Guerra de Semillas

Mike Parsons
con 
Jeremy Westcott

Cuando Satanás cayó, estaba tratando de anular el plan eterno de Dios, que el Hombre herede los cielos. Él quería ese lugar de gobierno para sí mismo.

A continuación hay un diagrama que he utilizado en Freedom Church para enseñar acerca de la guerra espiritual.

Si tiene dificultad en leer lo enunciado en cada área debido al tamaño de la letra, usted puede hacer click en la imagen para verla ampliada o bajar el archivo PDF.

El tiempo y la eternidad

A la izquierda, usted puede observar la eternidad, el escenario de Génesis 1:1, antes de lo que conocemos como tiempo. Dios creó la tierra para ser habitada, pero luego Lucifer se reveló, tal como lo vimos anteriormente, y fue arrojado a la tierra, esto trajo como consecuencia el juicio de Dios y el primer diluvio.

Si usted se mueve a la derecha, encontrará Génesis 1:2, dentro del contexto del tiempo, ahora. La tierra no tiene forma y está vacía. Dios comienza de nuevo. Él recrea la tierra. ¿Cuánto tiempo duró entre el versículo 1 y el versículo 2? No tenemos idea. Tampoco sabemos cuánto tiempo transcurrió entre los versículos 2 y 3. Pudo haber sido microsegundos, pudo haber sido 14 mil millones de años. No lo sabemos.

La caída del Hombre

Luego viene la semana de la (re)-creación seguida de la historia de la caída de Adán, ya que ahora Satanás se relaciona con Adán y Eva. Y les ofrece lo único que tiene para comerciar e intercambiar – información. Él les ofrece la oportunidad de ser como Dios, pero sin Dios. La oportunidad de saber, sin Dios. La oportunidad de gobernar, sin Dios (mas tarde probaría lo mismo con Jesús en el desierto). Esta es la raíz del humanismo.

Intercambio – semillas por información

Satanás ofrece darles información a cambio de algo. No comercializaron cuando comieron de un árbol, ese es un lenguaje muy simbólico, si lo lee en el lenguaje original. Satanás los cubrió con su sombra y tomó su ADN. Él sabía que el ADN era lo único que puede heredar los cielos.

Ahora que tiene el ADN, produce una semilla. Esa puede ser una idea desconocida para muchos lectores, pero está justo allí en las escrituras. En Génesis 3:14-15 encontramos la primera profecía de la venida de un Mesías, un Redentor, y en el versículo 15 leemos acerca de la simiente de Satanás: “Y pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la simiente de ella. Él te herirá en la cabeza y tu le herirá el talón. Dios está hablando con Satanás y dice: “Tu simiente y su simiente”. Está muy claro que Satanás tiene semilla.

Guerra de semillas

Así fue como Satanás llego a obtener esa semilla. Caín y Abel, que eran gemelos, tenían padres diferentes. (Gemelos bicigóticos – cada uno se implanta de forma independiente dentro de su saco, con su propia placenta, y su propia bolas amniótica.) El padre de Abel fue Adán, y su ADN fue para producir lo que se llama ‘la semilla de la mujer.’ Excepto que Caín lo mató, y Dios tuvo que restituir esa línea a través de Set. El padre de Caín era Satanás. Usted puede notar como en todo este periodo hay una guerra de semillas, donde la semilla de Caín busca gobernar.

Contaminando la semilla

Durante el tiempo de Noé, leemos que habían caído los ángeles observadores – Los Ben Elohim (hijos de Dios), cayendo a la tierra y abandonando su propia morada. (Judas 1:6). Ellos hacen algo similar con las mujer humanas, las cubrieron con su sombra (esto no es sexo como lo conocemos, sino cubrirlas con su ADN) para producir una raza de gigantes llamada Nephilim. La guerra espiritual se vuelve más intensa, luchando por la pureza de la semilla. El juicio viene nuevamente con el diluvio, pero Dios preserva la semilla de la mujer.

Jesús la Semilla

Sabemos que Jesús fue la semilla profetizada, la que iba  a aplastar la cabeza de Satanás (aunque él le heriría el talón). Satanás no lo sabía, para su plan e intensión era evitar el cumplimiento de esa profecía, al eliminar y corromper la línea de semillas antes que pudiese suceder.

Abraham y su simiente

¿Recuerda el pacto que Dios hizo con Abraham? Este fue un pacto que Dios hizo con Abraham y ‘su simiente’ (Gálatas 3:16) Y a lo largo del periodo del Antiguo Testamento, Satanás intento todo lo que pudo para frustrar el plan de Dios. Desde el genocidio bajo el faraón hasta la masacre de los inocentes bajo Herodes, él intento todo para evitar el cumplimiento de las palabras de Dios en Génesis 3:15. Inclusive, cuando Jesús estaba listo para comenzar su ministerio, como lo mencioné anteriormente, Satanás intentó descarrilar su destino en el desierto.

