Características de la generación de Josué (#26-30)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott

Josué condujo a los hijos de Israel a su herencia. Si quisiéramos hacer lo mismo, ¿qué tipo de personas deberíamos ser?

26. La generación de Josué comenzará a ser conocida y atraerá la atención del público.

Antes del avivamiento que experimentamos aquí en el 2011, prácticamente nadie fuera de norte de Devon sabía que existíamos. De repente, debido a lo que Dios comenzó hacer aquí, todo tipo de personas nos notaron y comenzaron a buscar una relación con nosotros.

Y algunas de las otras cosas que han sucedido desde entonces – como que Ian Clayton haya venido acá, y luego mencionarnos dondequiera que viaja – nos han dado a conocer en países alrededor del mundo. Este blog está siendo leído en el Reino Unido y Europa, pero también en África, América, Australia, Rusia, y el lejano Oriente. Cientos alrededor del mundo se han afiliado a nuestro programa ENGAGING GOD y miles se suscriben al canal de YouTube.

¿Quién hubiese esperado esto? Ciertamente no fue por desarrollo propio. Dios tiene una razón para este proceso. Él quiere que ayudemos a otras personas a entrar en la revelación que hemos recibido y quiere que los equipemos y les permitamos entrar en su propia herencia.

Así que el SEÑOR estaba con Josué y su fama estaba por toda la tierra (Josué 6:27).

Ahora bien, fundamentalmente, nada de esto es realmente sobre nuestra fama, se trata de la fama de Dios. Estamos aquí para dar a conocer a Dios en toda la tierra. Pero tendremos reconocimiento público en el camino, y eso traerá batallas públicas. Esas batallas sucederán porque lo que estamos trayendo provocará una reacción tanto en el ámbito espiritual como en el natural.

Se harán todo tipo de críticas y todo tipo de acusaciones debido a lo que estamos haciendo. Mucha gente aún no entiende. Dirán que estamos haciendo cosas con la Nueva Era o con el poder del ocultismo. También dijeron lo mismo de Jesús, y debemos estar preparados para eso. Necesitamos tener confianza en nuestra identidad y en la revelación que Dios nos ha dado. Estaremos bajo el escrutinio del público de una forma u otra. Por lo que debemos cerciorarnos que no hay ningún orgullo en lo que hacemos. Necesitamos ser humildes. Se trata de lo que Dios está haciendo, no de lo que nosotros estamos haciendo. Se trata de Él, pero Él nos usa. Por lo tanto debemos gobernar nuestra casa, y deshacernos de cualquier cosa de pecado o iniquidad en nosotros, lidiar con cualquier obstáculo en nuestras propias vidas.

Si tenemos necesidad de afirmación o reconocimiento por parte de los hombres, vamos a tener que lidiar con ello, porque es la afirmación de Dios lo que realmente necesitamos. Y si recibimos la afirmación y el reconocimiento de la gente, podemos recibirla con agradecimiento, pero luego vayamos y lo intercambiamos en piso de operaciones permutables del cielo, ve y arroja tus coronas delante de Él

27. La generación de Josué asumirá una posición radical contra el pecado.

El pecado va a ser expuesto. Ya está sucediendo, siempre ha sucedido. Pero todo el reino angelical se volverá activo en exponer el pecado.

—¡Levántate! ¡Purifica al pueblo! Diles que se consagren para presentarse ante mí mañana, y que yo, el Señor, Dios de Israel, declaro: “¡La destrucción está en medio de ti, Israel! No podrás resistir a tus enemigos hasta que hayas quitado el oprobio que está en el pueblo”. Mañana por la mañana se presentarán por tribu. La tribu que yo señale por suertes presentará a sus clanes; el clan que el Señor señale presentará a sus familias; y la familia que el Señor señale presentará a sus varones. El que sea sorprendido en posesión del botín de guerra destinado a la destrucción será quemado junto con su familia y sus posesiones, pues ha violado el pacto del Señor y ha causado el oprobio a Israel (Josué 7:13-15 NVI).

No podemos tener cosas en nuestra vida que nos impidan estar en victoria contra el enemigo. Necesitamos deshacernos de esas cosas. En parte esa es la función de los ángeles que se reúnen, ellos están quitando las piedras de tropiezo de nuestro medio. Purificación, refinación el calor del horno de Dios se está elevando, para sacar todas las impurezas del oro a la superficie. Luego, cuando es desnatado, la superficie de oro es un espejo absoluto que refleja la gloria de Dios. Para eso nuestras vidas están allí, para reflejar la gloria de Dios – reflejar lo que está en el cielo – en la tierra.

Estamos entrando en un momento en el que la historia de Ananías y Safira será importante entender. Le mintieron al Espíritu Santo y cayeron muertos. Cuando comenzamos a entrar en el nuevo mover que Dios está revelando, de repente los niveles de responsabilidad aumentan. A mayor responsabilidad, sin duda hay mayor autoridad y poder, pero el nivel de pureza y santidad requerido para operar en esa dimensión también incrementa enormemente.

Yo soy responsable de entrar en el fuego de Dios personalmente. Y lo estoy ofreciendo para usted también, pero depende de usted si lo hace o no. Yo he cumplido con mi responsabilidad, usted debe decidir cómo responderá. ¿Va a entrar en el fuego? Con cualquiera de las dos opciones las consecuencias de la decisión son suyas.

28. La generación de Josué tendrá cuidado de buscar siempre el consejo de Dios antes de tomar decisiones.

Es peligroso para nosotros hacer cosas aquí en la tierra (yendo y viniendo) sin haber estado primero en el cielo. No debemos hacerlo.

Los hombres de Israel participaron de las provisiones de los Gabaonitas, pero no consultaron al Señor. Entonces Josué hizo con ellos un tratado de ayuda mutua y se comprometió a perdonarles la vida. Y los jefes israelitas ratificaron el tratado  (Josué 9:14-15 NVI).

Hicieron pacto con un pueblo que los engañaba, que fingían no ser habitantes de la tierra, sino que venían de muy lejos. Y Josué no levantó la vista hacia el cielo para ver. Este pacto con los Gabaonitas fue un problema para Israel por todas las generaciones venideras. Hicieron un pacto con el enemigo porque no buscaron a Dios primero.

No debemos tomar decisiones basadas en lo que parece correcto. Las apariencias engañan. No podemos confiar con nuestros ojos naturales.: tenemos que ver en el reino del espíritu si queremos tomar decisiones correctas. Obtener nuestra estrategia directamente desde el cielo es el único curso que nos mantendrá a salvo.

29. La generación de Josué pondrá al enemigo bajo sus pies.

El enemigo aquí no son personas. Nosotros no ponemos a las personas bajo nuestros pies. Nosotros no pisoteamos a la gente. Nosotros honramos y respetamos a la gente. Traemos personas de su cautiverio a la libertad. Eso significa que echamos fuera demonios, destruimos fortalezas, tratamos con una realidad espiritual que está mas allá de lo que podemos ver en lo natural. Necesitamos ver a los gigantes derrotados, y a los dragones, ya el resto de los demás principados, potestades y gobernadores de las tinieblas. Entonces tenemos que poner al enemigo bajo nuestros pies.

En éste pasaje los reyes representan a esos gobernantes en los reinos celestiales:

Cuando se los trajeron, Josué convocó a todo el ejército israelita y les ordenó a todos los comandantes que lo habían acompañado: «Acérquense y písenles el cuello a estos reyes». Los comandantes obedecieron al instante. Entonces Josué les dijo: No teman ni den un paso atrás; al contrario, sean fuertes y valientes. Esto es exactamente lo que el Señor hará con todos los que ustedes enfrenten en batalla (Josué 10:24-25 NVI).

A través del poder y la victoria de la cruz, Jesús hizo un espectáculo público de todos los renos demoníacos, y ya no tienen autoridad. Nosotros tenemos autoridad sobre ellos.  Es posible que aún no hayamos tomado posesión de esa autoridad, pero estamos empezando a hacerlo.

Tenemos que gobernar sobre ellos, y poner a los gobernantes en esos reinos bajo nuestros pies.

30. La generación de Josué manifestará milagros y prodigios.

Ese día en que el Señor entregó a los Amorreos en manos de los israelitas, Josué le dijo al Señor en presencia de todo el pueblo: «Sol, detente en Gabaón, luna, párate sobre Ayalón». El sol se detuvo y la luna se paró, hasta que Israel se vengó de sus adversarios. Esto está escrito en el libro de Jashar (Josué 10:12-13a NVI).

Un evento sobrenatural: el tiempo se detuvo. Les dio la oportunidad de vencer al su enemigo.

(El libro de Jashar mencionado aquí, dicho sea de paso, fue excluido de las Escrituras por el concilio de Nicea, operando bajo la autoridad del emperador Constantino. Él no quería que se supiera nada de esto, porque no quería que los creyentes ordinarios supiesen que pueden gobernar. Él quería gobernar a través de los pastores de la iglesia a quienes pagó, y por eso dio lugar a la estructura institucional que todavía tenemos que ver desmantelada hoy día. Obtenga el CD, como dice Ian Clayton – El dio una sesión completa al respecto. En Nicea trataron incluso de sacar a 1 y 2 de Pedro y el libro de Judas (los cuales dicen cosas muy interesantes que no se encuentran en ninguna parte de las escrituras). Esos libros hablan acerca de entrar en estos reinos, acerca de operar con autoridad y poder en los lugares celestiales. Pero hay muchos libros que solían considerarse como escrituras que no entraron en nuestro canon porque el enemigo no los quería allí).

El sol se detuvo y la luna se paró, hasta que Israel se vengó de sus adversarios. Esto está escrito en el libro de Jashar. Y, en efecto, el sol se detuvo en el cenit y no se movió de allí por casi un día entero. Nunca antes ni después ha habido un día como aquel; fue el día en que el Señor obedeció la orden de un ser humano. ¡No cabe duda de que el Señor estaba peleando por Israel! (Josué 10:13b-14 NVI).

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:
Anuncios

Características de la generación de Josué (#21-25)

Mike Parsons
con Jeremy Westcott – 

El velo está abierto: en el espíritu podemos caminar a través de ese velo, el cual es el cuerpo de Cristo Jesús hacia los reinos celestiales. Por lo tanto podemos vivir allí. Existe una dimensión completa allí en la que podemos entrar. La tierra prometida no es solamente aquí, en la tierra, se trata de traer el cielo a la tierra. Como vimos la última vez, para ser verdaderamente efectivos, debemos gobernar en los cielos y luego llevar esa autoridad a este mundo. Hoy volveremos analizar las características de la generación de Josué, pero para hacerlo, quisiera alentarlos a que los analicen desde esa perspectiva.

Otro Josué

En primer lugar permítame mencionar a otro Josué por un momento, para poder comprender éste material. Este Josué en un Josué mucho más tardío, quién fue el Sumo Sacerdote, llamado a entrar a los reinos celestiales.

Luego el ángel del Señor le hizo esta advertencia a Josué: “Así dice el Señor    Todopoderoso: Si andas en mis caminos y me cumples como sacerdote, entonces gobernarás mi templo y te harás cargo de mis tribunales. ¡Yo te concederé un lugar entre estos que están aquí!” (Za 3:6-7 NVI).

“Si caminas en mis caminos y si cumples mis leyes”: esas son las cosas que hacemos aquí en éste mundo. Podemos leer el Salmo 119:1-40 para entender mas acerca de sus caminos: sus ordenanzas, su carácter, su naturaleza. Esto establece un precedente cuando cumplimos con los caminos de Dios. Luego, habla de ejecutar sus leyes: Si seguimos los principios del reino, en los reinos terrenales, veremos la manifestación del reino de los cielos en la tierra.

“Entonces también gobernarás mi casa”: gobernar la casa es algo que se debe hacer en los reinos celestiales. La casa de Dios es una dimensión de los reinos del cielo. Igualmente nosotros somos una casa, una morada, para Dios.

“Y te harás cargo de mis tribunales “: las cortes del cielo son donde Dios administra la justicia, la jurisdicción del reino de Dios, manifestada en los cielos, puede ser superada aquí en la tierra.

“Y les concederé libre acceso entre éstos que están parados aquí”: de pie ante el trono, en el cielo. El Sumo Sacerdote tuvo acceso para entrar a la presencia de Dios. Si somos capaces de gobernar la casa y tomar las riendas de los tribunales, tendremos acceso a estar en la presencia de Dios, En su presencia personal, no solamente su presencia. Esta es la diferencia entre el humo y el fuego. El Humo es un indicativo de que hay fuego en alguna parte. La presencia de Dios que experimentamos aquí en la adoración es como el humo. Pero más allá de eso está su persona, que es el fuego. Este pasaje de Zacarías describe los protocolos por los cuales debemos pasar para poder mantenernos de pie en el fuego.

Volvamos ahora a nuestro Josué original.

21. La generación de Josué alentará a las personas a escuchar la palabra de Dios directamente

Entonces Josué les dijo a los israelitas: “Acérquense y escuchen lo que Dios el Señor  tiene que decirles” (Josué 3:9 NVI).

Es importante para nosotros como individuos, venir y escuchar las palabras de Dios por nosotros mismos, y capacitar a otros para que ellos hagan lo mismo. Necesitamos llegar al trono, entrar en los tribunales, gobernar la casa. Mi intención al hacerlo yo mismo, y enseñándoles a ustedes, es que los involucro a ustedes.

Entrar en los reinos del cielo, es para todos nosotros. Aparte de eso, yo tengo un rol que es traer señales, prodigios, milagros y sanidades. Eso lo voy a buscar yo por mi cuenta. Pero usted también necesita descubrir lo que está escrito en su pergamino y buscarlo por sí mismo. Cada uno de nosotros debe cumplir el destino que está escrito en su pergamino (el cual podemos encontrar en los reinos celestiales), leerlo, comérselo, meterlo dentro de nosotros, en nuestro corazón y comenzar a ejecutarlo.

22. La generación de Josué será honrada y respetada por la próxima generación.

Va a existir una cultura de honor. Jesús dijo, “Cualquiera que recibe a un profeta por tratarse de un profeta recibirá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo por tratarse de un justo recibirá recompensa de justo.” (Mateo 10:41 NVI) Tenemos que recibir a las personas en su don y en su llamado, para poder recibir la recompensa en nuestras vidas. Debemos honrarnos mutuamente y recibirnos unos a otros porque cada uno de nosotros tiene dones y llamados, y debemos tratar de ayudarnos mutuamente para poder cumplirlos y trabajar con ellos.

Aquel mismo día, el Señor  engrandeció a Josué ante todo Israel. El pueblo admiró a Josué todos los días de su vida, como lo había hecho con Moisés. (Josué 4:14 NVI)

23. La generación de Josué liberará a la próxima generación del reproche y los efectos de las generaciones pasadas, en una nueva revelación de actividades pasadas.

Una vez que todos fueron circuncidados, permanecieron en el campamento hasta que se recuperaron. Luego el  Señor  le dijo a Josué: hoy les he quitado de encima el oprobio de Egipto. Por esa razón, aquel lugar se llama Gilgal hasta el día de hoy. Al caer la tarde del día catorce del mes primero, mientras acampaban en la llanura de Jericó, los israelitas celebraron la Pascua (Josué 5:8-10 NVI).

Hay cosas que hemos hecho y cosas que tenemos dentro del Reino de Dios y dentro de la iglesia, en las cuales hemos operado hasta el nivel de revelación que teníamos previamente. Pero ahora todo avanza a un nivel superior.

Aquí ellos celebraron la Pascua y re-institucionalizaron la circuncisión, la cual habían dejado de hacer en el desierto. Ellos vinieron a consagrarse a Dios; se borró el reproche del pasado, se quitaron los obstáculos, se llevó a cabo la purificación y el refinamiento. Cuando entramos en un nuevo nivel de revelación, en la nueva medida en que Dios nos la abre en su plenitud, incluso en las cosas que ya hemos hecho, comenzarán a tener nuevos niveles de significado.

24. La generación de Josué funcionará con el reino angelical.

Esto es algo que le causa a los cristianos muchos problemas y argumentos innecesarios. ¿Por qué necesitamos a los ángeles si tenemos al Espíritu Santo? – usted sabe, ese tipo de comentarios. Los ángeles y el Espíritu Santo son completamente diferentes. De hecho, todos los ángeles tienen funciones propias y particulares.

Por ejemplo, una noche, cuando Ian Clayton estaba aquí, dejó caer incienso en el suelo y el aroma de la misma llenó la habitación. El aroma me llevo al Reino de los cielos y vi un dosel (como un toldo), y grandes ángeles fueron liberados del trono. Tenían alas enormes y plumas afiladas, yo podía deducir que las iban a usar como armas. Supe instintivamente quienes ellos eran ángeles cazadores. Ellos salen a traer una cosecha. Sus armas tratan de eliminar la ceguera de los ojos de las personas, lo que les impediría responder a la verdad. Y Dios los está liberando ahora mismo. Estos son diferentes a los ángeles que se reúnen, o de los ángeles que observan, o de los otros ángeles que vemos. Inclusive, notará que los describimos por su función.

Cierto día Josué, que acampaba cerca de Jericó, levantó la vista y vio a un hombre de pie frente a él, espada en mano. Josué se le acercó y le preguntó: ―¿Es usted de los nuestros, o del enemigo?    ― ¡De ninguno! —respondió—. Me presento ante ti como comandante del ejército del  Señor. Entonces Josué se postró rostro en tierra y le preguntó: ― ¿Qué órdenes trae usted, mi Señor, para este siervo suyo?    El comandante del ejército del  Señor  le contestó: ―Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar que pisas es sagrado. Y Josué le obedeció (Josué 5:13-15 NVI).

Cuando se lee que ‘él levanto los ojos’, eso significa que estaba mirando hacia los cielos, y viendo en otro reino, otra dimensión. Cuando vuelva a leer las Escrituras, verá ejemplos como este en otros lugares. Abraham también ‘alzó los ojos y miró’ y vio los tres hombres frente a su tienda (Génesis 18:2). Y en éste pasaje, el comandante del ejército del Señor, le dio a Josué una estrategia que lo ayudo a ser victorioso y exitoso.

Cuando alabamos a Dios, esa gran alabanza libera a algunos de éstos ángeles. Lea el Salmo 149 y verá más al respecto, de cómo ejecutamos juicios escritos, y como ejecutamos venganza sobre el enemigo.

Nuestra lucha no es contra carne ni sangre. La estrategia terrestre no es suficiente.

25. La generación de Josué escuchará la estrategia de Dios para la guerra.

Pero el Señor  le dijo a Josué: ¡He entregado en tus manos a Jericó, y a su rey con sus guerreros!  Tú y tus soldados marcharán una vez alrededor de la ciudad; así lo harán durante seis días.  Siete sacerdotes llevarán trompetas hechas de cuernos de carneros, y marcharán frente al arca. El séptimo día ustedes marcharán siete veces alrededor de la ciudad, mientras los sacerdotes tocan las trompetas.  Cuando todos escuchen el toque de guerra, el pueblo deberá gritar a voz en cuello. Entonces los muros de la ciudad se derrumbarán, y cada uno entrará sin impedimento (Josué 6:2-5 NVI).

Cuando Dios dijo “Mira”, ¿Cómo pudo Josué ver eso? No había sucedido todavía. La respuesta es que Dios le estaba mostrando en los reinos del cielo lo que sucedería. Es exactamente como Jesús dijo que hizo las cosas que vio hacer al Padre (Juan 5:19). ¿En que reino vio que el Padre los estaba haciendo? El Espíritu Santo revelará las cosas que están por venir, antes de que realmente sucedan, porque vemos y podemos entrar en un reino diferente.

De nuevo, cuando éste pasaje habla de una ciudad con su rey y sus guerreros, podemos entender eso únicamente en el mundo natural. Pero más allá de eso, en los reinos del cielo, también hay montañas, gobernantes y reyes. Necesitamos tratar con ellos en ese mundo para tratar con sus contrapartes en éste mundo. Como escribí la última vez, es por eso que históricamente hemos luchado por vencer en este mundo, es porque no podemos hacerlo de manera efectiva sin tratar primero con el reino celestial.

Al igual que Jesús, también necesitamos ver lo que el Padre está haciendo para traerlo a la tierra. Si así es como Jesús actuó (y él nos dijo que sí), entonces así también es como nosotros debemos actuar. Jesús vivió constantemente en dos mundos, en relación con el Padre.

La estrategia que Dios dio para Jericó fue muy clara y muy detallada. Y la estrategia que Josué recibió en los mundos celestiales, la tuvo que llevar a cabo en el reino terrenal. Necesitamos poder hacer eso, todos los días, todo el tiempo. Esto es lo que significa vivir dualmente en los reinos, ver lo que el Padre está haciendo y estar constantemente conectado.

Y esto es lo que se necesita para traer el cielo a la tierra.

Otros artículos de Freedom ARC
Este artículo también se encuentra disponible en otros idiomas:

 

Horario Profético – Reseña (Parte 1)

Mike Parsons

Esta es la versión completa del diagrama que empezamos a mirar la última vez. En este artículo y el siguiente, sólo voy a dar una breve reseña de lo que Dios me ha mostrado que El está tratando de hacer en cada uno de estos períodos, y luego vamos a empezar a buscar en cada etapa con mucho más detalle en los próximos días y semanas.

En primer lugar hay un llamado a la intimidad: Dios empezó a hacer esto hace un tiempo, y que va a continuar. Sé que mucha gente lucha con la intimidad. Incluso cuando nos reunimos, cuando estamos alabando todo el lugar está lleno en la parte delantera del altar; tan pronto como empezamos a pasar a la intimidad se puede ver la gente empieza a quedarse dormida. Hay algo totalmente diferente en nosotros dar a Dios la alabanza (que viene de nuestro espíritu) y la verdadera intimidad (que proviene de Su Espíritu y nuestro espíritu unidos). Dios quiere que conoscamos la intimidad. Voy a ir a esto mucho más a medida que avanzemos mas adelante.

En segundo lugar, va a haber acopio y eliminación de obstáculos, piedras de tropiezo. Los ángeles han comenzado la recolección aquí en nuestras reuniones. Yo los he visto, al igual que los demás. No son sólo los ángeles de las trompetas, los ángeles sanadores, o los ángeles de vanguardia: son los ángeles de acopio. Ellos han estado observando, esperando una oportunidad para recoger y eliminar piedras de tropiezo de nosotros, de la iglesia. Va a ser todo un movimiento en el que Dios lleve a cabo esto.

Hay juicio viniendo a la casa de Dios: se va a dividir lo que es de Dios y lo que no lo es. Habrá una separación del trigo y la cizaña en este punto, antes de la separación definitiva en el Juicio Final. Voy a entrar en esas escrituras plenamente en artículos futuros.

Hay tiempos desafiantes que vienen.

Va a ser una cosecha de trabajadores. Vamos a ver a miles y miles de personas salvadas, y eso no es la cosecha de los últimos tiempos, es la preparación para enviar obreros a los campos de cosecha a recoger la cosecha de los últimos tiempos. Pídele a Jesús por ellos (Lucas 10:2). Van a ser hijos pródigos que vuelven por cientos, dirigiéndose de regreso a Dios. Dios los va a atraer hacia si.

Tiempos impresionantes, pero tenemos que ser muy cuidadosos para preparar y equipar a las personas para hacer las cosas que Dios está llamando a hacer. Es el levantamiento de la Generación Josué en este momento – Caleb y Josué eran personas de un espíritu diferente que fueron capaces de llevar a la gente en su heredad, la tierra prometida. Dios está llamando a una generación que se levanté, que traiga y equipe esos cosechadores para recoger la cosecha final. Va a haber centros de apostolado para capacitar a los segadores, y nosotros vamos a ser uno de esos centros. Habrá una manifestación creciente de los cinco ministerios y los dones del Espíritu para capacitar a las personas. Va a ser una manifestación creciente de personas que buscan primero El Reino de Dios, personas que lo vivan, no sólo lo digan o saben lo que dice, pero que en realidad lo vivan día tras día y hora tras hora.

Un temblor de los sistemas del mundo viene, una tormenta de juicio que viene sobre la tierra, y tenemos que estar preparados, porque tenemos que tener las respuestas en el juicio que se avecina. Cuando los sistemas del mundo se hayan venido abajo, la iglesia va a ser levantado en autoridad, con respuestas apropiadas. Cuando los expertos médicos no tengan cura para algunas de las enfermedades que van a sean soltadas, tendremos la curación en nuestras manos. Ya hemos visto un temblor menor del sistema financiero, un pequeño temblor, provocando una crisis que los expertos apenas podían manejar, que se convirtió en una recesión en todo el mundo: cuando todo colapse, vamos a ser personas que pueden decir, “Oh, allá en la boca del pez que hay un rollo de dinero!” o “Ustedes necesitan comida para esta semana? Oh, bien, ahí la tienen, sólo voy a multiplicar lo que tienen”.

¿Te acuerdas de Eliseo y esa historia de la viuda y su hijo, y el aceite que no dejaba de fluir hasta que se quedaron sin ollas para llenar? El aceite era una sustancia preciosa, podias utilizarlo para cocinar, pero también podías venderlo. Tan pronto como se quedaron sin recipientes, cesó el aceite! Esa es una imagen de lo que Dios está haciendo aquí. Si no deseas que el aceite deje de fluir, tiene que seguir viniendo por más, y traer más gente que viene como recipientes vacíos para ser llenados. La gente de las iglesias de por aquí se vienen a llenar, la gente nos encuentran en las redes sociales y YouTube y atrapan el corazón de Dios en lo que estamos diciendo, y se van a llenar el corazón de otros que tienen hambre y sed de más.

Volviendo a lo que estaba diciendo, todos los sistemas mundiales van a ser sacudido. Cada vez vamos a ver más “pequeños” ejemplos de agitación que se acumularán en un gran temblor.

La próxima vez que se veremos los períodos restantes de este diagrama: la cosecha final, el último día, el retorno de Jesús y la edad por venir.

Otros artículos de Freedom ARC
Artículo original en Inglés: