés: “No podemos entrar.” De igual manera, Dios les ofrece a todos acceso a los reinos celestiales ahora, porque Jesús los ha abierto para nosotros; eso es lo que significa que el velo del templo se rasgó en el momento de su muerte. Su propósito es que podamos experimentar todo lo que Él tiene para nosotros. Pero al igual que los hijos de Israel, muchos están diciendo:”No podemos entrar.”

Responsabilidad

El Reino de Dios tiene que ver con gobernar, con autoridad, y con regencia. Dios quiere que aprendamos a cómo gobernar nuestras vidas, y cómo gobernar en los reinos espirituales para traer el cielo a la tierra. Necesitamos aprender a dirigir y equipar a la generación de Jesús para que posean la tierra prometida. La palabra hebrea para ‘poseer ‘ significa ‘heredar apoderándose, desposeer, y convertirse en herederos.’ Fuimos creados como seres espirituales, para tener acceso a los reinos espirituales. Cuando Adán fue creado por primera vez, tuvo acceso a los reinos celestiales. No había nada para detenerlo. Solo el pecado le hizo perder ese acceso. La gloria con la que estaba vestido fue eliminada. Permítame ponerlo de la siguiente forma: es como si le hubiesen quitado la señal de banda-ancha de revelación, por eso ya no podía ver las cosas que estaban en esa frecuencia más alta de banda ancha; es decir, ya no podía ver los reinos del cielo.

Ahora bien, todo lo relacionado con el reino de Dios tiene un principio y un final. Pero el principio y el final son siempre el mismo. Es por eso que el pensamiento hebreo es siempre circular, no lineal como el griego. El pensamiento lineal habla de capas de cielos: el primer cielo, el segundo cielo, el tercer cielo, pero los reinos celestiales no son realmente de ese modo. Son dimensiones de autoridad. Quizás para nuestras mentes occidentales pueda parecerles así de simple y expresarlo como primero/segundo/tercero pero ésta forma de pensar es errada. Cuando leemos ‘tercer cielo‘ en los escritos de Pablo, asumimos que al menos deben existir capas por debajo, de un ‘primer’ y ‘segundo’ cielo. En el pensamiento Hebreo no existe ese tipo de implicación.

Para traer el reino de Dios a la tierra, así como esta en el cielo, implica que debemos cumplir el mandato de Adán: gobernar en el reino espiritual y hacerlo fluir en el reino natural. Cuando cumplamos ese mandato, veremos que la gloria de Dios llena la tierra:

Pero juro por mí mismo, y por mi gloria que llena toda la tierra (Nm. 14:21  NVI)

Debemos tener la experiencia de lo que significa operar en los reinos celestiales, si queremos incorporar a otras personas.; y eso es lo que Dios está haciendo ahora entre su pueblo. Él está abriendo camino para que nosotros podamos obtener acceso y comencemos a operar en los ámbitos el terrenal y el celestial. Aprendemos a gobernar en los reinos celestiales y luego aplicamos esa regla aquí.

Operar en autoridad

Antes de que podamos gobernar en este reino, necesitamos operar en autoridad en lugares celestiales.

Tenemos que subir y bajar antes de que podamos ir de un lado a otro. El problema es que hemos estado tratando de bajar el cielo, mientras estamos en el reino de la tierra. Es por eso que hemos sido golpeados  tanto por el enemigo; hemos estado tratando de enfrentarnos a las fuerzas espirituales de maldad y oscuridad con la dimensión de autoridad que tenemos aquí. Necesitamos llevar la autoridad celestial para derrotarlos. Es una dimensión diferente de autoridad. Para ejercer la autoridad celestial necesitamos subir,  y bajar el cielo con nosotros.

En la isla de Patmos, en el Espíritu Juan oyó una voz que decía: “Sube acá” (Ap.4:1b NVI). Esa voz todavía nos está hablando hoy. ¿Lo puedes escuchar?

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

Banda Sonora: Come Away [Ven Conmigo] – Jesus Culture

Anuncios

Características de la generación de Josué (#16-20)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott 

Dios está levantando una generación de Josué en nuestros días: una generación que entrará en su herencia y permitirá que otros hagan lo mismo. Hemos estado observando algunas de las características que definen dicha generación y hemos considerado cuales de dichas características se pueden observar en nuestras propias vidas.

16. La generación de Josué será obediente a la dirección de Dios.

“Solo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la ley  que mi siervo Moisés te ordenó. No te apartes de ella para nada; solo así tendrás éxito dondequiera que vayas.” (Josué 1:7 NVI)

Conocemos a nuestro Dios y lo amamos; y por eso queremos servirle. Queremos hacer todo aquello a lo que Él nos está llamando, y hacerlo por nuestro amor, por nuestra pasión, y por nuestro deseo de conocer más de Él.

Pero debemos tener cuidado, porque con una mayor revelación, viene una mayor responsabilidad. No podemos perder el tiempo con o que Dios nos muestra. La situación que vivieron Ananías y Safira volverá a ocurrir y no debería sorprendernos que las personas que le mientan al Espíritu Santo caigan sin vida. Si vamos a operar en la plenitud del poder de Dios en los días venideros, entonces el nivel de santidad requerida subirá más allá de la escala que conocemos. Esto es debido al nivel de revelación en que estamos comenzando a vivir así como también la clase de personas que debemos ser.

Para aquellos que escuchan pero se devuelven (en lugar de ser cuidadosos de lo que hacen), existe un peligro, y debemos ser conscientes de ello. Para evitar el peligro, debemos estar listos para hacer todo lo que Dios nos está llamando a hacer. Sin embargo esto no por miedo sino por amor.

17. La generación de Josué será próspera y exitosa.

Verán, si somos capaces de meditar y obtener la revelación de Dios, y si somos cuidadosos de hacer las cosas que Dios nos revela, seremos exitosos. Ésta generación está dispuesta a vencer y recibir. Aprenderemos superar los retos y aprenderemos a prosperar.

Prosperar no solo trata de asuntos financieros. La palabra significa “tener éxito a al nivel mas alto.” Y debemos tener éxito al nivel más alto tanto en el ámbito espiritual como en al ámbito natural. Si estamos recibiendo sabiduría y revelación al más alto nivel, entonces como resultado de eso seremos prósperos y exitosos. Todo a nuestro alrededor puede estar desmoronándose, y sucederá cuando los sistemas del mundo colapsen, pero debemos ser capaces de operar en los sistemas de Dios, en el reino de Dios.

El sistema financiero es sólo un ejemplo de esto, en el que bien podemos necesitar aprender hacer milagros y multiplicar las cosas como lo hizo Jesús. Jesús le dijo a Pedro que buscara una moneda en la boca de un pez para pagar sus impuestos. Habrán ocasiones en las que nosotros podremos hacer algo así, en donde conseguiremos finanzas de una manera sobrenatural. Y debemos dejar de decir ‘Oh, pero ese fue Jesús.’ Todo lo que hizo Jesús lo hizo como modelo de lo que deberíamos hacer. Él dijo: “Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre.” (Juan 14:12 NVI).

“Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.” (Josué 1:8 NVI)

18. La generación de Josué sabrá que camina con Dios.

Necesitamos caminar con Dios como un nuestro estilo de vida a diario.

“Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el  Señor  tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.” (Josué 1:9 NVI)

Cuando caminamos por el camino que Dios ha preparado para nosotros, cuando caminamos en nuestro destino, entonces sabremos que Dios está con nosotros. Y necesitamos saber cuál es nuestro destino, qué está escrito en nuestro manuscrito: y si no lo sabemos, podemos pedirle a Dios que nos lo muestre.

El Salmo 23 es la clave de éste estilo de vida de caminar con Dios. Necesitamos saber que aunque caminemos en valles de sombra y de muerte, y para ser honesto, así es la vida a diario, realmente, Dios está con nosotros todo el tiempo. Su vara y su cayado (la palabra y el Espíritu) nos consuelan. Él nos unge y nuestra copa se desborda. Quisiera alentarlos a que se apropien de éste Salmo, mediten en él y extraigan la verdad de su contenido; porque Dios está con nosotros y su bondad, misericordia y su amor nos seguirán y serán indicativos de la forma en que vivimos nuestras vidas.

19. La generación de Josué estará equipada para preparar provisiones para vivir por fe.

 “Vayan por todo el campamento y díganle al pueblo que prepare provisiones, porque dentro de tres días cruzará el río Jordán para tomar posesión del territorio que Dios el Señor  le da como herencia.” (Josué 1:11 NVI)

Tenemos que ser capaces de enseñar a las personas a vivir bajo la provisión de Dios. Cada uno de nosotros es responsable de tomar posesión de su propia herencia. Cada uno de nosotros debe estar equipado con las armas que necesitaremos, la revelación que necesitaremos y el estilo de vida que necesitaremos. Dios proporcionará todo lo que necesitaremos para tomar y poseer la tierra, tomar posesión de todo lo que Él tiene intención de ofrecernos y de lo que nos ha prometido. Necesitamos saber cómo acceder a esa disposición, tomarla para nosotros y enseñar a otros a hacer lo mismo.

20. La generación de Josué equipará a alas personas para ser consagradas (o santificadas), apartadas, dedicadas y santas.

“Josué le ordenó al pueblo: « Purifíquense, porque mañana el Señor  va a realizar grandes prodigios entre ustedes.” (Josué 3:5 NVI)

Aquí es donde muchos de nosotros estamos en el proceso. Cuando Israel estuvo en Gilgal, trataron con las cosas del pasado, aceptaron una nueva revelación de las verdades que habían olvidado y fueron apartados para los propósitos de Dios para su generación.

¿Quieres escuchar “Bien hecho, mi buen y fiel servidor”? ¿Quieres que se diga de ti, como de David, cumpliste el propósito de Dios en tu generación? Yo si quiero. Yo deseo cumplir el propósito de Dios en esta generación de la que estoy llamado a ser parte, y creo que Dios quiere levantar a un pueblo que desea hacer lo mismo.

Consagraos porque mañana el SEÑOR hará maravillas entre vosotros.

Estamos a la mitad de ésta mini serie sobre la generación de Josué. Recordemos las preguntas que estamos haciendo.

¿Estás listo para ser parte de la generación de Josué? ¿Estás listo para ser equipado por la generación de Josué? Si es así, le pido se apropie de lo que ya hemos expuesto y presione.

En las próximas semanas veremos las siguientes 20 características y comenzaremos a presionar también en ellas.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

Características de la generación de Josué (#11-15)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott – 

La generación de Josué son aquellos que entrarán en la tierra de la promesa, y permitirán que otros hagan lo mismo. Hasta ahora hemos analizado 10 características de esa generación. Todavía hay mucho mas por expresar (así que si usted es nuevo en éste blog, le sugiero revise algunas de las publicaciones anteriores, si desea sacar mayor provecho de lo que estamos explicando aquí).

11. La generación de Josué estará equipada para permitir que la próxima generación posea la tierra.

 “Quien sí entrará es tu asistente, Josué hijo de Nun. Infúndele ánimo, pues él hará que Israel posea la tierra.”(Deuteronomio 1:38NVI)

Debemos ayudar a que otros posean la tierra por heredad. A esa generación que se va a salvar, que van a ser los trabajadores del futuro, tenemos que capacitarlos, discipularlos en lo sobrenatural y alentarlos a heredar todo lo que la Tierra Prometida ofrece. No debemos darle menos de la plenitud de lo que les corresponde por herencia.

12. La generación de Josué será testigo de cómo Dios vencerá con su poder.

Hemos visto trabajar el poder de Dios en los últimos años, hemos visto bastantes señales y prodigios, etc… Estos son solo una muestra de las cosas que han de venir.

“No les tengas miedo, que el SEÑOR tu Dios pelea por ti”. »En aquella ocasión le supliqué al SEÑOR. Tú, SEÑOR y Dios, has comenzado a mostrarle a tu siervo tu grandeza y tu poder; pues ¿qué dios hay en el cielo o en la tierra capaz de hacer las obras y los prodigios que tú realizas?” (Deuteronomio 3:22-24 NVI)

Así como Elías lo hizo con los profetas de Baal, habrá algunos de ustedes que desafiarán las fuerzas del enemigo y lanzarán fuego desde el cielo. Desafiarán a algunos de los que hacen milagros y prodigios como producto del mundo del ocultismo y de la Nueva Era. Ustedes lo desafiarán y probarán su autoridad y poder. Y como nuestro Dios siempre gana, usted ganará, usted vencerá y demostrará verdadera autoridad y poder espiritual. ¡Va a ser espectacular!

Usted ganará si sale con la confianza en las cosas que ya ha hecho, edificando su fe en las cosas que ya ha visto. Esto es lo que significa no menospreciar los días de las pequeñeces, sino verlo como un tiempo de preparación de las cosas que están por venir.

13. La generación de Josué será fuerte y valiente.

Necesitaremos ser fuertes y valientes porque siempre hay algo que tememos y debemos vencer. Descubriremos que también nosotros tenemos gigantes que vencer, que ejercen autoridad en lugares celestiales. Existen dragones que debemos matar que le están robando al pueblo de Dios su verdadera identidad y su herencia y nos corresponde a nosotros liberarlos.

“Llamó entonces Moisés a Josué, y en presencia de todo Israel le dijo: «Sé fuerte y valiente, porque tú entrarás con este pueblo al territorio que el SEÑOR juró darles a sus antepasados. Tú harás que ellos tomen posesión de su herencia. El SEÑOR mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes.” (Deuteronomio 31:7-8 NVI)

Dios está con nosotros. Él va delante de nosotros. Él está preparando el camino. Él va a estar con cada uno de nosotros en ésta lucha y en ésta batalla. Pero van a existir cosas que realmente tenemos que enfrentar. Algunas de las cosas que tendremos que enfrentar en las dimensiones espirituales e inclusive en éste mundo, van a asustar a mucha gente.

Como he mencionado anteriormente, yo he estado en  estado en países subdesarrollados, donde la guerra espiritual es mucho más abierta, y he visto lo que ocurre allí cuando se desafía el mal; y espero que esas cosas ocurran también aquí. Médicos brujos que cambian de forma frente a usted. No hemos visto eso aquí todavía. Los grandes equipos ministeriales en algunos de esos lugares tienen lo que llaman el ‘pozo de serpientes’, en donde llevan a cabo las liberaciones. Lo llaman así porque las personas por las que están orando se transforman en serpientes y hombres lobo y así sucesivamente.

Hay muchas cosas en los medios de comunicación como las películas y la televisión que están empezando a hacer que esto parezca más aceptable para la mente occidental, casi como si realmente fuese bueno tener hombres lobo y vampiros entre nosotros; esto es parte de los planes del enemigo. Una parte del poder espiritual que tiene el enemigo operará en ésta dimensión, y necesitamos conocer y saber que tenemos autoridad sobre ellos.

Jesús dijo que como en los días de Noé, así será la venida del hijo del hombre (Mateo 24:37) Sabemos que los Nephilim existían en aquel momento. De igual manera cuando se aproxime la llegada del Hijo del Hombre necesitamos estar equipados para manejar la guerra espiritual en una escala que aún no hemos visto.

14. La generación de Josué será llena con Espíritu de sabiduría.

Definitivamente necesitaremos del Espíritu de Dios para saber cómo hacerle frente a  lagunas de las situaciones en las que nos encontraremos. La sabiduría será nuestro equipo que nos conectará con Dios que conoce todas las cosas. Por lo tanto podemos tener información sobre el futuro y sobre todo lo que el enemigo está planeando, para posicionarnos y estar preparados para vencer.

“Entonces Josué hijo de Nun fue lleno de espíritu de sabiduría, porque Moisés puso sus manos sobre él. Los israelitas, por su parte, obedecieron a Josué e hicieron lo que el SEÑOR le había ordenado a Moisés.” (Deuteronomio 34:9 NVI)

Habrá una autoridad que viene con esa sabiduría que va a inspirar a la gente a presionar y recibir su herencia.

15. La generación de Josué meditará en la palabra de Dios día y noche.

“Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.”(Josué 1:8 NVI)

Meditar en la palabra es la clave para entrar en el reino espiritual; una clave para en tender como acceder a los reinos de los cielos, es ver la palabra de Dios como una puerta hacia los reinos del espíritu. Nuevamente lo menciono, la meditación se ha convertido en un tabú en la iglesia debido a la Meditación Trascendental y otras formas de meditación oriental, la cual vacía la mente de las personas. La meditación bíblica, por el contrario, llena las mentes de las personas; las llena de la verdad y les enseña a tocar el cielo y comprometerse con los ojos del corazón.

En la medida que aprendamos a meditar y abrir nuestro espíritu a ese reino de los propósitos de Dios, los ojos de nuestro corazón serán iluminados. En la medida que involucremos nuestra imaginación espiritual, podemos comenzar a ver que el Espíritu Santo moviendo a las personas, comenzaremos a ver ángeles (y demonios). Comenzaremos a ver y entrar en el reino de los cielos.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
  • This article was originally written and published in English
  • Este artigo também está disponível em Português (do Brasil)

Características de la Generación de Josué (# 6-10)

Por Mike Parsons

En el artículo anterior comenzamos a ver las 40 características de la Generación de Josué. Hoy vamos a ver las próximas 5.

6. La Generación de Josué estará formada por hombres y mujeres de fe que hablan y viven por la palabra de Dios.

Esa fue la diferencia entre las generaciones: el poder hablar – y vivir – las palabras de fe. A pesar de la oposición Josué y Caleb proclamaron las promesas de Dios.

“Caleb hizo callar al pueblo ante Moisés, y dijo:

―Subamos a conquistar esa tierra. Estoy seguro de que podremos hacerlo.” Números 13:30 NVI).

Va a haber mucha oposición en el futuro. La mayor parte de ésta oposición será oposición religiosa, porque la institución de la iglesia ha robado de la verdadera iglesia su autoridad y poder. Va a haber guerra. Ya ha sucedido antes: cuando Dios empieza hacer algo nuevo y fresco, cuando Dios comienza a derramar su Espíritu de una manera nueva, la generación anterior se opone porque no quieren soltar el control.

Pero esto usted no puede controlar: usted tiene que caminar con lo que Dios está haciendo. La generación de Josué no tendrá control: como hemos visto, serán mansos y humildes de corazón. Necesitamos ser hombres y mujeres dispuestos a vivir por fe y que no se avergüencen en hablar la verdad, desafiar el entendimiento de las personas y desafiar las doctrinas y las mentalidades los cuales le han robado a la gente de su verdadera herencia. Inevitablemente esto causará problemas, pero tenemos autoridad, y veremos a la gente ser rescatada de esas doctrinas y mentalidades religiosas.

7. La Generación de Josué tendrá y operará en un espíritu militante y seguirá plenamente al Señor.

“En cambio, a mi siervo Caleb, que ha mostrado una actitud diferente y me ha sido fiel, le daré posesión de la tierra que exploró, y su descendencia la heredará.”

(Números 14:24NVI)

Si observamos la actitud de Caleb cuando entró a la tierra prometida, él decía: “vamos hacerlo! Denme la tierra de los gigantes porque voy a entrar y tomarla.” Aun cuando tenía unos ochenta años, tenía fuerzas para ir y venir de las batallas y las guerras. El seguía siendo un vencedor. La generación de Josué puede tener personas de 80, 90, o incluso de 100 años, pero no se trata de edad, se trata de actitud. Ellos tienen un espíritu diferente, un espíritu militante – como dijo Jesús son los violentos quienes toman el reino por la fuerza.

Es un espíritu revolucionario. Estas son personas que están dispuestas a romper y quienes romperán las cosas para que otros puedan entrar y recibir. Esto es a lo que Dios nos está llamando a hacer, a seguirlo a El en su totalidad (no parcialmente). Se requiere de un espíritu militante y revolucionario para penetrar en las dimensiones a las que Dios nos está llamando y debemos estar preparados para eso.

8. La Generación de Josué será sensible y sentirá dolor por el pecado.

No miramos hacia atrás a las generaciones anteriores y decimos: Que lástima! Ellos se lo perdieron! Vemos a la gente y notamos que todavía necesitan ánimo para entrar. Sobre la iglesia en general debemos tener una actitud de intercesión, una actitud de permanecer en la brecha. No debemos tener una actitud de orgullo, más bien voluntad de hacer lo que podamos para ver cada vez más personas atraídas al reino.

Y cuando veamos a la iglesia como una institución en pecado, nuestro espíritu necesita ser movido a actuar:

“Allí estaban también Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, los cuales habían participado en la exploración de la tierra. Ambos se rasgaron las vestiduras en señal de duelo” (Números 14:6 NVI).

Cuando los otros dijeron: ” Nosotros no entramos,” Josué y Caleb rasgaron sus ropas como una expresión de dolor e intercesión por ellos. Así es como debemos actuar.

9. La generación de Josué estará formada por hombres y mujeres del Espíritu.

“El SEÑOR le dijo a Moisés:

―Toma a Josué hijo de Nun, que es un hombre de gran espíritu. Pon tus manos sobre él,” (Números 27:18 NVI).

Necesitamos ser llenos del Espíritu santo, ser bautizados en la plenitud del Espíritu santo continuamente. No es una experiencia única: necesitamos llenarnos a diario, desbordar su presencia, y operar en las dimensiones, en los dones y en los frutos del Espíritu Santo. Necesitamos subir a nuevas dimensiones de la gloria que se manifiesta a través del Espíritu Santo.

Yo hice una enseñanza sobre los cinco ríos que están presentes en nosotros. Podemos entrar en esos ríos y ser rebautizados en nuestra experiencia de nacer de nuevo, en nuestra experiencia del bautismo de agua, en nuestra experiencia del bautismo del Espíritu, en nuestra experiencia del bautismo en fuego y en nuestra experiencia del bautismo de gloria. Necesitamos entrar continuamente en cada uno de ellos, porque nuestra continúa relación con el Espíritu Santo nos llevará a reinos superiores. Él está dispuesto a revelarnos cosas, porque Él es el Espíritu de verdad listo para revelarnos las cosas que han de venir.

Si usted quiere descubrir, comprender y entrar todo es reino del Espíritu, puede leer y meditar en los capítulos 12 al 17 de Juan. Estos capítulos están relacionados con la conexión y el fluir del Espíritu de Dios, y hay mucho mas de lo que sabemos, esperando a que lo descubramos y lo experimentamos.

10. La Generación de Josué será escogida, ungida y comisionada por Dios para la tarea.

Hace algunos años atrás, Dios me dio cuatro palabras: investidura, sucesión, entronización y coronación. Lo compartí con alguno de ustedes en aquel momento, aunque no lo comprendía en su totalidad, ni lo que Dios quería hacer con esto. En la medida que guardé estas palabras en mi corazón, Él  me ha dado la revelación y he orado por la gente para recibir nuevos y frescos mantos de autoridad.

De hecho, he estado en el Salón de los Mantos en el cielo y he visto hileras tras hileras de mantos de autoridad y poder, esperando a ser conferidos a la gente. Personajes como Smith Wigglesworth y Maria Woodworth-Etter llevaron algo de esa autoridad en el reino espiritual. Muchos de esos mantos están a punto de ser liberados.

Algunos de los pozos de las generaciones pasadas van a ser desbloqueadas y van a fluir de nuevo; pero también hay nuevos pozos por ser excavados,  nuevos mantos por ser liberados y nuevos niveles de autoridad por ser ocupados. Las personas van a ejercer su autoridad y hacer cosas que hoy día son inimaginables. Ellos tendrán que hacerlo si quieren ser victoriosos en las batallas que van a ocurrir. Estas batallas incluirán a alguno de nosotros: porque son batallas que quizás tengamos que luchar. Necesitaremos ser ungidos porque somos escogidos y seremos comisionados.

La investidura es la primera parte del proceso de ser comisionado. Recuerdo ver hace muchos años por la televisión la investidura del Príncipe Carlos como Príncipe de Gales.  Aunque él había sido investido como príncipe de Gales, él es solo heredero al trono en estos momentos. El sigue siendo el Príncipe, pero todavía no es el Rey. Todavía hay muchas cosas que le esperan a él, y muchas otra cosas que nos esperar a nosotros: Dios nos dará la revelación de cada una de estas cosas.

” El Señor le dijo a Moisés:

―Toma a Josué hijo de Nun, que es un hombre de gran espíritu. Pon tus manos sobre él, y haz que se presente ante el sacerdote Eleazar y ante toda la comunidad. En presencia de ellos le entregarás el mando. Lo investirás con algunas de tus atribuciones, para que toda la comunidad israelita le obedezca.” (Números 27:18-20 NVI).

Dios va a liberar más de su autoridad a su pueblo. Seremos comisionados a entrar en una dimensión adicional de nuestra herencia, nuestra Tierra prometida.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
  • This article was originally written and published in English
  • Este artigo também está disponível em Português (do Brasil)

 

 

 

 

 

Características de la generación de Josué (# 1-5)

Por Mike Parsons

Hemos observado que en nuestros tiempos Dios está levantando una generación de Josué la cual entrará en su herencia y permitirá que otros hagan lo mismo. Ésta generación poseerá las siguientes características.

1. La Generación de Josué será una generación de guerreros victoriosos, quienes dependerán del Espíritu de Dios para obtener una victoria sobrenatural.

¿Te acuerdas de la historia en Éxodo, cuando Moisés estaba de pie y necesitaba apoyo para sus manos, porque mientras sus manos estuviesen levantadas, Israel estaba ganando la batalla? Incluso en ese momento, Josué estaba siendo preparado para suceder a Moisés, y había una dimensión sobrenatural de lo que estaba ocurriendo.

“Entonces el Señor le dijo a Moisés: «Pon esto por escrito en un rollo de cuero, para que se recuerde, y que lo oiga bien Josué: Yo borraré por completo, bajo el cielo, todo rastro de los amalecitas».

Moisés edificó un altar y lo llamó «El Señor es mi estandarte». Y exclamó: «¡Echa mano al estandarte del Señor! ¡La guerra del Señor contra Amalec será de generación en generación!»” (Ex. 17:14-16).

Necesitamos conocer el nombre de Dios, Jehová-Nissí: El Señor es nuestro estandarte o victoria. ‘El Señor es mi bandera’. Aquí hay algo que debemos mantenerlo en nuestro espíritu. Utilizamos banderas en ésta dimensión de la guerra, y esa bandera de victoria es la que nos permitirá triunfar. Ésta batalla sucederá en cada generación. Dios quiere equiparnos para ver a Amalec destruido.

Existe una razón por la cual Dios los quiere destruir. Los Amalecitas eran descendientes de Esaú; ellos personificaban el mal y eran ladrones por herencia. Ellos competían por la Tierra Prometida. Para nosotros ellos representan la cizaña, la levadura de los fariseos y de Herodes, que tratan de robarnos nuestra herencia. Necesitamos destruirlos; y va a haber una batalla en nuestra generación. Necesitamos conocer el nombre de Dios, Jehová-Nissí, debido al nivel de guerra que va a venir. Cuando el mundo se comience a derrumbar, debemos ser más que vencedores en medio de lo que esté sucediendo en nuestro alrededor.

2. La Generación de Josué tendrá un corazón de servicio.

“Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana ” (Mateo 11:28-30 NVI).

Ésta es una escritura clave para entender acerca del servicio de corazón. Se trata de no hacer las cosas por esfuerzo propio, sino mas bien en conocer su identidad y ser de corazón gentil y humilde. Es por esto que Jesús dijo, “si toman mi carga sobre ustedes, aprendan de mí, porque yo soy manso y humilde de corazón.” Una generación de servidores conocerá la verdadera autoridad y la verdadera identidad al someterlo todo a Dios.

Necesitamos entender que Josué tuvo un llamado, y sin embargo fue el siervo de Moisés. “Entonces Moisés se levantó con Josué su siervo, y Moisés subió al monte de Dios. ” (Éxodo 24:13 NVI).

3. La Generación de Josué conocerá la gloria de Dios como un fuego consumidor.

Ya comenzamos a experimentar esto en el reino de los cielos, pero todavía queda mucho más por experimentar. Cuando Dios le dio los mandamientos a Moisés en el monte Sinaí, Josué también subió con él a la cima de la montaña. La mayoría de las personas no leen o no se dan cuenta, pero eso es lo que dice. Y lo que sucedió allí es que ” la gloria de Dios descansó sobre el Monte Sinaí, y la nube la cubrió por seis días…Y a los ojos de los hijos de Israel la apariencia de la gloria de Jehová era como fuego abrasador en la cima de la montaña. ” (Éxodo 24:16-17 NVI).

Dios nos está invitando a todos a subir a la cima de la montaña, entrar en el fuego abrasador, y encontrarle cara-a-cara. Es impresionante mirar Sus ojos. Los encuentros cara-a-cara con Dios caracterizarán la generación de Josué.

4. La Generación de Josué tendrá hambre y sed por la intimidad de la Presencia de Dios.

No estaremos satisfechos con nada menos. Necesitamos la intimidad de la presencia de Dios. Necesitamos presionar en ello. Necesitamos estar tan hambrientos y sedientos de la presencia de Dios, que transformará nuestras vidas. Y Dios comenzará a agitar ese deseo y esa hambre, dándote experiencias que harán que te harán tener hambre por más. No se alegre con una sola experiencia, esto debe convertirse en un estilo de vida. Debemos vivir en la presencia de Dios, en el dualismo de los dos reinos, el cielo y la tierra. Tenemos que presionar.

“Y hablaba el Señor con Moisés cara a cara, como quien habla con un amigo. Después de eso, Moisés regresaba al campamento; pero Josué su joven asistente, nunca se a apartaba de la tienda de reunión.” (Éxodo 33:11 NVI).

Josué permaneció en la presencia de Dios incluso después que Moisés se fue, y esto será un característica de la generación de Josué. Cuando algunas personas se den por vencidas, cuando ya hayan tenido suficiente, la generación de Josué presionará por más. Usted no estará satisfecho hasta que haya recibido la plenitud de su herencia.

5. La Generación de Josué será escogida como precursora para entrar a la Tierra Prometida.

Algunos de ustedes tendrán experiencias que van más allá, y ustedes van a ayudar a otras personas a entrar en ellas. Cuando ayuné hace dos años atrás, y comencé a tener encuentros celestiales, mi deseo fue facilitar el acceso al resto de las personas. Nuestra intención es siempre el abrir la puerta para otros. No somos exclusivos. El propósito de ser precursores es no es el de mantener a los demás por fuera, sino animar a todos a entrar.

Josué y Caleb fueron enviados como espías; ellos vieron las promesas – y vieron a los gigantes-de primera mano. Pero ellos tenían una actitud diferente a los demás: ellos estaban dispuestos a presionar.

…y le dijeron a toda la comunidad israelita:

―La tierra que recorrimos y exploramos es increíblemente buena. Si el Señor se agrada de nosotros, nos hará entrar en ella. ¡Nos va a dar una tierra donde abundan la leche y la miel! Así que no se rebelen contra el Señor ni tengan miedo de la gente que habita en esa tierra. ¡Ya son pan comido! No tienen quién los proteja, porque el Señor está de parte nuestra. Así que, ¡no les tengan miedo! Pero como toda la comunidad hablaba de apedrearlos,…” (Números 14:7-10a NVI)

Éstas son solo las primeras 5 características de ésta generación, que creo que Dios me ha mostrado. ¿Reconoces algunas de éstas características en ti? ¿Es ésta una generación de la cual estas llamado a ser parte?

Veremos más características en la siguiente oportunidad.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
  • This article was originally written and published in English
  • Este artigo também está disponível em Português (do Brasil)

Una Generación de Precursores

por Mike Parsons

En el artículo anterior concluimos que la voluntad de Dios se va a cumplir de una manera u otra y es nuestra elección si queremos ser parte de ella o no. Toda la tierra será llena de la gloria del Señor.

La generación de Moisés

La generación de Moisés llego a los límites de la tierra… y escogieron no entrar a la tierra prometida. Como resultado, Dios les dijo, “Los cadáveres de todos ustedes quedarán tirados en este desierto. Ninguno de los censados mayores de veinte años, que murmuraron contra mí, 30 tomará posesión de la tierra que les prometí. Solo entrarán en ella Caleb hijo de Jefone y Josué hijo de Nun.” (Números 14:29-30).

Aquellos mayores de 20 años eran responsables de sus actos. Había mucho pueblo   menor de 20 años que deambulaban en el desierto con los ancianos, pero cuando llegó el momento de decidir, ellos decidieron abrazar su destino. Dios está llamando a ese tipo de personas hoy día. Caleb y Josué pertenecían a la generación anterior; pero su forma de vivir, sus creencias, su manera de actuar y lo que ellos hacían, los diferenciaba de sus contemporáneos, ésto inspiró a la generación más joven. Ellos representan la clave para entender que se necesita para heredar y para convertirse en la generación de Josué.

Un billón de trabajadores

La generación de Moisés falló en recibir su herencia y murieron en el desierto. Creo que la generación de Josué va a equipar una cosecha de un billón de trabajadores en lo sobrenatural. Digo en lo sobrenatural, porque por métodos naturales es imposible acceder a todo aquello que está reservado para nosotros. La manera de alcanzarlo es a través de un pueblo equipado para operar en la plenitud del poder del Reino de Dios a  un nivel sobrenatural.

Es por ello que debemos retomar el terreno que fue entregado al enemigo. Las personas del ocultismo y la nueva era operan con un poder espiritual y hacen cosas que la iglesia no tiene conocimiento ni sabe por dónde comenzar. Es que el ocultismo y la nueva era han ocupado un territorio falsificando lo que nosotros deberíamos hacer y operar bajo la autenticidad de verdadero poder de Dios.

Necesitamos ponernos de pie y ser contados. Debemos recuperar ese territorio, frente a una intensa oposición (la mayor parte de esa oposición vendrá de la misma iglesia). Si deseamos ver a la próxima generación levantarse, necesitamos comenzar a operar en el reino de lo sobrenatural mas allá de lo que cualquiera de nosotros ha experimentado hasta ahora. Debemos estar prestos para una revelación completamente nueva en lo sobrenatural y cuando estemos listos, Dios nos conducirá hacia ésta.

Necesitamos equipar a una generación que verá a Jesús regresar, que verá la gran cosecha final en donde todos aquellos que van a ser salvos, serán salvados. La generación de Josué serán los precursores que han espiado la tierra. La mayoría de nosotros ya hemos sido precursores, ya hemos experimentado un anticipo de algunas de las cosas que sucederán, lo hemos vislumbrado. En nuestro espíritu y en nuestros corazones sabemos que hay más. Hemos estado hambrientos por más de Dios, algunos de nosotros hemos estado así durante toda nuestra vida, y hay aún más experiencias precursoras por venir. Aún no hemos recibido la totalidad del cumplimiento de todo lo que Dios tiene preparado, tenemos vislumbres, podemos saborearlo y  poco a poco comenzaremos a darnos cuenta de cómo será.

Cruzando el Jordán

La iglesia está cruzando el Jordán, y ha estado sucediendo por algún tiempo. Cuando miro hacia atrás a la década de los ochenta, puedo ver los inicios de éste mover. Recuerdo algunas cosas que se profetizaron en aquel entonces (y la gente realmente no sabía lo que estaban profetizando) acerca del ejército de Joel; una raza totalmente diferente, un ejército anónimo y sin rostro del pueblo de Dios que iba a ser levantado; no iban a súper estrellas, simplemente personas ordinarias que operarían en el poder sobrenatural de Dios. En aquel entonces se profetizaban algunas de las cosas que estamos comenzando a ver.

Esta generación ha estado cruzando el Jordán todo éste período de tiempo, pero no hemos progresado mucho más allá al otro lado del Jordán. La iglesia todavía se encuentra en ese lugar llamado Gilgal. Fue en éste lugar donde el reproche del pasado fue removido, donde todo el pueblo fue circuncidado de nuevo, donde celebraron y tomaron la Pascua de nuevo: estas cosas eran necesarias para prepararlos para la batalla contra los gigantes y para tomar posesión de la tierra. Yo considero que es aquí donde se encuentra la iglesia en estos días, en sus días de preparación.

Hemos experimentado el Vino, el Fuego, y el Viento de Dios pero hay más por venir.  Debemos ser capaces de dirigir y equipar a la generación de Josué para poseer la tierra. Esta palabra Hebrea significa “heredar tomando o asiendo, desposeer, y convertirse en herederos de” – la Tierra Prometida. Se trata de tomar violentamente el Reino por la fuerza. La generación de Josué es una generación de guerreros, que lucharán por los demás y los traerán a la tierra. Ellos traerán el Reino de Dios a la tierra tal y como es en el cielo: cumpliendo el mandato de Adán en ambos reinos. Ellos gobernarán en el mundo espiritual e influenciarán el mundo natural, con el objetivo de ver la gloria de Dios llenar la tierra. (Números 14:21).

La generación de Josué disfrutarán de la tierra por sí mismos, pero también equipará a otros para que vivan en la Tierra Prometida y la posean en su totalidad. Esto significará que vivirán en una dimensión completamente diferente en términos de lo sobrenatural.

Nosotros estamos llamados a entrar: algunos de nosotros estamos llamados a ir antes y equiparlos, pero todos estamos llamados a entrar. A menos, que usted elija ser como aquellos que rechazaron la invitación de Dios y murieron en el desierto. Todo el mundo puede elegir ésta opción, pero Dios está invitando a la gente a entrar. Incluso en el tiempo de Josué hubo personas que cruzaron el Jordán, fueron parte de las luchas y las batallas, y aun así decidieron regresar y vivir en el otro lado; dos tribus y media o casi un cuarto de ellas.

Hay algunos ministerios que han sido ministerios precursores, que han estado a la vanguardia de lo que Dios está haciendo, pero que elegirán regresar y como resultado perderán la plenitud de su herencia. No quiero ser uno de esos. Quiero ser parte de la generación que entra, posee y disfruta la tierra; y quienes equipan a otros a entrar y hacer lo mismo.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
  • This article was originally written and published in English
  • Este artigo também está disponível em Português (do Brasil)

Lecciones de la Generación de Moisés

por Mike Parsons

Preparando la próxima generación

Hoy voy a hablarles acerca de tres generaciones.

La primera es la generación de Moisés, de la cual no desearía ser parte, tal como lo veremos más adelante. La generación de Josué, sobre la cual me enfocaré en los próximos mensajes, y finalmente, la generación de Jesús, quienes verán a Jesús regresar.

Dios está preparando una generación que entrenará la siguiente generación. Esta palabra verdaderamente llamo mi atención durante un ayuno hace algunos años atrás cuando vi en el espíritu como toda una generación perecía, mientras otra generación nueva se levantaba; yo supe que Dios me estaba diciendo algo significativo.

El ejemplo de la generación de Moisés

Es importante que comprendamos de qué trata la generación de Moisés:

No quiero que desconozcan, hermanos, que nuestros antepasados estuvieron todos bajo la nube y que todos atravesaron el mar. Todos ellos fueron bautizados en la nube y en el mar para unirse a Moisés. Todos también comieron el mismo alimento espiritual y tomaron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los acompañaba, y la roca era Cristo. Sin embargo, la mayoría de ellos no agradaron a Dios, y sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto.

Todo eso sucedió para servirnos de ejemplo, a fin de que no nos apasionemos por lo malo, como lo hicieron ellos. No sean idólatras, como lo fueron algunos de ellos, según está escrito: «Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se entregó al desenfreno». No cometamos inmoralidad sexual, como algunos lo hicieron, por lo que en un solo día perecieron veintitrés mil. Tampoco pongamos a prueba al Señor, como lo hicieron algunos y murieron víctimas de las serpientes. Ni murmuren contra Dios, como lo hicieron algunos y sucumbieron a manos del ángel destructor.

Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos. (I Corintios 10:1-11 NVI).

A pesar que Dios les mostró  todas las promesas, y la Tierra Prometida, en realidad se negaron a entrar y querían seguir operando desde el lugar donde estaban acostumbrados y bajo la fuerza de su propio entendimiento. “Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra”  por lo tanto,  esto es un indicativo de su importancia. No debemos dejar pasar lo que Dios está haciendo, y debemos estar alertas ,con las causas que podrían hacer que perdiésemos esta oportunidad. Estamos experimentando un tiempo en el que el fuego de la Presencia de Dios está aquí para refinarnos y limpiarnos, y prepararnos  para lo que está por venir.

Una oportunidad para escoger

No deberíamos operar bajo el concepto de idolatría. Sabemos que la idolatría consiste en colocar otras cosas en nuestras vidas antes que a Dios. Nuestros ídolos son piedra de tropiezo en nuestros corazones, y Dios los está reuniendo para eliminarlos de nosotros. Dios le está dando a nuestra generación una oportunidad para escoger.

A continuación algunos paralelos obvios en esta historia:
La salida de la esclavitud de Egipto – La salvación.
Cruzar el Mar Rojo – Bautismo en agua.
La columna de nube y fuego – El bautismo en el Espíritu Santo.
El desierto – Pruebas, preparación, transformación.
Atravesando el Jordán – Abrazando el destino.
La Tierra prometida – La herencia del Reino (pero esto involucra matar gigantes).

Dios nos ha llamado a matar gigantes. Nuestra Tierra Prometida no solamente es física. Es cierto, que existe un aspecto físico: “Venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.” tal y como igualmente se le dio el mandato a  Adán y Eva de traer el reino de Dios a la tierra llenarla, someterla y gobernarla. De igual manera, también hay una dimensión en la que Dios está llevando a su pueblo más allá de lo físico aquí en la tierra, los lleva hacia el reino de los cielos. Por lo tanto la ‘Tierra Prometida’ para nosotros, no es solamente abrazar las cosas buenas que son nuestras en la tierra; más bien, la ‘Tierra Prometida’ es estar sentado en lugares celestiales con Cristo y traer esa autoridad sobre la atmósfera  terrestre. Como iglesia tenemos tronos de autoridad. Desafortunadamente muchas personas no entienden esto; nunca han estado allí y nunca se han sentado en estos tronos. Parte de lo que realmente obtendremos y abrazaremos porque es nuestra herencia, y nuestra ‘Tierra Prometida’, será legislar, ir a las cortes celestiales, obtener sentencias judiciales que afecten lo que sucede en la atmósfera terrenal y en este plano físico.

Herencia fallida

Observemos lo que les ocurrió a los hijos de Israel cuando llegaron a la los límites de la tierra:

Caleb hizo callar al pueblo ante Moisés, y dijo:

―Subamos a conquistar esa tierra. Estoy seguro de que podremos hacerlo.

Pero los que habían ido con él respondieron:

―No podremos combatir contra esa gente. ¡Son más fuertes que nosotros!

Y comenzaron a esparcir entre los israelitas falsos rumores acerca de la tierra que habían explorado. Decían:

―La tierra que hemos explorado se traga a sus habitantes, y los hombres que allí vimos son enormes. ¡Hasta vimos anaquitas! Comparados con ellos, parecíamos langostas, y así nos veían ellos a nosotros. (Números  13:30-33 NVI).

Ahora bien, esto es lo que causó que ellos no obtuviesen su herencia cuando se le dio la oportunidad. Josue y Caleb habían traído un reporte positivo; sin embargo, los otros vieron obstáculos, incluyendo gigantes y a los Nephilim (y nosotros entendemos un poco de quienes realmente son los Nephilim); ellos los vieron y retrocedieron. Ellos no estaban preparados para entrar, dar la pelea y tomar posesión de la tierra. Como resultado, toda esa generación perdió la oportunidad de hacer la voluntad de Dios.

Aun así, y a pesar de que esa generación dijo le ‘no’ a Él, la respuesta de Dios fue:

“Pero en verdad, mientras viva, toda la tierra será llena de la Gloria del Señor” (Num. 14:21). El levantaría a otra generación, porque Él iba hacer cumplir su voluntad.

Hoy día sucede lo mismo. La voluntad de Dios se va a cumplir de una manera u otra: nuestra elección es si queremos ser parte de ella o no. 

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
  • This article was originally written and published in English
  • Este artigo também está disponível em Português (do Brasil)