La profecía cumplida

La cruz, pensó era su momento de supremo triunfo. Solo para descubrir que, a pesar de sus mejores esfuerzos, todo lo que había hecho era caer en el propósito eterno de Dios, y él coopero en hacer cumplir lo prometido y traer ese golpe aplastante sobre su cabeza.

Otros artículos de Freedom ARC

Facebook: Hablemos Verdad

Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
Anuncios

Los Cielos y La Tierra

Mike Parsons
c
on Jeremy Westcott –  

Josué el sumo sacerdote

Luego el ángel del Señor le hizo esta advertencia a Josué: «Así dice el Señor Todopoderoso: »”Si andas en mis caminos y me cumples como sacerdote, entonces gobernarás mi templo y te harás cargo de mis atrios. ¡Yo te concederé un lugar entre estos que están aquí!” (Zacarías 3:6-7 NVI).

Observamos la última vez como existe una progresión de sucesos o requisitos en las cosas que Josué debe hacer si quiere disfrutar del libre acceso a los reinos de los cielos. Josué comienza caminando en los caminos de Dios, luego continúa cumpliendo sus leyes como sacerdote. Vamos a estudiar esos reinos celestiales a los que Josué tendría acceso, pero primero revisemos esas leyes.

12 Leyes de Jerusalén

Estas leyes no son los Diez Mandamientos. Son leyes en el sentido de ‘principios’, y describen como trabaja Dios dentro de su reino.

  • La ley del Espíritu de vida
  • La ley del pecado y de muerte.
  • La ley del amor.
  • La ley de la fe.
  • La ley de la siembra y la cosecha.
  • La ley de la primera mención. *
  • La ley de los primogénitos.
  • La ley de la abundancia.
  • La ley de justicia.
  • La ley de juicio.
  • La ley de gracia.
  • La ley de rectitud.

Estos son los principios de cómo Dios funciona y como nosotros debemos funcionar en el reino. Al igual que Josué, cuando comenzamos a hacerlo, obtenemos acceso libre a los reinos del cielo.

 Los Reinos Celestiales

Quisiera compartir con ustedes una representación de esos reinos del cielo, para que tengan una idea de cómo estos reinos se relacionan entre sí. Por favor, tenga en consideración que el siguiente gráfico es solo una representación y que nuestra compresión se esta desarrollando a través del tiempo.

Usted notará que hay reinos debajo de la tierra. De hecho, hay tres reinos en la tierra; tres reinos en el reino de los cielos (uno de esos reinos le fue dado a Adán) y hay una atmósfera entre ellos, formando así siete. Usted siempre encontrará el número siete en las cosas de Dios, porque el siete habla de finalizar y es el número perfecto.

Cada reino celestial tiene siete dimensiones o niveles de autoridad dentro de él. Todavía no se cuales son todos, pero sé que están vinculados a la estructura de las cortes (este tema fue explicado en la última sesión de la serie Transformación, disponible [sólo en inglés] en nuestro sitio web).

Debajo de la atmósfera de la tierra, hay varios lugares: Seol, el cuarto de los trofeos de Satanás, y las prisiones de oscuridad donde hay ángeles envueltos. También hay otros lugares allí, pero no voy a explicarlos ahora.

Es importante comprender que no tiene que atravesar un dominio para llegar a otro. Eso, nuevamente, es un pensamiento griego. Dios me ha mostrado muchos de éstos reinos, y es solo a través del tiempo que he llegado a entender dónde se encuentran.

Estudiemos algunas escrituras, porque necesitamos ver los comienzos para ver como ocurrió esto.

Satanás cayó

Al principio (Génesis 1:1) Dios creo los cielos y la tierra. El creó los cielos primero. Los cielos no solo eran físicos, sino todos los reinos que acabamos de ver: reinos de SU reino, reinos de SU autoridad. El reino es SU autoridad, gobierno y dominio. Se suponía que Adán tenía que traer lo que estaba en esos reinos a la tierra. Se suponía que la Tierra reflejara el cielo. La Tierra no estaba en el mismo lugar que la conocemos ahora. Eso fue antes del tiempo, de hecho el tiempo no existía para ese entonces. Y creó hijos de Dios que fueron los ángeles, particularmente los Ben Elohim, que estaban preparando la tierra para el hombre.

Ahora observemos el versículo 2: La tierra estaba sin forma y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie de las profundidades, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Pero Dios no lo creo de esa manera. Algo sucedió entre que Dios creó los cielos y la tierra y la tierra estaba sin forma y vacía.

Lo que sucedió fue lo siguiente: Satanás cayó.

Esto sucedió antes que Adán fuera creado. El Espíritu estaba flotando, resonando sobre la superficie de las aguas. El hecho de que todo el planeta estaba cubierto de agua indica que hubo un juicio. Dios no lo creó así.

Porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él. (Colosenses 1:16 NVI)

Todo fue creado para Jesús. Los tronos, los dominios, los principados y potestades no son los nombres de los demonios. No son los nombres de los ángeles caídos (aunque los ángeles caídos actualmente operan en esos reinos de autoridad y poder). Entonces todas estas cosas – tronos, dominios, principados y potestades – fueron creadas para Jesús. ‘Todas las cosas visibles e invisibles fueron creadas para Él’: pero las cosas que ahora son invisibles, para nosotros, para el ojo natural, no fueron invisibles para le ojo espiritual de Adán.

El gobierno del reino es cuando el cielo viene a la tierra. Se trata de provocar en la tierra un reflejo de lo que está en el cielo. Lo que sea que vea en el cielo, esas son las cosas que Dios quiere ver resueltas en nosotros. Los principios del cielo deben verse reflejados en nuestras propias vidas, y luego en el mundo que nos rodea (comenzando con nuestras esferas de influencia). Todo lo que está en el cielo, Dios lo quiere traer a la tierra.

¿Cómo era la Tierra cuando Dios la creó?¿Cómo podemos saber que originalmente no fue creada sin forma y vacía? (como lo haría una lectura diferente de Génesis 1:2). Observemos éste versículo de Isaías:

Porque así dice el Señor, el que creó los cielos; el Dios que formó la tierra, que la hizo y la estableció; que no la creó para dejarla vacía, sino que la formó para ser habitada: «Yo soy el Señor, y no hay ningún otro.» (Isaías 45:18 NVI ). Él no creó un lugar para desperdiciarlo.

Conectado al Reino de los Cielos

Este es el relato de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, en el día que el Señor Dios hizo la tierra y el cielo. (Génesis 2:4). ¿Puede observar como las dos mitades de éste versículo se refieren a cosas diferentes? Una mitad dice ‘creó los cielos y la tierra’ y luego dice ‘hizo los cielos y la tierra’. Originalmente los creó, luego algo pasó para estropearlo (y hemos visto lo que era); Y de aquello que no tenía forma y era vacío Él creó la tierra y el cielo. En la creación original, no había estrellas, planetas, y galaxias como los conocemos ahora. No existían en la creación porque la tierra estaba en el centro de ese círculo, con una conexión directa e ininterrumpida al cielo. La Tierra siempre fue (y aún es) la intención de estar conectado al cielo.

Ahora sabemos que Adán tuvo acceso para caminar con Dios. La tierra, es el centro de todo, estaba conectada con el reino del cielo. Hubo una superposición entre el Edén (el jardín de Dios) y el jardín que Dios le plantó a Adán. Eso significa que Adán tenía acceso a cada reino en nuestro diagrama desde debajo de la tierra hacia arriba, incluyendo el reino de los Cielos. Después de la caída, todo se movió en el tiempo y en el espacio, y la tierra ya no estaba conectada al cielo de la misma manera. El eje de la Tierra se movió y todo se volvió elíptico en lugar de circular, inclusive hasta la órbita de los electrones alrededor del núcleo del átomo.

Si Adán no hubiera caído, y si hubiera comido del Árbol de la vida (que era el camino hacia la vida), habría tenido acceso a los reinos superiores: el Cielo de los cielos, la Perfección, y la Eternidad.

Pero como sabemos, eligió un camino diferente.

Otros artículos de Freedom ARC

Facebook: Hablemos Verdad

Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

* La Ley de la Primera Mención establece el  precedente de cómo debemos interpretar una palabra o frase en la Biblia. Dado que todo lo referente a Dios es circular, en muchos casos tenemos que regresar al libro de Génesis si queremos entender  apropiadamente lo que ocurre en el libro de Apocalipsis.

Características de la generación de Josué (#21-25)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott – 

El velo está abierto: en el espíritu podemos caminar a través de ese velo, el cual es el cuerpo de Cristo Jesús hacia los reinos celestiales. Por lo tanto podemos vivir allí. Existe una dimensión completa allí en la que podemos entrar. La tierra prometida no es solamente aquí, en la tierra, se trata de traer el cielo a la tierra. Como vimos la última vez, para ser verdaderamente efectivos, debemos gobernar en los cielos y luego llevar esa autoridad a este mundo. Hoy volveremos analizar las características de la generación de Josué, pero para hacerlo, quisiera alentarlos a que los analicen desde esa perspectiva.

Otro Josué

En primer lugar permítame mencionar a otro Josué por un momento, para poder comprender éste material. Este Josué en un Josué mucho más tardío, quién fue el Sumo Sacerdote, llamado a entrar a los reinos celestiales.

Luego el ángel del Señor le hizo esta advertencia a Josué: “Así dice el Señor    Todopoderoso: Si andas en mis caminos y me cumples como sacerdote, entonces gobernarás mi templo y te harás cargo de mis tribunales. ¡Yo te concederé un lugar entre estos que están aquí!” (Za 3:6-7 NVI).

“Si caminas en mis caminos y si cumples mis leyes”: esas son las cosas que hacemos aquí en éste mundo. Podemos leer el Salmo 119:1-40 para entender mas acerca de sus caminos: sus ordenanzas, su carácter, su naturaleza. Esto establece un precedente cuando cumplimos con los caminos de Dios. Luego, habla de ejecutar sus leyes: Si seguimos los principios del reino, en los reinos terrenales, veremos la manifestación del reino de los cielos en la tierra.

“Entonces también gobernarás mi casa”: gobernar la casa es algo que se debe hacer en los reinos celestiales. La casa de Dios es una dimensión de los reinos del cielo. Igualmente nosotros somos una casa, una morada, para Dios.

“Y te harás cargo de mis tribunales “: las cortes del cielo son donde Dios administra la justicia, la jurisdicción del reino de Dios, manifestada en los cielos, puede ser superada aquí en la tierra.

“Y les concederé libre acceso entre éstos que están parados aquí”: de pie ante el trono, en el cielo. El Sumo Sacerdote tuvo acceso para entrar a la presencia de Dios. Si somos capaces de gobernar la casa y tomar las riendas de los tribunales, tendremos acceso a estar en la presencia de Dios, En su presencia personal, no solamente su presencia. Esta es la diferencia entre el humo y el fuego. El Humo es un indicativo de que hay fuego en alguna parte. La presencia de Dios que experimentamos aquí en la adoración es como el humo. Pero más allá de eso está su persona, que es el fuego. Este pasaje de Zacarías describe los protocolos por los cuales debemos pasar para poder mantenernos de pie en el fuego.

Volvamos ahora a nuestro Josué original.

21. La generación de Josué alentará a las personas a escuchar la palabra de Dios directamente

Entonces Josué les dijo a los israelitas: “Acérquense y escuchen lo que Dios el Señor  tiene que decirles” (Josué 3:9 NVI).

Es importante para nosotros como individuos, venir y escuchar las palabras de Dios por nosotros mismos, y capacitar a otros para que ellos hagan lo mismo. Necesitamos llegar al trono, entrar en los tribunales, gobernar la casa. Mi intención al hacerlo yo mismo, y enseñándoles a ustedes, es que los involucro a ustedes.

Entrar en los reinos del cielo, es para todos nosotros. Aparte de eso, yo tengo un rol que es traer señales, prodigios, milagros y sanidades. Eso lo voy a buscar yo por mi cuenta. Pero usted también necesita descubrir lo que está escrito en su pergamino y buscarlo por sí mismo. Cada uno de nosotros debe cumplir el destino que está escrito en su pergamino (el cual podemos encontrar en los reinos celestiales), leerlo, comérselo, meterlo dentro de nosotros, en nuestro corazón y comenzar a ejecutarlo.

22. La generación de Josué será honrada y respetada por la próxima generación.

Va a existir una cultura de honor. Jesús dijo, “Cualquiera que recibe a un profeta por tratarse de un profeta recibirá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo por tratarse de un justo recibirá recompensa de justo.” (Mateo 10:41 NVI) Tenemos que recibir a las personas en su don y en su llamado, para poder recibir la recompensa en nuestras vidas. Debemos honrarnos mutuamente y recibirnos unos a otros porque cada uno de nosotros tiene dones y llamados, y debemos tratar de ayudarnos mutuamente para poder cumplirlos y trabajar con ellos.

Aquel mismo día, el Señor  engrandeció a Josué ante todo Israel. El pueblo admiró a Josué todos los días de su vida, como lo había hecho con Moisés. (Josué 4:14 NVI)

23. La generación de Josué liberará a la próxima generación del reproche y los efectos de las generaciones pasadas, en una nueva revelación de actividades pasadas.

Una vez que todos fueron circuncidados, permanecieron en el campamento hasta que se recuperaron. Luego el  Señor  le dijo a Josué: hoy les he quitado de encima el oprobio de Egipto. Por esa razón, aquel lugar se llama Gilgal hasta el día de hoy. Al caer la tarde del día catorce del mes primero, mientras acampaban en la llanura de Jericó, los israelitas celebraron la Pascua (Josué 5:8-10 NVI).

Hay cosas que hemos hecho y cosas que tenemos dentro del Reino de Dios y dentro de la iglesia, en las cuales hemos operado hasta el nivel de revelación que teníamos previamente. Pero ahora todo avanza a un nivel superior.

Aquí ellos celebraron la Pascua y re-institucionalizaron la circuncisión, la cual habían dejado de hacer en el desierto. Ellos vinieron a consagrarse a Dios; se borró el reproche del pasado, se quitaron los obstáculos, se llevó a cabo la purificación y el refinamiento. Cuando entramos en un nuevo nivel de revelación, en la nueva medida en que Dios nos la abre en su plenitud, incluso en las cosas que ya hemos hecho, comenzarán a tener nuevos niveles de significado.

24. La generación de Josué funcionará con el reino angelical.

Esto es algo que le causa a los cristianos muchos problemas y argumentos innecesarios. ¿Por qué necesitamos a los ángeles si tenemos al Espíritu Santo? – usted sabe, ese tipo de comentarios. Los ángeles y el Espíritu Santo son completamente diferentes. De hecho, todos los ángeles tienen funciones propias y particulares.

Por ejemplo, una noche, cuando Ian Clayton estaba aquí, dejó caer incienso en el suelo y el aroma de la misma llenó la habitación. El aroma me llevo al Reino de los cielos y vi un dosel (como un toldo), y grandes ángeles fueron liberados del trono. Tenían alas enormes y plumas afiladas, yo podía deducir que las iban a usar como armas. Supe instintivamente quienes ellos eran ángeles cazadores. Ellos salen a traer una cosecha. Sus armas tratan de eliminar la ceguera de los ojos de las personas, lo que les impediría responder a la verdad. Y Dios los está liberando ahora mismo. Estos son diferentes a los ángeles que se reúnen, o de los ángeles que observan, o de los otros ángeles que vemos. Inclusive, notará que los describimos por su función.

Cierto día Josué, que acampaba cerca de Jericó, levantó la vista y vio a un hombre de pie frente a él, espada en mano. Josué se le acercó y le preguntó: ―¿Es usted de los nuestros, o del enemigo?    ― ¡De ninguno! —respondió—. Me presento ante ti como comandante del ejército del  Señor. Entonces Josué se postró rostro en tierra y le preguntó: ― ¿Qué órdenes trae usted, mi Señor, para este siervo suyo?    El comandante del ejército del  Señor  le contestó: ―Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar que pisas es sagrado. Y Josué le obedeció (Josué 5:13-15 NVI).

Cuando se lee que ‘él levanto los ojos’, eso significa que estaba mirando hacia los cielos, y viendo en otro reino, otra dimensión. Cuando vuelva a leer las Escrituras, verá ejemplos como este en otros lugares. Abraham también ‘alzó los ojos y miró’ y vio los tres hombres frente a su tienda (Génesis 18:2). Y en éste pasaje, el comandante del ejército del Señor, le dio a Josué una estrategia que lo ayudo a ser victorioso y exitoso.

Cuando alabamos a Dios, esa gran alabanza libera a algunos de éstos ángeles. Lea el Salmo 149 y verá más al respecto, de cómo ejecutamos juicios escritos, y como ejecutamos venganza sobre el enemigo.

Nuestra lucha no es contra carne ni sangre. La estrategia terrestre no es suficiente.

25. La generación de Josué escuchará la estrategia de Dios para la guerra.

Pero el Señor  le dijo a Josué: ¡He entregado en tus manos a Jericó, y a su rey con sus guerreros!  Tú y tus soldados marcharán una vez alrededor de la ciudad; así lo harán durante seis días.  Siete sacerdotes llevarán trompetas hechas de cuernos de carneros, y marcharán frente al arca. El séptimo día ustedes marcharán siete veces alrededor de la ciudad, mientras los sacerdotes tocan las trompetas.  Cuando todos escuchen el toque de guerra, el pueblo deberá gritar a voz en cuello. Entonces los muros de la ciudad se derrumbarán, y cada uno entrará sin impedimento (Josué 6:2-5 NVI).

Cuando Dios dijo “Mira”, ¿Cómo pudo Josué ver eso? No había sucedido todavía. La respuesta es que Dios le estaba mostrando en los reinos del cielo lo que sucedería. Es exactamente como Jesús dijo que hizo las cosas que vio hacer al Padre (Juan 5:19). ¿En que reino vio que el Padre los estaba haciendo? El Espíritu Santo revelará las cosas que están por venir, antes de que realmente sucedan, porque vemos y podemos entrar en un reino diferente.

De nuevo, cuando éste pasaje habla de una ciudad con su rey y sus guerreros, podemos entender eso únicamente en el mundo natural. Pero más allá de eso, en los reinos del cielo, también hay montañas, gobernantes y reyes. Necesitamos tratar con ellos en ese mundo para tratar con sus contrapartes en éste mundo. Como escribí la última vez, es por eso que históricamente hemos luchado por vencer en este mundo, es porque no podemos hacerlo de manera efectiva sin tratar primero con el reino celestial.

Al igual que Jesús, también necesitamos ver lo que el Padre está haciendo para traerlo a la tierra. Si así es como Jesús actuó (y él nos dijo que sí), entonces así también es como nosotros debemos actuar. Jesús vivió constantemente en dos mundos, en relación con el Padre.

La estrategia que Dios dio para Jericó fue muy clara y muy detallada. Y la estrategia que Josué recibió en los mundos celestiales, la tuvo que llevar a cabo en el reino terrenal. Necesitamos poder hacer eso, todos los días, todo el tiempo. Esto es lo que significa vivir dualmente en los reinos, ver lo que el Padre está haciendo y estar constantemente conectado.

Y esto es lo que se necesita para traer el cielo a la tierra.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

Experimentar el Conocimiento Intimo de Dios

Mike Parsons

Conocer nuestra identidad como hijos de Dios, comienza con saber realmente quien y como es Dios y no sólo saber acerca de él. ¿Quiénes somos? Nosotros como hijos de Dios, somos Realeza. Tenemos una identidad Real. Somos sacerdotes – los que tienen acceso libre y pleno a las cosas santas de Dios. Somos una habitación de Dios – El Padre, El Hijo y Espíritu Santo han hecho su hogar en nosotros y queremos que se expresen a través de nosotros. Bill Johnson dice que “Dios está encerrado en los creyentes incrédulos”. Él ya no quiere quedarse encerrado más – Él quiere que lo dejemos salir a Él fuera.

Y nosotros no queremos ser creyentes incrédulos tampoco. Queremos ser creyentes que realmente creen, los que saben lo que la palabra de Dios dice acerca de nosotros y actuar en consecuencia a ello, sin lugar a dudas, sin titubear. Esto es un llamado a la verdadera intimidad, para conocer el amor de Dios íntimamente en La Tierra y en El Cielo. Si somos una habitación de Dios, entonces tenemos a Dios en el interior, y si esta dentro de nosotros entonces lo podemos ver: cada vez más, El quiere abrir su corazón para nosotros y que nosotros abramos nuestro corazón a Él. Esto está aumentando en intensidad: hemos visto que el derramamiento inicial del Espíritu Santo es nada en comparación con la última lluvia que se avecina.

Llamado a la Intimidad

Podemos luchar con el mismísimo concepto de la intimidad con Dios. Los hombres en particular, cantan: ‘Mi romance?’- algunos están retorciéndose porque no saben cómo tomarlo, porque no pueden concebir en su cabeza ser cortejados por un hombre. Pero Dios no es hombre, Él es un espíritu. Sí, Él se da a conocer a nosotros como Padre; pero Dios es Espíritu. ‘Cúbreme, con tu amor rodéame‘ – Él quiere abrazar, acercarse a nosotros, para que verdaderamente lo podamos conocer, saber lo que siente, saber lo que está pensando, sentir el latido de su corazón. El Apóstol Juan puso su cabeza sobre el pecho de Jesús. Jesús está buscando una relación estrecha e íntima con nosotros para que podamos obtener revelación de su corazón. Él nos está llamando hacia esa intimidad. A veces uchamos, pero nuestra alabanza tiene el poder de abrir los portales celestiales para que podamos tener intimidad con Él, en la sala del trono, en la cámara nupcial; para que podamos encontrar la intimidad con el corazón de Dios. 

Estas y otras cámaras en los lugares celestiales, son lugares que Él quiere llevarnos a conocer y experimentar, pero no podemos entrar en ellas a menos que permitamos que se abra ese lugar de intimidad en nosotros. Tenemos que estar dispuestos, porque eso puede liberar la verdad en nosotros, para que El pueda liberar tambien nuestra identidad a nosotros. La puerta está abierta en el cielo, y Dios nos llama a amarlo sinceramente y a conocer nuestra identidad. Él nos llama a conocerlo por experiencia, porque podemos leer un libro acerca de Dios, incluso podemos leer la Biblia, y conocer los hechos, pero el quiere más que eso: Él quiere que nosotros Le conoscamos por experiencia personal, que sepamos qué es lo que el amor realmente es, para saber lo que realmente es aceptación, saber lo que en realidad es perdón. Él nos ha hecho ‘reyes y sacerdotes para nuestro Dios’ (Apocalipsis 1:2). Y Él dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguien me abre entraré y cenaré con él…” Como dice la canción de Jesus Culture, necesitamos abrir nuestros corazones para dejarlo entrar.

Abrir la puerta

Así como Adán caminó con Dios en el Jardín del Edén, también nosotros tenemos un jardín dentro de nosotros ahora, un lugar donde el Espíritu de Dios se une a nuestro espíritu. Él quiere abrir una puerta para nosotros, para que podamos tener la experiencia de los cielos, pero nosotros tenemos que abrirla al primero abrirle la puerta de nuestro corazón a Él. Y no sólamente entreabierto, para que podamos obtener una breve visión; sino hacer girar amplia y completamente ‘dejar que el Rey de la Gloria entre’. Jesús promete que si vamos a abrir a su llamado, Él entrará y cenara con nosotros. Recuerde, el cenar es algo muy íntimo en los tiempos del Nuevo Testamento; aun hoy lo es, pero en aquel entonces había de reclinarse en el suelo muy cerca uno del otro; era un lugar donde compartir la vida. Hoy cada uno tiene su espacio – su silla. Pero: Jesús quiere hacer lo mismo con nosotros, reclinarse cerca, para que seamos capaces de escuchar su corazón, sentir su corazón, experimentar su amor. Y ‘Mira, he aquí una puerta abierta en el cielo’ – al abrir la puerta de nuestro espíritu, una puerta en el cielo se abre y se oye una voz que nos invita y dice “Sube acá, experimenta mi jardín, entra a una experiencia de las cosas del cielo conmigo”. Tenemos que abrir la puerta en nuestros espíritus todos los días, y cuando abrimos nuestra puerta, una puerta se abre para que recibamos la intimidad de la relación con Él.

Yo solía pensar que sabía lo que Su Presencia era: ahora sé que no tenía ni idea. No sé casi nada ahora, pero sé más que antes, porque yo lo he experimentado por mí mismo; porque he experimentado ir al cielo; porque he experimentado lo que es mirar a los ojos de Jesús, mirarlo a Él en la cruz, ver sus ojos de amor. Hay tanto para nosotros experimentar: vamos, tengamos hambre y sed, no nos quedemos postergados, estemos ansiosos por más. Porque hay más por venir. Él quiere equiparnos para entrar en nuestro destino como hijos de Dios. Quiere mostrar a Sus hijos delante de la gente y decir – al igual que lo hizo con Jesús: ‘Este es mi Hijo a quien amo, a El escuchenle’.

Es hora de que abramos nuestros corazones. Es hora de que nos convirtamos en los superhéroes de la fe, lo que te estoy diciendo es, que los personajes de Revistas Comicas quedarán en la nada, cuando como iglesia entremos en nuestra herencia como hijos.

Oremos con Fe:

Padre, suelta un hambre y sed por ti en tu pueblo.
Suelta en nosotros la pasión por la intimidad, el amor,
Así que cada uno de nosotros te abra su corazón
Y deje que Tu El Rey de la Gloria entre.

Deja que el Espíritu Santo venga y nos renueve para recibirte.
Para Tocarnos de nuevo,
Ayúdanos a saber quiénes somos, y quien Tu eres.
Enséñanos a fluir junto contigo,
Para abrir esas puertas celestiales y darte la bienvenida.

Que tu pueblo vea que la puerta esta abierta en el cielo,
Y escuche Tu voz invitándolos a ir contigo, diciendo ‘suban acá’.
Que tu Espíritu nos sacuda. Que Tu Luz sea vista atravez de nosotros.
Danos la fuerza como hijos del Dios viviente
Para ser esos superhéroes de la fe
Que conocen a su Dios, y hacen hazañas.

Amén.

Otros artículos de Freedom ARC
Artículo original en Inglés:

Horario Profético – Reseña (Parte 2)

Mike Parsons

Y va a realizarse una cosecha final.

La última vez que vimos las primeras etapas de lo que he llamado el horario profético – en lo que Dios está planeando hacer en nuestros días. Hay un llamado a la intimidad, una remoción de obstáculos, un levantamiento de una Generación Josué, un juicio de la casa o familia de Dios, una cosecha de trabajadores y un temblor de los sistemas del mundo.

Cosecha Final

Y va a realizarse una cosecha final. Yo se los he dicho antes, o va a haber más gente en el cielo que la que hay en el infierno. Si hoy día existen 6 billones de personas en el planeta, entonces quiero que la mayoría de esas personas sean empujadas hacia el Reino de Dios – pero vamos a necesitar que la cosecha previa de trabajadores traigan esta cosecha.

El Río de Vida fluye desde Su trono en el cielo hoy. El río de cristal está lleno de piedras preciosas y otras cosas maravillosas, pero está fluyendo a través de los reinos de los cielos, atravez de las dimensiones de la atmósfera de la tierra, un reino en (no “de”) oscuridad, a un lugar llamado Nirvana. Algunos de ustedes saben lo que es el lugar, es un lugar desolado. El río está retenido como en una represa en ese reino dimensional. El río de la vida sigue fluyendo, acumulando presión y esa presa va a ser rota cuando tomemos de nuevo la posesión de la autoridad que Adán perdió. Satanás se convirtió en el príncipe de la potestad del aire en lo que era la esfera de influencia de Adán. Cuando traemos el dominio del Reino de Dios, abriendo las puertas eternas, para que la luz de la gloria de Dios disperse las tinieblas, entonces la presa se va a romper y el Río de Vida va a ser derramado en la tierra. Es por eso que esta cosecha va a venir, es debido a que el río de la vida va a ser liberado. He visto ese lugar, esta desolado ahora mismo, esperando y esperando por nosotros para poner nuestra actuación en orden, para recuperar la autoridad, para liberar las cosas de Dios.

Va a haber un aumento de oscuridad, pero aumento de Luz. Aumento de oscuridad en el mundo; aumento de Luz en la iglesia. Vamos a brillar ante la gente; vamos a demostrar la luz, ser hijos de La Luz. Habrá un aumento en las manifestaciones de la gloria de Dios, señales y maravillas, y el ministerio pleno y milagros plenos serán liberados. Como resultado de todo eso, va a haber persecución. Cuando empezamos a ver la iglesia verdadera que nace de la iglesia institucional, va a haber persecución. Pero podremos elevarnos por encima de eso. Va a haber una transferencia de los riquezas en los últimos tiempos: vamos a necesitar para poder financiar la cosecha de los últimos tiempos.

La Montaña de la Casa del Señor (habla del Reino de Dios, administrado por la verdadera iglesia) va a ser levantada por encima de cualquier otra montaña, de cada otra colina, de cada una de las cosas que se están gobernados ahora por el enemigo.

Regreso de Jesús

Jesús va a regresar. Pero en Hechos 3:21 dice que Jesús permanecerá en el cielo “hasta la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos”. Así que todo proféticamente hablado, en el Nuevo y Antiguo Testamento se cumplirá antes del regreso de Jesús. Esto va a explotar algunas de tus teologías fuera del agua. Hay toda clase de tonterías habladas acerca de lo que va a suceder. Jesús dijo que Él va a regresar de la misma manera en que Él fue. Cuando Él venga de nuevo en el último día, será el final del tiempo y el comienzo de la eternidad. Él se va a quedar en el cielo hasta que se haya restaurado todo en la tierra. Por lo tanto, todo lo prometido a Adán y Eva: restaurado. Todo lo prometido por los profetas: restaurado. Todo lo hablado a través de Jesús: cumplido, entrando en su plenitud antes de su regreso . No después de que haya regresado, sino antes de que regrese. “Él debe permanecer en el cielo hasta que …”.

Entonces, ¿quién va a hacer la restauración? Nosotros, Su pueblo. Él dio el mandato original a Adán y Eva, y ahora se lo ha dado de vuelta a su pueblo, asi nos llama a cumplir con ello – asi El llama a la iglesia para cumplir con ello – nos llama a traer Su reino a la tierra como es en el cielo.

Habrá un último día, cuando Jesús venga, un día de la resurrección, el día del juicio, cuando seremos transformados en un abrir y cerrar de ojos, que dice, y en que seremos atraidos a su encuentro. En ese último día, Él estara en efecto volviendo en la misma forma en que Él se fue: en las nubes de gloria, con la nube de testigos que estarán con Él, para recibirnos a sí mismo.

La edad por venir

Y luego tenemos la edad venidera. Todo esto que estamos viviendo en este momento es sólo la preparación para lo venidero. Este no es la transacción final; esto es para prepararnos para lo que vendrá. Y cómo vives aquí determinará lo que haces allí. Jesús dijo que algunas personas van a gobernar más de diez ciudades, o cinco, o algunos nada más de una – eso fue sólo una ilustracion de cómo van a ser diferentes papeles que se van a jugar, diferentes niveles de autoridad a ejercer, y que dependerán de nuestra fidelidad aquí en hacer las cosas que Jesús hizo y la recompensa que Él va a lanzar sobre nosotros en ese reino celestial. Ahora, yo quiero gobernar sobre un universo, ¿no te parece, y Tu? Jesús dijo que podíamos hacer las cosas que hizo, y mayores; bueno, Él creó este universo, ¿por qué no crear otro? Toma los límites de Tus pensamiento aquí: mira, con Dios en la eternidad no vamos a estar sentados alrededor de una nube con un pequeña Arpa, rascandola y diciendo “Oh no es esto hermoso!” La edad por venir es para lo que estamos siendo preparados aquí y ahora; en ese tiempo venidero Él nos va a mostrar la plenitud de todo.

Fuego vendrá y purificara la iglesia. Así que cualquiera que esté almacenando cosas aquí , no importa que tan buenas sean, se van a ir al fuego. Tenemos que estar preparados, porque Dios ya ha comenzado.

En próximos publiaciones vamos a empezar a mirar con más detalle estos períodos, y en primer lugar la llamada a la intimidad.

Otros artículos de Freedom ARC
Artículo original en Inglés: